Recuperar las actividades manuales: Un remedio contra la depresión y la ansiedad en nuestra época


Hoy la simplicidad es casi un lujo. Bombardeados por la publicidad y la tecnología, pasamos cada vez más tiempo delante de las pantallas de los dispositivos o consumiendo cosas que no nos aportan nada.

Como en ninguna otra época, nos hemos alejado de las actividades manuales y de las que demandan crear. También hemos perdido la capacidad de asombrarnos ante los pequeños detalles y de encontrar placer en las actividades cotidianas.

Este estilo de vida, aparentemente muy conectado, en realidad nos desconecta incluso de nosotros mismos, por lo que termina alimentando estados como la depresión y/o la ansiedad. Curiosamente, cada vez más terapeutas a lo largo del mundo recomiendan como tratamientos complementarios a la terapia, la realización de actividades manuales que capten toda nuestra atención, mejor aún si implican cierto grado de creatividad.

Las actividades más sencillas también son muy beneficiosas para nuestro equilibrio emocional


- Cocinar

Pero cocinar sin prisas, disfrutando de todo el proceso. Cocinar es una tarea que alivia el estrés y libera la mente de las preocupaciones. Al entrar en la cocina, los olores, aromas y sabores estimulan nuestros sentidos, haciendo que sea una experiencia muy completa que nos anima a centrarnos en el aquí y ahora. Esa es la razón por la que muchos psicólogos estadounidenses les piden a sus pacientes que complementen la psicoterapia poniéndose el delantal y cocinando.

Cocinar también es una actividad que despierta la creatividad ya que podemos combinar los ingredientes de mil maneras diferentes. Una encuesta realizada en el Reino Unido reveló que una de cada tres personas refería sentirse más estresadas y ansiosas que hace cinco años, pero el 80% también indicaron que cocinar les ayudaba a relajarse.

- Hacer jardinería

Una tarea manual muy relajante es la jardinería. También representa un festín para los sentidos, a la vez que nos permite conectar con la naturaleza. De hecho, se ha apreciado que cuando estamos rodeados de verde nuestro cerebro se relaja mucho más porque logra desconectarse, activando lo que se conoce como “red neural por defecto”, que es la que facilita un estado de calma y bienestar.

Por si fuera poco, un estudio llevado a cabo en la Universidad de Bristol reveló que en la tierra existe una bacteria no patógena denominada Mycobacterium vaccae, que tiene el mismo efecto que los medicamentos para la depresión ya que aumenta el nivel de serotonina en el cerebro. Estos científicos apreciaron que los animales expuestos a la bacteria reaccionaban mucho mejor ante el estrés. Otra investigación, estavez realizada con personas en el Royal Marsden Hospital, reveló que esa bacteria es eficaz para aliviar el dolor pues tiene un efecto antiinflamatorio, un proceso que a nivel cerebral también se ha asociado con la depresión.

- Tejer

El movimiento repetitivo al tejer genera un estado muy similar al que podemos obtener mediante la meditación mindfulness. Al tejer tenemos que concentrarnos en la tarea pero, a la misma vez, nuestro cerebro tiene cierta libertad para relajarse ya que no se trata de una actividad muy demandante desde el punto de vista cognitivo.

En este sentido, investigadores de la Universidad de Cardiff analizaron a 3.545 personas de todo el mundo y descubrieron que quienes tejían en su tiempo libre reportaban sentirse más relajadas. Estas personas afirmaron que su pasatiempo les ayudaba a aliviar el estrés y la presión cotidiana. De hecho, cuando disfrutamos de una actividad, en nuestro cerebro se genera dopamina (el neurotransmisor de la recompensa), endorfinas (que producen una sensación de bienestar) y serotonina (asociada con el buen humor). 

- Colorear

Esta actividad que tanto nos gustaba de niños, es una excelente herramienta para combatir la ansiedad, la depresión y el estrés. De hecho, Jung les recomendaba a sus pacientes que dibujaran mandalas, como un complemento a la terapia para que se sintieran mejor. La clave radica en que el dibujo no solo nos ayuda a relajarnos sino que nos permite reemplazar los pensamientos negativos con imágenes más agradables.

Un estudio llevado a cabo en las universidades de Texas y Emory concluyó que dibujar es una terapia no verbal muy interesante para aliviar los síntomas de las personas que sufren estrés postraumático. Otra investigación realizada en el Northwestern Memorial Hospital desveló que pasar tan solo una hora al día dibujando puede ayudarnos a aliviar el dolor y mejorar nuestro estado de ánimo cuando estamos enfermos.

Por último, recuerda que en la vida hay muchos momentos agridulces, estas actividades no son una solución mágica e instantánea, pero regresar a la simplicidad es un buen comienzo para eliminar un poco de caos de nuestra vida y reconectar con nuestra esencia. A veces para estar bien, solo necesitamos parar y abrazar la simplicidad.


Fuentes:
Riley, J. et. Al. (2013) The Benefits of Knitting for Personal and Social Wellbeing in Adulthood: Findings from an International Survey. British Journal of Occupational Therapy; 76(2): 50-57.
Lowry, C. A. et. Al. (2007) Identification of an immune-responsive mesolimbocortical serotonergic system: potential role in regulation of emotional behavior. Neuroscience; 146(2): 756-772. 
Henderson, P. & Rosen, D. (2007) Empirical Study on the Healing Nature of Mandalas Patti. Psychology of Aesthetics, Creativity, and the Arts; 1(3): 148 –154.
Nainis, N. et. Al. (2006) Relieving symptoms in cancer: innovative use of art therapy. J Pain Symptom Manage; 31(2): 162-169.
Assersohn, L. et. Al. (2002) A randomized pilot study of SRL172 (Mycobacterium vaccae) in patients with small cell lung cancer (SCLC) treated with chemotherapy. Clin Oncol; 14(1): 23-27.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Jennifer Delgado Suárez

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

2 opiniones... Comparte tus ideas

Hola Jennifer, gusto en saludarte nuevamente. Brillante artículo. Como profesora de artes manuales al enseñar el arte de hacer papel artesanal, una actividad que es totalmente hecha a mano, el enfoque que les doy a mis alumnos es que es una manera de hacer arteterapia. Fui paciente depresiva y mi psiquiatra me estimuló a seguir practicando el arte que ya trabajaba para ayudarme. Incluso, hoy día enseño a mis alumnos a trabajar los mandalas con el mismo papel que fabrican. Y como ya sabes, los mandalas tambien son un recurso usado para ayudar en los casos de depresión y ansiedad. Así que recuperar las artes manuales o cualquier actividad manual nos centra en el presente, en el aquí y en el ahora, controlando en cierta manera estas afecciones.
Gracias por compartir tu experiencia. Te envio un fuerte abrazo

Hola Marjorie,
Que bueno volver a estar en contacto. A mí también me encantan las manualidades, es una pasión que tengo desde pequeña y que nunca me ha abandonado. Y estoy convencida de que es una excelente terapia complementaria para tratar diferentes problemas emocionales.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones