El viejo samurái: La parábola que nos enseña cómo responder ante las provocaciones


Hace mucho mucho tiempo, vivía cerca de Tokio un anciano y respetado samurái que había ganado muchas batallas.

Su tiempo de guerrero ya había pasado. Ese sabio samurái ahora se dedicaba a enseñar a los más jóvenes, aunque aún persistía la leyenda de que era capaz de derrotar a cualquier adversario, por muy bueno que fuera.

Una tarde de verano, apareció en su casa un guerrero conocido por sus malas artes y poca caballerosidad. Era famoso por su carácter provocador y sus pocos escrúpulos. Su estrategia consistía en molestar a su adversario, hasta que este, movido por la ira, bajaba la guardia y atacaba ciegamente. Cuentan que jamás había sido derrotado. Y esa tarde se propuso destruir la leyenda del anciano samurái para aumentar aún más su fama.

Muy pronto el guerrero empezó a insultar al sabio samurái, llegando a tirarle piedras e incluso escupirle el rostro. Así fueron pasando los minutos y las horas, pero el sabio samurái permanecía impasible sin sacar su espada. Pasada la tarde, ya exhausto y humillado, el guerrero se dio por vencido.

Los aprendices de samurái, indignados por los insultos que había recibido el maestro, no comprendían por qué el anciano no se había defendido y asumieron su actitud como un símbolo de cobardía. Le preguntaron:

– Maestro, ¿cómo has podido soportar tanta indignidad? ¿Por qué no blandiste tu espada aunque supieras que ibas a perder la batalla, en vez de actuar de manera tan cobarde?

A lo que el maestro respondió:

– Si alguien llega con un presente y no lo aceptáis, ¿a quién pertenece el regalo?

– ¡A la persona que lo vino a entregar!

– Pues lo mismo vale para la rabia, los insultos y la envidia… – Respondió el maestro samurái – Cuando no son aceptados, siguen perteneciendo a quien los llevaba consigo.


Personas tóxicas que quieren hacernos “regalos” indeseados


En la vida a menudo nos encontramos con personas que arrastran consigo un pesado fardo de insatisfacciones, culpa, ira, frustraciones y miedos. Estas personas a veces ni siquiera son conscientes de ello, pero siempre que pueden actúan como camiones de basura, intentando descargar un poco de su peso sobre los demás.
¿Cómo lo hacen?

- A través de críticas destructivas que no tienen precisamente el objetivo de ayudarnos a mejorar.

- Haciéndonos sentir culpables por cosas que se escapan de nuestro control.

- Restándole valor a nuestro esfuerzo y logros, con el objetivo de mellar nuestra autoestima.

- Inoculándonos sus propios miedos para impedirnos seguir adelante con nuestros sueños.

- Lamentándose continuamente por todo, mostrando una actitud de victimismo crónico para intentar contagiarnos con su visión pesimista de la vida.

- Descargando sus frustraciones sobre nosotros, buscando motivos de discusión y enfadándose sin razón.

- Haciéndonos responsables de sus errores y descargando sobre nosotros sus insatisfacciones.

Aprende a responder, no a reaccionar


Todos estos comportamientos no son más que provocaciones. Debemos aprender a verlos como el “regalo” al que hacía ilusión el anciano samurái, por lo que está en nuestras manos aceptarlos o rechazarlos.

El primer paso consiste en comprender la sutil diferencia entre “reaccionar” y “responder”. La mayoría de las personas simplemente reaccionan ante las circunstancias, lo cual significa que siempre estarán a merced de estas. Por ejemplo, si alguien les grita, se enfadan y gritan a su vez. A cada estímulo le sigue una reacción inmediata.

Hay otras personas que han aprendido a responder. Responder es un acto consciente, implica una decisión y, por ende, también significa que somos nosotros quienes tenemos el control. Podemos decidir cómo responder ante las circunstancias, sin perder nuestro equilibrio emocional

Desactiva tus botones interiores


La solución para dejar de reaccionar ante las provocaciones y esos “regalos” indeseados es bastante simple: desconectar los botones que nos hacen reaccionar automáticamente cuando los demás los presionan.

Cada quien tiene una configuración individualizada de botones sensibles. Generalmente esos botones se configuraron durante nuestros primeros años de vida, por lo que de cierta forma, cuando alguien los activa, nos sentimos indefensos y atacados, es como si volviéramos a ser un niño inseguro y la respuesta del cerebro emocional ante la indefensión consiste en reaccionar inmediatamente, atacando o huyendo de la situación para recuperar el estado de seguridad. Ninguna de esas respuestas es madura y, por supuesto, acarrean un gran costo emocional.

¿Qué hacer?

1. Comienza por descubrir cuáles son esos botones. Te darás cuenta de que sueles reaccionar casi siempre ante situaciones que generan en ti ciertos estados, como sentirte ignorado, menospreciado, rechazado, humillado, débil, inadecuado, estúpido, avergonzado, impotente… Piensa en las circunstancias en las que perdiste el control y respondiste automáticamente, intenta buscar puntos en común. Así podrás descubrir la dinámica que se encuentra detrás de esos botones.

2. Desensibilízate de las experiencias del pasado. Una vez que hayas encontrado esos estados que te hacen reaccionar, debes hallar las experiencias negativas vinculadas a estos, esos eventos perturbadores que, de una forma u otra, han creado esos botones sensibles. Puedes revivir esas situaciones y preguntarte cómo reaccionarías ahora, de adulto y con la distancia de los años.

La idea es que te des cuenta que tu pasado no te define y que ahora has madurado y eres capaz de lidiar con esos sentimientos de una manera diferente. Te darás cuenta de que has dejado atrás esos problemas cuando pienses en ellos o en una reacción que tuviste y te parezcan francamente ridículos. La capacidad para reírte del pasado siempre indica que la herida ha sanado.

En este punto, los comportamientos de los demás te parecerán cada vez menos provocadores porque les darás menos importancia. De esta forma, sus “regalos” indeseados no desatarán una reacción inmediata que te haga perder la serenidad. Sin embargo, todavía te falta un paso.

3. Desapégate de tus emociones. Hay casos en los que, independientemente de nuestros botones emocionales, los comportamientos, palabras y actitudes de los demás pueden molestarnos. Es prácticamente imposible controlar todas nuestras reacciones emocionales, pero podemos aprender a gestionar nuestra actitud y nuestro comportamiento. Podemos elegir responder en vez de limitarnos a reaccionar.

Para ello es fundamental que no te identifiques con tus emociones. Piensa en tus estados emocionales como nubes que ahora están cubriendo el cielo pero que muy pronto ya no estarán, a menos que te aferres a ellas. Por tanto, da un paso atrás, respira profundo y reencuentra el equilibrio para responder asertivamente. Tu salud emocional te lo agradecerá.

Y recuerda siempre que nadie puede hacerte daño sin tu consentimiento.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Jennifer Delgado Suárez

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones