¿Estamos rodeados de ultracrepidianos?


Es probable que la palabra ultracrepidianos no te diga nada, pero también es probable que estés rodeado de este tipo de personas, personas que con su actitud y palabras te amargan poco a poco la vida haciendo que te sientas inferior. 

La palabra no está reconocida oficialmente por la Real Academia Española, pero proviene del latín, de la unión de dos vocablos: ultra (más allá) y crepidarius (zapatero), que se refiere a su vez a crepida (sandalia). Su uso se documentó por primera vez en el año 1819, pero para comprender su significado debemos remontarnos a una historia mucho más antigua.

Si no sabes, no critiques


Apeles de Colofón fue uno de los pintores más importantes y famosos de la Grecia Antigua. De hecho, Filipo de Macedonia y Alejandro Magno confiaron en su pincel para perpetuar su imagen. Aunque sus obras no han llegado hasta nuestros días, su estilo se ha descrito con gran detalle.

De hecho, Plinio el Viejo recogió una anécdota protagonizada por el artista que dio origen a una famosísima expresión que aún hoy seguimos utilizando.

Apeles solía mostrar sus cuadros en público para saber si a la gente le gustaban y perfeccionar los detalles que no les convencieran. En una de esas exposiciones, un zapatero criticó la forma de las sandalias que lucía de uno de los personajes que había pintado. 

Apeles aceptó la crítica y decidió modificarlas. Cuando terminó, volvió a exponer el cuadro en la plaza. Cuando el zapatero lo vio, notó que el pintor había prestado atención a sus palabras, así que decidió criticar más elementos del retrato.

Apeles se limitó a decirle: “Ne supra crepidam sutor iudicaret”, que vendría siendo: “No opines más arriba de los zapatos”.

Más tarde se popularizó la expresión “Zapatero, a tus zapatos”, la cual se utiliza para acallar a las personas que intentan criticar cosas que no son de su competencia. Y ese es precisamente el significado de la palabra ultracrepidiano

Cuando las opiniones se convierten en críticas destructivas


A la persona afectada por el ultracrepidarianismo se le conoce como ultracrepidiano, que en lenguaje popular sería el típico sabelotodo o sabiondo. Estas personas no se lo piensan dos veces para expresar su opinión e incluso dan un paso más allá: critican.

Por supuesto, todos somos diferentes y, como tal, tenemos ideas diversas y a veces contrapuestas. Tenemos derecho a expresar nuestra opinión, pero debemos tener cuidado de que esta no se convierta en una crítica destructiva sobre algo de lo que no somos especialistas.

¿Cómo diferenciar a una persona que opina de un ultracrepidiano?

- Su crítica no tiene la intención de ayudar al otro sino de demostrar su supuesto “conocimiento”.

- Expresa su opinión sin matices, como si fuera una verdad absoluta, de manera que no deja espacio para el diálogo.

- Se basa en la idea de que solo existe una manera correcta de hacer las cosas, la suya.

- Su opinión siempre empequeñece, descalifica y minimiza a alguien.

- La crítica no está dirigida al comportamiento sino a la persona, lo cual significa que hace que se sienta mal, a menudo culpable.

Aunque estas personas no se dan cuenta, a menudo llegan a ser muy molestas ya que meten baza en todo de manera tajante, incluso en cuestiones que no les atañen. Lo peor de todo es que normalmente no se pueden rebatir sus argumentos ya que suelen partir del presupuesto de que todos los demás se equivocan. Por tanto, no suelen aportar nada positivo a la situación sino que suelen generar más caos o incluso pueden crear sentimientos de inferioridad que no ayudarán a la otra persona a resolver el problema.

De hecho, sus críticas suelen ser sesgadas ya que parten de una perspectiva limitada, por lo que su objetivo no es ayudar a resolver los problemas sino tan solo dar su opinión, una opinión centrada en las deficiencias y los errores dirigida a descalificar a la otra persona.

Estas personas critican tanto porque necesitan desesperadamente sentirse importantes. Y como no pueden brillar con luz propia, intentan apagar la luz de los demás. En su base se suele encontrar una profunda falta de empatía y un ego excesivo.

¿Cómo protegerse de los ultracrepidianos?


Lo más importante es impedir que su crítica y actitud nos desestabilicen emocionalmente. Por tanto, lo más sensato es actuar como Apeles y, sin agredir a esa persona, darle las gracias por su opinión y zanjar el asunto. No debemos caer en el error de intentar rebatir sus argumentos porque ello probablemente nos llevará a un callejón sin salida.

Recuerda que solo puede afectarte aquello a lo que le das poder. Por consiguiente, si ya sabes que esa persona suele opinar sobre todo y se cree dueña de la verdad absoluta, no le prestes más atención de la necesaria.

De la misma manera, es importante mantenernos atentos para no convertirnos en ultracrepidianos ya que la tentación de opinar sobre todo y todos es muy fuerte. Por tanto, antes de dar una opinión debemos:

- Asegurarnos de saber de lo que estamos hablando. 

- Expresarla desde el respeto al otro, sin recurrir a las ofensas ni descalificaciones.

- Centrarnos en cómo mejorar, no en los aspectos negativos que socavan la confianza.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Jennifer Delgado Suárez

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones