Los juguetes electrónicos para bebés retrasan el lenguaje infantil


Los juguetes electrónicos tienen múltiples recursos bajo la manga para captar la atención de los niños pequeños: colores brillantes, luces y sonidos. Sin duda, son muy eficaces para atraer la atención infantil ya que activan el reflejo de orientación, un reflejo primitivo que obliga a la mente a centrarse en estímulos visuales o auditivos novedosos.

Por eso, no es extraño que muchos hogares estén llenos de estos juguetes, que algunos padres incluso han convertido en auténticas “niñeras electrónicas”. Sin embargo, este tipo de juguetes, que a veces se venden bajo la categoría "educativos", en realidad tienen un lado oscuro, tan oscuro que algunos investigadores desaconsejan su uso durante los primeros años de vida. 

Los juguetes electrónicos inhiben el lenguaje infantil 


Psicólogos de la Universidad del Norte de Arizona realizaron un experimento en el que participaron 26 padres y sus hijos, cuyos bebés tenían entre 10 y 16 meses de edad. A los padres les dieron tres sets de juguetes que debían priorizar durante las sesiones de juego conjuntas: 

1. Electrónicos - una computadora portátil para bebés, una granja para hablar y un teléfono celular para bebés.

2. Tradicionales - rompecabezas de madera, clasificador de formas y bloques de goma con imágenes.

3. Libros infantiles - cinco libros de cartón con temas de animales de granja, formas y colores. 

Los investigadores grabaron los juegos de los niños y encontraron una relación alarmante entre el uso de los juguetes electrónicos y una disminución de la calidad de la comunicación y la cantidad de palabras.

Comprobaron que los niños vocalizaban menos cuando jugaban con los juguetes electrónicos, en comparación con aquellos que tenían los juguetes tradicionales y libros. Los padres también usaban menos palabras específicas, se producían menos turnos de conversación y menos respuestas verbales. Esta tendencia se revirtió cuando se usaban los juguetes tradicionales o los libros. 

Los psicólogos señalan que estos resultados mostraron las enormes diferencias para el desarrollo de la comunicación y el lenguaje que existen entre los juguetes electrónicos, los tradicionales y los libros.

El estudio concluyó: “estos resultados proporcionan una base para desalentar la compra de juguetes electrónicos que se promueven como educativos y que a menudo son bastante caros. Se suman a la gran cantidad de evidencias que respaldan los beneficios de la lectura de libros para los niños muy pequeños”. 

Cuantas menos cosas haga un juguete, más cosas hará la mente del niño 


Los juguetes tradicionales y los libros potencian los giros conversacionales durante el juego, los cuales son esenciales para que los niños pequeños se apropien del lenguaje. Esos momentos compartidos con los padres sientan las bases para las habilidades comunicativas, no solo porque los bebés aprenden nuevas palabras sino porque también van apropiándose de las habilidades sociales necesarias para entablar una conversación.

El principal problema de los juguetes electrónicos es que propician un juego demasiado estructurado, dejando poco espacio para la interacción con los padres o sus coetáneos, a la vez que limita la creatividad y la fantasía infantil. 

Por supuesto, eso no significa que se deban desterrar los juguetes tecnológicos de la vida de los niños, pero es conveniente limitar su uso y no permitir que ocupen el lugar de los juguetes tradicionales y mucho menos de los libros, sobre todo durante los primeros años de vida.

Las características de los juguetes electrónicos tienen un enorme potencial para involucrar a los niños en el juego, sobre todo a los más pequeños con un umbral sensorial más alto, pero es importante que no se queden atascados en el círculo cerrado de la aplicación o el juguete. Cualquier juguete tecnológico debe tener un propósito claro, de manera que el niño pueda transferir y generalizar el conocimiento o las habilidades que aprende durante el juego a su entorno cotidiano.


Fuente: 
Sosa, A. V. Association of the Type of Toy Used During Play With the Quantity and Quality of Parent-Infant Communication. JAMA Pediatrics; 170(2): 132-137.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Jennifer Delgado Suárez

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

SUBSCRÍBETE, ALIMENTA TUS NEURONAS :)

La Psicología como nunca te la habían contado, directamente en tu correo...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones