12/15/2016

¿Por qué nos quedamos “en blanco”?


Es probable que te haya sucedido en más de una ocasión: estás hablando y de repente te quedas en blanco, simplemente no sabes qué decir, es como si toda la información de tu mente se hubiera borrado de un plumazo. Puede suceder cuando estamos dando un discurso frente a un auditorio o cuando debemos enfrentarnos a un evento muy importante para nosotros, como un examen o una entrevista de trabajo.

¿Qué sucede en el cerebro cuando nos quedamos “en blanco”?


Existen diferentes causas por las cuales podemos quedarnos con la mente en blanco. De hecho, en algunos casos es un signo de envejecimiento y en otros es síntoma de una enfermedad neurodegenerativa. 

Sin embargo, lo más usual es que se deba al estrés y la ansiedad. De hecho, se trata de un fenómeno común cuando nos exponemos a una gran tensión emocional, ya sea por un exceso de responsabilidad o porque una situación nos preocupa sobremanera.

El problema es que cuando nos sentimos ansiosos nuestro proceso de pensamiento cambia y entramos en lo que podríamos denominar “modo reactivo”. En estos casos nuestros músculos se tensan, los sentidos se agudizan y se producen cambios a nivel neuroquímico que nos permiten responder físicamente con mayor velocidad pero no son precisamente los mejores aliados de la memoria.

Uno de esos cambios es la liberación de corticosterona, una hormona que entra en acción fundamentalmente ante las situaciones de tensión, miedo y ansiedad o cuando recordamos un evento “traumático” del pasado. Esta hormona se sintetiza en la corteza suprarrenal y entre sus funciones se encuentra precisamente la de bloquear los sistemas de recuperación de información.

La corticosterona afecta el funcionamiento de diferentes zonas del cerebro, entre ellas el hipocampo, que es fundamental para recordar, la amígdala, relacionada con las emociones, y la corteza cerebral, que interviene en la recuperación de los recuerdos. De hecho, neurocientíficos de la Universidad de Bordeaux apreciaron que la corticoesterona inunda, literalmente el hipocampo tan solo 15 minutos después de haber estado sometidos a un estrés agudo.

En este sentido, se ha comprobado que si se administran glucocorticoides antes de una prueba de aprendizaje, resulta más difícil recuperar ese contenido. Por otra parte, esta hormona también influye en en el tiempo que dura ese lapsus de memoria, que en ocasiones puede llegar a los 90 minutos. Esa es la razón por la cual los datos que no pudimos recordar durante un examen, una entrevista de trabajo o una presentación, afluyen sin dificultad más tarde, cuando estamos más relajados.

¿Cómo evitar esta situación?


Como podrás suponer, la mejor estrategia para evitar quedarte con la mente en blanco es mantener bajo control el estrés. Por tanto, si sabes que vas a enfrentarte a una situación que te genera tensión y ansiedad, puedes practicar antes técnicas de relajación o de control de la respiración.

También te ayudará no adoptar un discurso hiper crítico contigo mismo ya que mantener ese diálogo constante en tu mente hará que el cerebro termine sobresaturándose, por lo que se quedará en blanco en un intento por “resetearse”.

Otro truco consiste en intentar recuperar la información de la misma manera en que la adquiriste. De hecho, uno de los errores más comunes por el cual no logramos recordar un dato es porque estamos buscando en el compartimiento equivocado de la memoria. En práctica, intentamos activar un circuito que no fue el que utilizamos durante el aprendizaje, razón por la cual no podemos encontrar lo que estamos buscando. 


Fuentes:
Marks, W. N. et. Al. (2015) The effect of chronic corticosterone on fear learning and memory depends on dose and the testing protocol. Neuroscience; 289:324-333.
Chauveau, F. et. Al. (2010) Rapid stress-induced corticosterone rise in the hippocampus reverses serial memory retrieval pattern. Hippocampus; 20(1):196-207.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

¿Por qué nos quedamos “en blanco”?
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones