Entre la autoestima y el autorespeto, elige siempre el respeto hacia uno mismo


Desde pequeños nos enseñan a respetar a los demás. Nuestros padres nos enseñan a respetar a los adultos y a los otros niños, nos señalan cuándo nuestras palabras o acciones pueden hacerles daño y, si les faltamos el respeto, nos animan a pedir perdón. Sin embargo, es probable que nadie te haya hablado nunca del respeto hacia uno mismo.

En la mayoría de los casos, esa constante proyección hacia afuera puede hacer que nos olvidemos de la persona más importante en nuestra vida: nosotros mismos. Cuando nos educan para no importunar a los demás, poco a poco se va gestando la creencia de que nuestras ideas, sentimientos y necesidades no son tan importantes. Como resultado, es bastante común que terminemos faltándonos el respeto a nosotros mismos.

Sacrificar el respeto a uno mismo en el altar de la autoestima


Hace siglos, el respeto hacia uno mismo era un concepto central en las ideas de filósofos como Aristóteles. Para ellos, el autorespeto estaba basado en la capacidad para pensar y comportarse de manera tal que promovamos nuestra autonomía, independencia, autocontrol y tenacidad. 

Por desgracia, la Psicología ha descuidado enormemente este concepto, promoviendo en su lugar la importancia de la autoestima. Los libros de autoayuda y los gurús del Crecimiento Personal están obsesionados con la autoestima, pero en realidad el respeto a uno mismo podría ser la auténtica clave para lograr la serenidad mental que buscamos. Ambos conceptos parecen muy similares, pero tienen diferencias de base cruciales.

Ante todo, debemos partir del hecho de que la autoestima siempre implica una forma de evaluación, lo cual significa que en ocasiones ganaremos pero otras perderemos. La autoestima es una medida introyectada de la valía que los demás nos reconocen. De hecho, la palabra proviene del latín aestumare, que significa valorar, juzgar y apreciar. Respetar algo, al contrario, implica aceptarlo, sin juicios de valor.

Por supuesto, tener una buena autoestima es importante, pero ello solo significa que nos estimamos a nosotros mismos, lo cual también significa que si cometemos grandes errores o no cumplimos con nuestras expectativas y las de los demás, podríamos dejar de gustarnos y sufrir una baja autoestima.

El autorespeto, en cambio, no depende tanto de los errores o el éxito porque no es el resultado directo de la comparación con los demás. El respeto propio implica aceptación más allá de nuestras limitaciones y errores.

De hecho, incluso las personas con una autoestima alta se encuentran atrapadas en un marco evaluador, mientras que quienes desarrollan el autorespeto son menos propensos a dejarse influenciar por las opiniones ajenas, ser víctimas de la manipulación y experimentar sentimientos de culpa.

Puedes hacer una pequeña prueba para conocer tu nivel de autoestima y autorespeto. Imagina por un momento que alguien te felicita por los resultados que has alcanzado en un proyecto. ¿Cuál es tu primera reacción? Si te sientes eufórico, es probable que eso signifique que tenías dudas sobre tus habilidades y que dependas bastante de la opinión de los demás.

Por supuesto, es normal que nos sintamos halagados y hasta contentos cuando alguien nos felicita y reconoce nuestro trabajo, pero si notamos que nuestro estado de ánimo oscila dependiendo de las opiniones de los demás, tendremos un serio problema de autorespeto.

El autorespeto es la base de la asertividad


Psicólogos de la Universidad de Kiel, en Alemania, afirman que uno de los pilares esenciales de la asertividad es el respeto por uno mismo. Estos investigadores reclutaron a 643 personas, quienes completaron una serie de tests en los que se evaluaba su nivel de autorespeto, autoconfianza, autoestima, autoaceptación, competencia percibida y asertividad. Las personas también debían responder cómo actuarían en situaciones hipotéticas en las que se violaban sus derechos o atacaban su dignidad.

Los psicólogos descubrieron que el respeto por uno mismo era el mejor indicador para predecir la asertividad. También descubrieron que las personas que se respetaban a sí mismas optaban por soluciones más asertivas para resolver los conflictos mientras que aquellas que solo creían que tenían “derecho a no ser pisoteadas”, pero en verdad no se respetaban, solían adoptar estrategias de afrontamiento más agresivas.

En realidad, el autorespeto no implica simplemente reclamar nuestros derechos sino que es la convicción de que somos personas tan valiosas como los demás y, por tanto, no es necesario perder los estribos. El autorespeto siempre genera un círculo virtuoso que nos permite responder mucho mejor ante las circunstancias. 

Las señales de falta de respeto hacia uno mismo


El autorespeto es la convicción de que tenemos los mismos derechos básicos que los demás, es reconocer que somos dignos de ser amados y tenidos en cuenta, tratándonos con compasión. No obstante, existen sutiles señales que pueden indicarnos que no nos respetamos lo suficiente, como por ejemplo:

- Nos aplicamos etiquetas denigrantes, sobre todo cuando cometemos errores o no estamos a la altura de nuestras expectativas. Esas etiquetas no nos ayudan a crecer sino todo lo contrario, se convierten en creencias que nos limitan y nos hacen sentir mal.

- Nos tratamos con extrema dureza, sin espacio para la indulgencia, hasta el punto que terminamos machacándonos. En vez de ser un poco más compasivos, como lo seríamos con un amigo, nos tratamos mal.

- Priorizamos continuamente las necesidades de los demás sobre las nuestras porque creemos que somos menos importantes, hasta el punto que prácticamente nos olvidamos de nosotros mismos.

- Creemos que somos menos valiosos que los demás y que merecemos menos que ellos, por lo que a menudo no reclamamos nuestros derechos.

- Nos quedamos callados por miedo a importunar a los demás, prefiriendo masticar el mal rato que ponerle coto a una situación que nos causa malestar y desasosiego.

Los 3 puntos básicos para desarrollar el respeto por uno mismo


La peor soledad es no sentirse cómodo con uno mismo”, dijo Mark Twain. En vez de repetirte frases vacías que tendrán muy poco impacto en la idea que ya tienes formada sobre ti, es necesario hacer un trabajo psicológico más profundo que siente las bases para un autorespeto sólido. En ese caso, es imprescindible que comiences por estas 3 creencias:

1. Asumir que tenemos los mismos derechos que los demás y, por ende, debemos tratarnos con la misma compasión, cariño y respeto.

2. Comprender que somos tan valiosos como las otras personas que comparten nuestra vida y, por consiguiente, que también merecemos que nuestras necesidades sean tenidas en cuenta.

3. Ser conscientes de nuestros puntos débiles y errores, de manera que estos no condicionen nuestra relación con nosotros mismos. 


Fuentes:
Renger, D. (2017) Believing in one’s equal rights: Self-respect as a predictor of assertiveness. Self and Identity; 17: 1-21.
Roland, C. E. & Foxx, R. M. (2003) Self-respect: A neglected concept. Philosophical Psychology; 16(2): 247-288.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Jennifer Delgado Suárez

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

SUBSCRÍBETE, ALIMENTA TUS NEURONAS :)

La Psicología como nunca te la habían contado, directamente en tu correo...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones