Esta parabola zen revela cómo dejar de aferrarnos a lo que nos hace daño


Un discípulo zen, se quejaba de que no podía meditar: sus pensamientos se lo impedían. Estaba desesperado, no sabía qué hacer, así que decidió contárselo a su maestro para que le brindara una solución: 

- Maestro, los pensamientos y las imágenes mentales no me dejan meditar. Desaparecen durante unos segundos pero luego vuelven con más fuerza. No puedo meditar. No me dejan en paz. 

El maestro le explicó que esa situación dependía de él mismo y que dejara de darle vueltas al asunto. 

Sin embargo, el discípulo no se dio por satisfecho con esa respuesta. Siguió lamentándose de que los pensamientos no le dejaban en paz y que su mente estaba confusa. Cada vez que intentaba concentrarse, un tren de pensamientos y reflexiones, a menudo inútiles y triviales, irrumpían en su mente… 

Entonces el maestro le dijo: 

- Bien. Aferra esa cuchara y tenla en tu mano. Ahora siéntate y medita. 

El discípulo no entendió el propósito de aquella extraña sugerencia, pero obedeció. Al cabo de un rato, cuando el maestro notó que el joven se sentía muy incómodo aferrando la cuchara y que no lograba meditar, le ordenó: 

- ¡Deja la cuchara! 

El alumno así hizo y la cuchara cayó al suelo. Miró a su maestro con estupor, sin entender qué había pasado. Éste le preguntó: 

- Ahora dime ¿quién agarraba a quién? ¿Tú agarrabas la cuchara, o la cuchara te agarraba a ti? 

¿Por qué nos aferramos a lo que nos hace daño? 


En la vida, a menudo nos comportamos como el discípulo de esta historia: nos aferramos a cosas que nos afectan, y luego nos lamentamos porque nos hacen daño. Puede ser una relación de pareja que se ha vuelto tóxica, un trabajo que representa una enorme carga de estrés e insatisfacción, un estilo de vida dañino o incluso un suceso del pasado por el que nos sentimos culpables. 

Esas cargas emocionales nos impiden avanzar, son como añadir sal a una herida, de manera que impedimos que cicatrice. Generalmente nos aferramos a las situaciones que nos hacen daño por miedo a salir de nuestra zona de confort, un espacio que puede resultar incómodo pero que nos resulta conocido. Implica elegir un dolor “soportable” sobre la incertidumbre que representa lo desconocido. 

Para mantenernos en esa zona de confort, inventamos excusas, muchas veces de manera inconsciente. Decidimos centrarnos en los beneficios esporádicos que aún nos reporta la situación, a los cuales concedemos una importancia desmesurada que realmente no compensa el daño que nos está haciendo. En práctica, nos cegamos con los pequeños beneficios para no ver los grandes daños y así no tener que tomar una decisión. 

Nos decimos que realmente no estamos tan mal. Que hemos exagerado. Y así nos seguimos aferrando a lo que nos daña. Para luego volver al ciclo de las quejas. Se trata de un equilibrio malsano del que necesitamos salir cuanto antes pues, a la larga, no solo se resentirá nuestra salud mental sino también física. 

¿Cómo cerrar ciclos y sanar heridas emocionales? 


Yo no soy lo que me sucedió, soy lo que elegí ser”, dijo Carl Gustav Jung. No tenemos control sobre las cosas que nos ocurren, pero podemos decidir cómo reaccionamos, qué significado les conferimos y qué impacto tendrán en nosotros. 

Podemos tomar las riendas y soltar lo que nos daña o limitarnos a lamentarnos por nuestras desgracias, mala suerte o incapacidad, como el discípulo de la historia. Sin percatarnos nunca de que parte de la solución está en nuestras manos. 

Una de las estrategias para cerrar ciclos dañinos consiste en darnos cuenta de que somos nosotros quienes nos aferramos a esas situaciones. Por algún motivo, no las soltamos sino que volvemos sobre ellas una y otra vez. Lo curioso es que cuanto más nos lamentamos, más insatisfacción y daño producen esas situaciones. 

Y cuanto más nos esforcemos por borrar esos pensamientos o recuerdos de nuestra mente, más se fortalecen porque se activa un mecanismo de híper vigilancia que nos conduce una y otra vez a los contenidos que pretendemos eliminar. Es lo que en Psicología se conoce como “Efecto Rebote”. 

Por eso, la aceptación radical es una de las vías más eficaces para sanar las heridas y dejar de hacernos daño. Aceptar es como dejar caer la cuchara. Cuando aceptamos algo, nos liberamos de su influjo porque implica que somos plenamente conscientes y que estamos preparados para cambiar. Aceptar implica que dejamos de inventar excusas y de mentirnos para aferrarnos a lo que nos daña. 

Después de todo, ¿quién aferra a quién? ¿Te aferrabas al problema, o el problema se aferraba a ti?

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Jennifer Delgado Suárez

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

SUBSCRÍBETE, ALIMENTA TUS NEURONAS :)

La Psicología como nunca te la habían contado, directamente en tu correo...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones