Bailar mantiene tu cerebro en forma


Sócrates, el maestro de la dialéctica, solía bailar solo y animaba a todos a seguir su ejemplo. “El entrenamiento musical es un instrumento más potente que cualquier otro, porque el ritmo y la armonía se abren camino hacia los lugares interiores del alma (…) y también porque quien ha recibido esta verdadera educación del ser interior percibirá con mayor astucia omisiones o fallas en el arte y la naturaleza”, escribió. 

Hoy la ciencia confirma que bailar no solo es un excelente ejercicio físico sino que también es beneficioso para el equilibrio psicológico. Sabemos que el baile estimula la producción de serotonina, la cual nos ayuda a reducir el estrés y provoca una agradable sensación de bienestar y relajación. Por eso, no hay dudas de que bailar nos hace más felices. Sin embargo, lo que no sabíamos era que el baile actúa como una red de protección para nuestro cerebro ayudándonos a conservar las funciones cognitivas. 

Bailar protege más nuestro cerebro que hacer crucigramas o leer 


Un estudio muy interesante realizado en el Albert Einstein College of Medicine comprobó por primera vez el enorme impacto que tiene el baile en la salud de nuestro cerebro. Los investigadores analizaron a 469 adultos mayores durante un periodo de 5 años para descubrir cómo sus actividades físicas o recreativas influían en su agudeza mental. 

Analizaron actividades cognitivas como leer libros, escribir por placer, hacer crucigramas, jugar a las cartas y tocar instrumentos musicales. También analizaron el impacto de las actividades físicas como jugar al tenis o al golf, nadar, ir en bici, bailar, caminar y encargarse de las tareas domésticas. 

Descubrieron que algunas actividades no marcaban ninguna diferencia, pero otras parecían proteger del declive cognitivo. La lectura disminuía en un 35% el riesgo de padecer demencia y hacer crucigramas al menos 4 días a la semana reducía ese riesgo en un 47%. 

Sin embargo, las actividades físicas no brindaban ninguna protección especial, a excepción de una: bailar. Los ancianos que bailaban con frecuencia tenían un 76% menos de probabilidades de padecer demencia y conservaban mejor sus funciones cognitivas. 

Otro estudio más reciente llevado a cabo en la Universidad de Magdeburg profundizó en los efectos del baile a nivel cerebral. En esta ocasión los neurocientíficos trabajaron con 52 adultos mayores, la mitad de ellos fueron asignados a un grupo de danza y la otra mitad hizo ejercicio físico. 

Al cabo de 1 año y medio, en las personas que bailaban se constató un mayor incremento del volumen del hipocampo, la región del cerebro relacionada con el aprendizaje y la memoria. Sin embargo, lo más sorprendente fue que también se habían producido cambios importantes en el subículo, una mejoría que no se apreció en quienes se limitaban a hacer ejercicio físico. 

El subículo es un área del hipocampo relacionada con la memoria operativa, que es una de las que primero se daña en las demencias y desde donde parten proyecciones hacia la corteza prefrontal y la amígdala, de manera que es vital para controlar nuestras emociones y tomar decisiones racionales. 

Bailar estimula la neurogénesis y la plasticidad cerebral 


¿Por qué bailar es tan beneficioso para nuestro cerebro? 

Primero debemos entender cómo se produce el declive cognitivo. Básicamente, cuando las neuronas mueren y las sinapsis se debilitan, perdemos el acceso a la información o habilidades que se encontraban “almacenadas” en esa zona. 

Por desgracia, no podemos detener el proceso de muerte neuronal, pero podemos crear procesos paralelos para sortear el envejecimiento cerebral. ¿Cómo? Cultivando desde una edad temprana una complejidad sináptica que siente las bases para que nuestro cerebro pueda reestructurarse constantemente. 

En otras palabras: cuántos más puentes construyamos en la juventud para cruzar al otro lado del río, más fácil nos resultará atravesarlo cuando lleguemos a la vejez porque nuestro cerebro estará acostumbrado a reestructurarse y buscar nuevas autopistas neuronales. 

Bailar contribuye a esa plasticidad cerebral porque integra diferentes funciones cerebrales a la vez, mejorando la conectividad neuronal. Además, el baile también estimula el factor neurotrófico derivado del cerebro, una proteína que interviene en el nacimiento de nuevas células nerviosas. Por tanto, no solo potencia el crecimiento de nuevas neuronas sino que también contribuye a consolidar nuevas autopistas neuronales que alimentarán nuestras reservas cognitivas. 

Fuentes: 
Rehfeld, K. et. Al. (2017) Dancing or Fitness Sport? The Effects of Two Training Programs on Hippocampal Plasticity and Balance Abilities in Healthy Seniors. Frontiers in Human Neuroscience; 11:305. 
Verghese, J. et. Al. (2003) Leisure Activities and the Risk of Dementia in the Elderly. N Engl J Med; 348(25): 2508-2516.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Jennifer Delgado Suárez

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

SUBSCRÍBETE, ALIMENTA TUS NEURONAS :)

La Psicología como nunca te la habían contado, directamente en tu correo...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones