Rollo May nos revela qué es realmente la libertad y cómo conquistarla


Todo puede serle arrebatado al hombre, salvo una cosa: la libertad humana más importante, la capacidad de elegir la actitud ante una determinada circunstancia, la de elegir nuestro propio camino”, escribió el gran psiquiatra austriaco y sobreviviente del Holocausto Viktor Frankl en su tratado sobre la búsqueda del significado. 

Una generación más tarde, James Baldwin reflexionó sobre cómo nos aprisionamos: “La libertad no es un regalo que se recibe sino algo que se conquista, por lo que las personas pueden ser tan libres como quieran ser”

Es probable que muchos no estén de acuerdo con estas ideas, simplemente porque son demasiado apabullantes y se sienten aplastados, literalmente, bajo el peso de la responsabilidad que representa su libertad. No debemos olvidar que abrazar estas creencias implica aniquilar la posibilidad de escondernos tras la autovictimización. 

Sin embargo, quienes quieran ser realmente libres y no se den por satisfechos con la exigua libertad que confieren y quitan los demás o las circunstancias, deberían aspirar a la “libertad esencial” que describió el psicólogo existencialista Rollo May en su libro “Libertad y Destino en Psicoterapia”, donde también nos explica que la primera condición es querer ser libres, de verdad, y entender qué significa la libertad. 

Libertad esencial: La posibilidad de elegir nuestras reacciones activando una pausa 


Al definir la libertad, May delinea que la disciplina interna es la vía más directa para alcanzar la autoliberación: “La libertad consiste en nuestra capacidad para hacer una pausa frente a los estímulos que nos atacan desde todas las direcciones simultáneamente y, en esta pausa, elegir conscientemente nuestra respuesta”. 

May está diciendo que la auténtica libertad es aquella interior, en la cual somos nosotros quienes decidimos hasta qué punto las circunstancias externas determinan nuestros estados emocionales y comportamientos. Al respecto, afirmó: “Se requiere más valentía para preservar la libertad interior, para seguir adelante en el propio viaje a nuevos reinos que dé pie a la libertad externa. A menudo es más fácil jugar al mártir”. 

Por desgracia, en un mundo que nos bombardea constantemente de estímulos y que premia la inmediatez sobre todas las cosas, es fácil caer en la idea de que la vida es algo que nos sucede, que somos espectadores pasivos y víctimas de las circunstancias. Reaccionamos demasiado rápido, sin pensar mucho, dejándonos llevar por emociones tan efímeras como los estímulos que las provocaron. Y así cedemos nuestra libertad.

Hacer una pausa entre el estímulo y la acción es lo que nos permite tomar las riendas de nuestra vida porque en ese momento podemos adoptar una distancia psicológica y decidir si le damos poder a lo que nos ocurre para que nos desestabilice emocionalmente o, al contrario, decidimos mantener la ecuanimidad y tomar el control.

May también consideraba el lado existencial de la pausa, más allá de su utilidad práctica: “La pausa es especialmente importante para la libertad de ser, es un concepto que podríamos llamar ‘libertad esencial’. Es durante la pausa que experimentamos el contexto del que proviene la libertad. En la pausa nos preguntamos, reflexionamos, nos asombramos y concebimos la eternidad. La pausa nos permite abrimos por un momento a los conceptos de libertad y destino”.

Por tanto, asegúrate siempre de hacer una pausa antes de reaccionar, para que puedas convertirte en el auténtico dueño de tus actos. Esa es la más auténtica de todas las libertades, y nadie podrá arrebatártela nunca.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Jennifer Delgado Suárez

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

SUBSCRÍBETE, ALIMENTA TUS NEURONAS :)

La Psicología como nunca te la habían contado, directamente en tu correo...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones