Crisis de Ansiedad: El miedo al miedo

Síntomas y causas de la crisis de ansiedad

La crisis de ansiedad, más conocida en el ámbito de la Psicología como crisis de angustia o ataque de pánico, afecta aproximadamente al 3% de la población, si bien se estima que su incidencia es aún mayor ya que muchas personas no solicitan ayuda médica y no llegan a ser diagnosticadas.

La primera crisis de ansiedad puede sobrevenir en cualquier momento y a cualquier edad, si bien normalmente los síntomas suelen aparecer en la adolescencia o la juventud para luego mermar en la tercera edad. Este trastorno es mucho más común en las mujeres que en los hombres y en los países desarrollados.

¿Cómo se instaura la crisis de ansiedad?


Una vez que ocurre la primera crisis de pánico, es probable que esa experiencia se repita. Cuando la persona se vuelve a exponer a una situación similar a la que desencadenó la crisis de angustia original, experimentará lo que se conoce como ansiedad anticipatoria puesto que revivirá en su mente los síntomas del ataque de pánico pasado.

En esos casos lo que ocurre es que se activa un mecanismo de autoobservación que incrementa el nivel de tensión. De esta forma se genera un círculo vicioso de miedo y tensión que alimenta la ansiedad y desencadena otras crisis de pánico, cada vez más intensas y difíciles de controlar. 

La buena noticia es que el tratamiento para las crisis de ansiedad suele ser muy eficaz: entre un 70 y 90% de las personas que se someten a terapia logra controlar los síntomas. Sin embargo, es importante tener presente que mientras antes nos sometamos al tratamiento, más corto será y mejores resultados alcanzaremos. Por eso es tan fundamental aprender a detectar los síntomas de las crisis de pánico.

Los síntomas de la crisis de ansiedad


Para diagnosticar un ataque de pánico es necesario que el miedo aparezca de manera intensa y alcance su máxima expresión en cuestión de minutos. Durante ese episodio la persona experimenta varios de los siguientes síntomas físicos:

  • Sudoración profusa
  • Temblores o sacudidas
  • Sensación de ahogo o dificultades para respirar
  • Opresión torácica
  • Palpitaciones y aumento de la frecuencia cardíaca
  • Sensación de atragantarse
  • Náuseas 
  • Mareos, pérdida del equilibrio y/o desmayo
  • Sensación de hormigueo o entumecimiento
  • Escalofríos o sofocos
  • Sensación de entumecimiento u hormigueo en las extremidades

No obstante, la crisis de ansiedad también se acompaña de síntomas psicológicos, los más comunes son:

  • Miedo a perder el control o a “volverse loco”
  • Preocupaciones recurrentes sobre la posibilidad de padecer otro ataque de pánico o sobre sus consecuencias.
  • Miedo a morir, sobre todo porque confunde los síntomas con los de un infarto
  • Sensación de irrealidad o de despersonalización; es decir, de estar separado del cuerpo

Lo usual es que las crisis de ansiedad solo duren unos minutos, pero en algunos casos pueden persistir más tiempo. De hecho, en muchos casos los síntomas vegetativos que experimenta la persona, así como el miedo, van in crescendo a lo largo de los meses y años. 

¿Cómo distinguir un ataque de ansiedad de un infarto al corazón?


La mayoría de los síntomas de la crisis de ansiedad son similares a los que se experimentan durante un infarto, ya que se trata de respuestas neurovegetativas, por eso muchas personas se asustan aún más al pensar que están al borde de la muerte. Esto se debe a que durante estos episodios nuestro cuerpo reacciona produciendo las “hormonas del estrés”, que son las que generan todos esos síntomas.

Sin embargo, la crisis de ansiedad casi siempre está antecedida por situaciones de gran estrés, como la pérdida de una persona querida, un proyecto laboral demasiado estresante o un conflicto familiar. En muchos casos la persona también refiere haber experimentado con anterioridad al ataque de pánico pequeños episodios con signos más leves de náuseas, mareos, dificultades para respirar y palpitaciones.

Otro factor clave para realizar la diferenciación es el tiempo. En la crisis de ansiedad los síntomas suelen iniciar bruscamente y alcanzan su máxima expresión durante los primeros 10 minutos para luego ir remitiendo. En los infartos el dolor suele durar pocos minutos, puede irse y luego regresar. No obstante, si se trata del primer episodio, lo mejor es acudir inmediatamente al médico. Este determinará si ha sido un infarto o una crisis de ansiedad. 

De hecho, no debemos olvidar un estudio realizado en el Hospital General de Massachusetts según el cual, las mujeres menopáusicas que habían tenido un ataque de pánico en los últimos seis meses tenían cuatro veces más riesgo de infarto cardíaco y tres veces más posibilidades de tener un accidente cerebrovascular en un período de cinco años.

Las causas de los ataques de pánico


Al igual que muchos otros trastornos psicológicos, las causas de los ataques de pánico son multifactoriales, lo cual significa que se mezclan factores de índole biológica, psicológica y social. 

- Genéticos. Los estudios realizados con gemelos han demostrado que es posible que este trastorno tenga una base genética, con la probabilidad de que se transmita de un 30-40%. Un estudio realizado en la Universitat Pompeu Fabra encontró que las personas con este trastorno tienen una desregulación en el gen NTRK3, responsable de codificar una proteína esencial para la formación del cerebro, la supervivencia de las neuronas y las conexiones entre ellas. Ese gen podría afectar la manera en que las memorias de miedo se codifican en el cerebro, haciendo que este reaccione de manera excesiva. Sin embargo, las crisis de ansiedad no se deben a la alteración de un único gen sino que se han encontrado otros genes vinculados.

- Anomalías cerebrales. Se ha apreciado que las personas que sufren crisis de ansiedad experimentan una estimulación excesiva en una región del cerebro llamada amígdala, que está involucrada en la respuesta de lucha o huida. También hay un desequilibrio en algunos neurotransmisores, que son los encargados de transmitir la información en el cerebro. De hecho, un estudio realizado en la Universidad de Iowa ha descubierto que las personas con crisis de angustia pueden tener un problema de pH a nivel cerebral, el cual desempeña un papel esencial en las respuestas relacionadas con el miedo y la ansiedad.

- Ambientales. Los eventos estresantes parecen ser un detonador de los ataques de pánico, como puede ser un divorcio, accidente o la muerte de alguien cercano. También se ha apreciado que estas personas suelen haber tenido más experiencias traumáticas en la vida, como haber sido victimas de violencia, lo cual puede haber dejado una huella en sus cerebros que los predisponen a sufrir los ataques de pánico.

- Psicológicas. No poseer buenas herramientas de afrontamiento ante la adversidad aumenta el riesgo de responder con crisis de angustia. La tendencia a tener pensamientos negativos recurrentes también hace a la persona más vulnerable. Se ha apreciado que las personas con tendencia a la ansiedad y el neuroticismo son más propensas a padecer un trastorno de pánico, así como aquellas que tienen una historia marcada por episodios de miedo.

Las consecuencias de las crisis de ansiedad


En un primer momento, la reacción de una persona que está sufriendo una crisis de pánico es huir del lugar donde se encuentra, sobre todo si se halla en medio de una multitud. El problema es que lo imprevisible de los ataques de pánico hacen que esa persona tenga cada vez más miedo. Se instaura el miedo al miedo, de manera que comienza a evitar los sitios públicos o todas aquellas situaciones en las que no se siente cómoda o segura.

Como resultado, esa persona vive en un estado de angustia permanente, a la espera de la próxima crisis de ansiedad. Para evitarla, se recluye en una zona de confort que es cada vez más pequeña, por lo que sus relaciones interpersonales y su calidad de vida se afectan notablemente. A esto se le suma el hecho de que quienes sufren crisis de ansiedad a menudo pasan años yendo de un médico a otro, en la búsqueda de un diagnóstico, lo cual suele ser muy desgastante.

Un estudio realizado en la Escuela de Medicina de la Universidad de Keio reveló que las personas que sufren ataques de pánico también son más propensas a desarrollar una adicción a las benzodiazepinas. El problema es que se vuelven dependientes debido al temor de que los síntomas reaparezcan si interrumpen la medicación. De hecho, cuanto mayor es la gravedad del trastorno, más común y mayor era la dependencia psicológica a las benzodiazepinas. 

¿Cuál es el tratamiento de la crisis de ansiedad?


Un estudio realizado en la Universidad Técnica de Dresde analizó la eficacia de la terapia de aceptación y compromiso (ACT) en 43 personas que sufrían crisis de ansiedad y que no habían respondido a tratamientos previos, como la medicación, el enfoque cognitivo y la terapia de exposición. Estas personas mejoraron significativamente después de tan solo cuatro semanas y esa mejoría se mantuvo a los seis meses.

También se ha apreciado que las herramientas y técnicas que se centran en el cuerpo son especialmente útiles en el tratamiento de la crisis de ansiedad. Un estudio realizado en la Charité - University Medicine Berlin descubrió que la práctica regular de ejercicio aeróbico disminuye el nivel de ansiedad, por lo que es un complemento ideal para la terapia cognitivo-conductual, lo cual probablemente se debe a que influye en la respuesta del organismo a nivel neuroendocrino.

Aplicar ejercicios de respiración también ayuda a aliviar los síntomas de la crisis de angustia ya que la persona siente que vuelve a tener el control, por lo que se recomienda aplicarlos justo cuando experimenten los primeros signos, antes de llegar al punto de no retorno. Otros métodos, como el mindfulness y la terapia racional-emotiva, también son útiles en el tratamiento de las crisis de ansiedad.


Fuentes:
Fujii, K. et. Al. (2015) Dependence on benzodiazepines in patients with panic disorder: A cross-sectional study. Psychiatry Clin Neurosci; 69(2): 93-99.
Gloster, A. T. et. Al. (2015) Treating treatment-resistant patients with panic disorder and agoraphobia using psychotherapy: a randomized controlled switching trial. Psychother Psychosom; 84(2): 100-109.
Gaudlitz, K. et. Al. (2015) Aerobic exercise training facilitates the effectiveness of cognitive behavioral therapy in panic disorder. Depress Anxiety; 32(3): 221-228.
APA (2014) Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Madrid: Editorial Médica Panamericana.
Plag, J. et. Al. (2014) Effect of combined cognitive-behavioural therapy and endurance training on cortisol and salivary alpha-amylase in panic disorder. J Psychiatr Res; 58: 12-19.
Santos, M. et. Al. (2013) Hippocampal Hyperexcitability Underlies Enhanced Fear Memories in TgNTRK3, a Panic Disorder Mouse Model. Journal of Neuroscience; 33 (38): 15259.
Hae-Ran, N. et. Al. (2011) The Genetic Basis of Panic Disorder. J Korean Med Sci; 26(6): 701–710.
Ziemann, A. E. et. Al. (2009) The amygdala is a chemosensor that detects carbon dioxide and acidosis to elicit fear behavior. Cell; 139(5):1012-1021.
Smoller, J. W. et. Al. (2007) Panic attacks and risk of incident cardiovascular events among postmenopausal women in the Women's Health Initiative Observational Study. Archives of General Psychiatry; 64(10):1153-1160.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Jennifer Delgado Suárez

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones