Cuidar a una mascota enferma: El enorme costo emocional del que nadie habla


Para muchas personas, entre las que me incluyo, sus mascotas forman parte de la familia. Cuando se adopta a un animal se asumen responsabilidades, y una de ellas consiste en cuidarles y brindarles atención cuando lo necesiten. Sin embargo, otras personas equiparan las mascotas a posesiones, por lo que no entienden el costo psicológico que puede representar convertirse en el cuidador de un animal enfermo.

Cuando esas personas son los amigos más cercanos, compañeros de trabajo, jefes o incluso la pareja, a la tensión y angustia que ya existe por la salud de la mascota se le suma la incomprensión de los demás, la sensación de estar solos, o casi. Y esto genera un gran desgaste, no solo físico sino también psicológico. Sin embargo, de ese desgaste no se suele hablar, todos prefieren obviarlo.

El síndrome del cuidador también afecta a quienes cuidan de su mascota


Cuidar a una mascota enferma, cuando existe un profundo vínculo sentimental, representa un peso emocional, social y económico. De hecho, las personas que deben cuidar a un familiar enfermo sufren lo que se conoce como “síndrome del cuidador”. 

Este síndrome se caracteriza por un agotamiento físico y psíquico extremo. La persona, que hasta ese momento había llevado una vida relativamente normal y estable, de repente se ve obligada a enfrentar una situación nueva para la que no está preparada y que además consume gran parte de su tiempo y energía.

Como resultado, se produce un estrés mantenido, originado por la lucha diaria contra la enfermedad, que puede terminar agotando las reservas físicas y mentales del cuidador. Esta persona debe asumir una gran carga, tanto a nivel físico como emocional, responsabilizándose por la medicación, las continuas visitas médicas y los cuidados de su mascota.

Poco a poco, esos cuidados demandan cada vez más tiempo, de manera que la persona, con tal de no desatender otras áreas de su vida, se desatiende a sí misma. El tiempo libre para relajarse y desconectar se convierte en una utopía, lo cual genera aún más tensión. También es común que abandone sus aficiones y descuide su aspecto personal. Simplemente no tiene tiempo para sí, lo cual le pasa una gran factura.

El profundo impacto de la incomprensión


Un estudio realizado en la Kent State University's College of Arts and Science, analizó a 600 personas que cuidaban a sus mascotas enfermas y descubrió que los efectos que estas reportaban eran muy similares a los que se produce cuando se cuida a una persona. Estrés, ansiedad, depresión, disminución de la calidad de vida y una gran carga emocional.

Lo más interesante fue que estos psicólogos usaron el mismo test con el que se evalúa el síndrome del cuidador. Así pudieron comparar los resultados del estrés percibido por cuidar a un familiar y a una mascota. Apreciaron que quienes cuidaban a otras personas puntuaban una media de 20 puntos, mientras que quienes cuidaban de su mascota puntuaron 25,42 puntos como promedio.

Vale aclarar que estas diferencias no se deben a que las personas tengan vínculos más estrechos con sus mascotas que con sus familiares, sino al hecho de que no cuentan con redes de apoyo.

Las personas que participaron en el estudio fueron quienes brindaron las pistas. Muchas afirmaban “sentirse atrapadas”, no solo por la enfermedad de su mascota y los cuidados que demandaba sino por la incomprensión de las personas más cercanas, que solía terminar generando discusiones. Tampoco les ayudaba que cuestionaran continuamente su decisión de cuidar de su mascota.

Uno de los puntos en el que coincidían las personas más estresadas por el cuidado de su mascota enferma era la sensación de aislamiento, la falta de apoyo social y no tener a nadie con quien hablar de esos sentimientos, ya que muchos les decían que habían perdido el juicio o que se estaban sacrificando inútilmente.

Menos crítica y más empatía


No se trata de comparar el cuidado humano con el de una mascota, sino de generar una mayor conciencia social y empatía hacia las personas que han decidido, por un amor genuino y desde una firme convicción, cuidar a sus mascotas enfermas en vez de tirar la toalla. 

Se trata de ponerse en su lugar y comprender que están atravesando por una etapa particularmente difícil. Si realmente queremos a esa persona y deseamos ayudarla, no servirá de nada criticarla o reprocharle su decisión, lo mejor que podemos hacer es apoyarla, aunque no compartamos su punto de vista. A veces un oído que escuche o un hombro sobre el cual llorar hacen milagros. No lo olvidemos.


Fuente:
Spitznagel, M.B. et. Al. (2017) Caregiver burden in owners of a sick companion animal: a cross-sectional observational study. Veterinary Records; 181(12): 321.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Jennifer Delgado Suárez

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones