“Tristeza, Manual de usuario”: El libro para dar a la tristeza el lugar que merece en nuestra vida


De todas las emociones que experimentamos, una de las más incomprendidas y molestas suele ser la tristeza. En una época donde la felicidad se ha convertido prácticamente en una obligación, la tristeza ha sido expulsada de la sociedad. Nadie quiere ver la tristeza. Por eso la escondemos. Cuanto más profundo, mejor. 

El único problema es que no podemos desterrarla con la misma facilidad de nuestra vida y, como resultado, cuando estamos tristes también nos sentimos frustrados y culpables. Como si algo no funcionara bien en nuestro interior. Queremos deshacernos de esa tristeza cuanto antes. La consideramos un enemigo a batir. Y en esa lucha nos desgastamos aún más. 

Todos tenemos una tendencia natural a buscar aquellas cosas que nos hacen sentir bien y evitar aquello que nos hace sentir mal. Sin embargo, hay muchas cosas en la vida que no podemos evitar. Simplemente pasan. Y generan mucha tristeza. 

Entonces tenemos que aprender a convivir con ese estado emocional durante el tiempo que dure. No podemos modificar las circunstancias. Lo que pasó, pasó. Pero podemos elegir la actitud con que reaccionamos. Podemos elegir cómo vamos a relacionarnos con esa tristeza. 

Este precioso libro sobre la tristeza, pensado para los niños pero que también encierra un poderoso mensaje para los adultos, aborda precisamente este tema. “Tristeza, manual de usuario” es una joya creada gráfica y narrativamente por Eva Eland, una ilustradora de origen holandés que reside en el Reino Unido. 

George Eliot escribió: "No hay desesperación tan absoluta como la que viene con los primeros momentos de nuestra primera gran tristeza, cuando todavía no hemos sabido lo que es haber sufrido y sanado, habernos desesperado y haber recuperado la esperanza". Por tanto, este libro sobre la tristeza es uno de esos regalos para la vida que debe formar parte de la mochila de herramientas emocionales de cualquier niño.

Libro: Tristeza, manual de usuario



La tristeza suele ser un invitado no deseado. Puede llegar cuando menos lo imaginemos, generalmente de la mano de una gran pérdida que deja un gran vacío.


No hay manera de deshacerse de ella porque en realidad "la tristeza no es inherente a las cosas, no nos llega del mundo ni de su contemplación sino que es un producto de nuestro propio pensamiento", en palabras de Emile Durkheim.


Es una sensación que puede llegar a ser asfixiante. Es como si de repente te arrancara todo de tu interior, dejándote tan vacío que hasta te cuesta respirar.


Es probable que intentes esconderla, hacer caso omiso, reprimirla... Pero todos esos intentos son ineficaces y te dejan con la sensación de haber fracasado.


Habrá un momento en que podría llegar a ocupar todo tu ser, como si todo en el mundo hubiera perdido su encanto. Verás la vida a través del prisma de la tristeza y la alegría de otros tiempos te parecerá casi surrealista.


Entonces ha llegado el momento de tomar las riendas. De hacer las paces con la tristeza. Llamarla por su nombre y escuchar lo que tiene que decirte.




No intentes escapar de ella. Simplemente dedícate a esas actividades que te reconfortan en ese momento. Pero asegúrate de salir. Una de las trampas de la tristeza consiste en encerrarnos en nosotros mismos, en desarrollar una especie de visión de túnel en la que solo podemos pensar en aquello que nos ha herido. Abrirnos al mundo nos permitirá dejar entrar esas cosas que antes nos causaban felicidad. Poco a poco, y sin violentar el ritmo de sanación.




Será difícil, pero la mejor manera para elaborar la tristeza es la aceptación radical. Asumir que, aunque no se trata de un estado emocional tan agradable como la alegría, forma parte de la vida y puede ayudarnos a crecer y fortalecernos. Emile Durkheim dijo que "el hombre no podría vivir si fuera completamente impermeable a la tristeza. Muchas penas solo se pueden soportar cuando se las abraza".


Y así, cuando menos lo esperes, comenzarás a sonreír de nuevo. La tristeza se habrá ido dejando a su paso quizá un sentimiento de nostalgia que te permita centrarte en todo lo bueno que has vivido, en vez de enfocarte únicamente en la pérdida.



COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Jennifer Delgado Suárez

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

SUBSCRÍBETE, ALIMENTA TUS NEURONAS :)

La Psicología como nunca te la habían contado, directamente en tu correo...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones