¿Tienes que hacer un regalo a alguien o tienes “alguien” a quien regalar?


En esta época del año la atención de muchas personas se centra en el ritual de los regalos. Todos quieren comprar el regalo adecuado para las personas especiales en sus vidas. Más allá del consumismo intrínseco a estas fechas, lo cierto es que dar un regalo es una muestra de interés, aprecio y gratitud, además de servir para fortalecer los lazos emocionales. Siempre y cuando no se haga por obligación, obviamente. No es lo mismo tener a “alguien” especial a quien regalar que tener que regalarle a alguien.

Como regla general, mientras más nos importa una persona, mientras más vinculados estamos emocionalmente, más nos preocupamos por la elección de su regalo puesto que deseamos que nuestro obsequio no solo le satisfaga, sino que además refleje nuestros sentimientos. No siempre es fácil dar en el clavo.

Si piensas que el regalo que has elegido es perfecto, mejor piénsatelo dos veces


Cuando elegimos un regalo para una persona significativa, creemos que este despertará emociones positivas, pero no siempre es así. En Psicología a este fenómeno se le conoce como “elección de regalo mal calibrada”, el cual sienta sus raíces en la discrepancia entre quien regala y quien recibe. 

En esos casos, cuando se rompe el papel de regalo y la sonrisa se desvanece, el destinatario del presente en realidad no está viviendo el momento mágico que esperabas sino que envía sutiles señales de decepción.

Un estudio muy interesante realizado en la Carnegie Mellon University y la Universidad de Indiana reveló una de las causas de esa discrepancia. Según estos psicólogos, el problema es que a la hora de comprar un regalo valoramos en exceso las reacciones emocionales del otro. Al contrario, la persona que lo recibe está más centrada en la propiedad a largo plazo. Es decir, esa persona está más preocupada por lo qué hará con el regalo puesto que se supone que tiene que usarlo y conservarlo durante un largo periodo de tiempo.

En otras palabras, nos equivocamos porque a menudo asumimos una perspectiva demasiado "presentista", nos centramos mucho en el impacto inicial que tendrá el regalo, en el “factor Wow”, en vez de pensar un poco más a largo plazo y ponernos en el lugar del otro.

También nos equivocamos cuando elegimos regalos demasiado personalizados. Según otro estudio realizado en la Universidad de Washington, en este caso el problema es que nos centramos demasiado en los rasgos estables de personalidad, en vez de tener en cuenta las necesidades y deseos futuros, que pueden ser múltiples.

Por ejemplo, si sabemos que a una persona le gustan los pendientes grandes y los gatos, pensamos que el regalo perfecto será unos pendientes de gatos, pero es muy probable que esa unión simplista pierda de vista a la persona multidimensional, haciendo que el regalo resulte decepcionante. ¿La solución? Quizá sería mucho mejor regalarle algo especial para su gato o simplemente elegir unos pendientes de buen gusto.

A la hora de escoger regalos personalizados debemos intentar que sean lo suficientemente versátiles, evitando que “caricaturicen” a la persona. Estos psicólogos recomiendan centrarse en la persona en su totalidad y, sobre todo, en sus deseos futuros.

10 ideas de regalos emocionales y originales


1. Libros para colorear para adultos


Los libros para colorear dirigidos a los adultos se han puesto de moda. Y no es para menos porque nos animan a regresar a nuestra infancia, a esos momentos en los que simplemente jugábamos por el placer que ello encerraba, sin tener más objetivo que disfrutar del aquí y ahora. Por eso, estos libros para colorear son en sí mismos una excelente técnica antiestrés. Y si quieres añadirle un toque original al regalo, las propuestas de Papeterie Bleu son perfectas ya que hay desde libros de mandalas clásicos hasta otros con un toque de humor ácido o con mensajes positivos.

2. Caja de luz con letras


Es un regalo original y divertido que se ha puesto de moda en los últimos tiempos. Además, puedes personalizarlo antes escribiendo tu propio mensaje en la pantalla. En el mercado hay varios diseños, pero este en particular tiene tanto un set de letras negras como otro set de letras de colores, de manera que la persona a quien le regales podrá elegir un diseño más sobrio u otro más alegre.


3. Kit para ser feliz


Ningún kit puede garantizarle la felicidad a la persona que se lo regalas, pero este al menos garantiza una amplia sonrisa. Contiene un libro ilustrado, una bolsa de tela, tarjetas y un set de pegatinas con mensajes positivos que transmiten muy buenas vibraciones. Es perfecto para los amantes de los diseños de Mr. Wonderful. Al fin y al cabo, un poco de optimismo nunca viene mal en la vida.


4. Árbol de viajes


Es un regalo ideal para los viajeros empedernidos a quienes les encanta recorrer el mundo ya que podrán ir colocando las señales de todos los sitios que han visitado. De hecho, este original árbol de viajes ganó el premio GALA por su diseño (Designer Gift and Life inStyle Award Sydney) en 2015.


5. Terrario


Hecho a mano, es un regalo ideal para los amantes de la naturaleza y las plantas. En vez de regalar los clásicos maceteros, esta es prácticamente una pieza de arte contemporánea que le puede aportar un estilo moderno a cualquier espacio del hogar. Además, como no demanda muchos cuidados, también puede ser el regalo perfecto para quienes no tienen mucho tiempo para dedicar a las plantas muy delicadas. Un toque de verde natural siempre ayuda a relajar las tensiones.


6. Soporte de móvil

Todos tenemos móviles, por lo que este regalo puede ser un bonito detalle para esas personas que son extremadamente cuidadosas con sus smartphones y no los dejan dondequiera. Hay muchísimos modelos, desde los diseños de líneas minimalistas hasta simpáticos animales, como este gato negro.


7. Funda de pasaporte

Si la persona a quien le vas a regalar viaja a menudo, una funda de pasaporte le vendrá como anillo al dedo. Es un regalo práctico y funcional, además de ser memorable. Bastará verlo cuando está lejos de casa para acordarse de ti. Este diseño, por ejemplo, tiene ranuras para las tarjetas y documentos de viaje, un detalle adicional que se agradece.


8. Libros del año

Si a quien le vas a regalar le gusta leer, de seguro le hará mucha ilusión tener alguno de los libros que más han dado de qué hablar a lo largo de este año. Origen, de Dan Brown, ha sido una de las novelas más exitosas. No creo que sea el mejor libro del autor, pero plantea cuestiones muy interesantes sobre el futuro desarrollo de la humanidad. Patria, de Fernando Aramburu, es una novela desgarradora con un profundo trasfondo socio-psicológico que todos deberíamos leer. Berta Isla, de Javier Marías, ha sido catalogado como el “libro del año” en España, así que será un deleite para quienes disfruten de la literatura de espías. Sin embargo, si hay un libro que recomiendo como regalo emocional para cualquier persona es Curación Emocional, de David Servan-Schreiber. Se aleja de los clichés de los libros de autoayuda convencionales y aporta auténtico valor para mejorar la calidad de vida.

9. Portallaves

Si la persona a quien le vas a regalar es bastante olvidadiza y suele perder sus llaves con frecuencia, sufriendo el retraso y el malhumor que conlleva buscarlas, este será el regalo perfecto. De seguro te lo agradecerá durante mucho tiempo. A diferencia de los típicos portallaves, se trata de un soporte mucho más original que se coloca en la pared en el que el llavero cabe a la perfección, convirtiéndose en una original pieza decorativa.


10. Jardín zen en miniatura
Si la persona a quien le vas a regalar se interesa por las filosofías orientales, es probable que le encante este jardín zen en miniatura. El set incluye diferentes objetos para que pueda imprimirle su toque personal. De hecho, en realidad todos deberíamos tener un jardín seco similar puesto que el movimiento repetitivo que implica arreglar la arena nos permite relajarnos, alejarnos de las preocupaciones y desarrollar una actitud mindfulness. Los jardines zen potencian una gran relajación mental, activando la red neuronal por defecto, la cual nos permite adoptar una perspectiva más global y solucionar los problemas de manera más creativa.


Sin embargo, no olvides que, en el fondo, lo más importante es el tiempo que compartes con esa persona especial y las cosas que le haces sentir, esos son los auténticos regalos emocionales inolvidables.


Fuentes:
Galak, J. et. Al. (2016) Why Certain Gifts Are Great to Give but Not to Get. A Framework for Understanding Errors in Gift Giving. Current Directions in Psychological Science; 25(6): 380-385.
Steffel, M. & LeBoeuf, R. A. (2014) Over-Individuation in Gift Giving: Shopping for Multiple Recipients Leads Givers to Choose Unique but Less Preferred Gifts. Journal of Consumer Research; 40(6): 1167-1180.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Jennifer Delgado Suárez

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones