11/21/2016

¿Sabías que dormir poco y mal encoge y envenena el cerebro?


Sufrir insomnio no solo afecta negativamente nuestro estado de ánimo haciendo que estemos más irritables sino que también tiene profundas repercusiones a nivel cerebral. De hecho, diferentes estudios han relacionado los problemas para dormir con dificultades como la depresión, la esquizofrenia e incluso la demencia. Ahora nuevas investigaciones explican el impacto que tiene sobre el cerebro dormir poco y mal.

El insomnio encoge algunas áreas cerebrales


En un estudio realizado por un equipo de científicos de las universidades de Oslo y Oxford se analizaron los hábitos de sueño de 147 personas con edades comprendidas entre los 20 y 84 años. Cada tres años y medio los participantes eran sometidos a pruebas de resonancia magnética, de manera que lo que los investigadores podían comparar la evolución de sus cerebros.

De los participantes, un 35% dormía muy poco y mal, no lograban conciliar un sueño reparador que les permitiera descansar. En estas personas se apreció una disminución del tamaño del cerebro, fundamentalmente en las regiones frontal, temporal y parietal. También se comprobó que el impacto negativo en el cerebro era aún mayor cuando se sobrepasaban los 60 años.

El insomnio intoxica el cerebro


Otro estudio, esta vez llevado a cabo en la Universidad Autónoma Metropolitana de México, reveló que el insomnio puede hacer que ciertas moléculas neurotóxicas, que normalmente circulan por la sangre, lleguen hasta el sistema nervioso central y afecten las funciones de las neuronas. 

En este caso el experimento se realizó con animales, promoviendo periodos de deprivación del sueño durante 10 días. Así los neurocienttíficos apreciaron que durante los periodos largos de de insomnio, los vasos sanguíneos de la barrera hematoencefálica comienzan a degradarse. La barrera hematoencefálica es una formación densa de células endoteliales que se encuentra entre los vasos sanguíneos y el sistema nervioso central, cuya función es proteger al cerebro de agentes potencialmente neurotóxicos.

La falta de sueño hace que esos vasos sanguíneos no estén tan unidos como deberían, dejando que elementos nocivos pasen al tejido cerebral. Algunos de esos elementos, como el glutamato monosódico, casi omnipresente en los alimentos procesados, pueden traspasar la barrera hematoencefálica y llegar a provocar la muerte de las neuronas. 

¿Por qué el sueño es tan importante para el cerebro?


Durante muchos años se pensó que mientras dormíamos nuestro cerebro se limitaba a descansar. Hoy sabemos que no es así. Durante el sueño, sobre todo en las fases de sueño REM, que es el más profundo, el cerebro se encarga de eliminar las sustancias de desecho de su metabolismo.

De hecho, se ha apreciado que las células gliales crean una especie de canales a través de las neuronas para permitir que fluya el líquido cerebro espinal, el cual arrastra consigo las toxinas que se generan durante la actividad diurna.

El sueño también nos ayuda a limpiar la mente de los recuerdos que no necesitamos y le resta impacto emocional a las situaciones que vivimos durante el día, además de reorganizar el gran almacén de nuestra memoria.

Por eso, no es extraño que pasemos aproximadamente un tercio de nuestras vidas durmiendo. Y también por eso cuando no dormimos bien, al otro día nos despertamos fatigados, tenemos problemas para concentrarnos y estamos más irritables.

Por tanto, ahora ya lo sabes: dormir bien es fundamental para la salud de tu cerebro y para prevenir enfermedades neurodegenerativas que pueden aparecer con el paso del tiempo.


Fuentes:
Sexton, C. E. et. Al. (2014) Poor sleep quality is associated with increased cortical atrophy in community-dwelling adults. Neurology; 83(11): 967-973. 
Gomez-Gonzalez, B. et. Al. (2013) REM sleep loss and recovery regulates blood-brain barrier function. Current Neurovascular Research; 10(3): 197-207.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

¿Sabías que dormir poco y mal encoge y envenena el cerebro?
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

1 opiniones... Comparte tus ideas

Sucede también que hay individuos que son de naturaleza noctámbula. Su ritmo circadiano natural les conduce a querer dormir durante las horas de día y a estar despiertos por la noche. Justo lo contrario que la mayoría de la gente. Pienso que muchos noctámbulos no son conscientes de su naturaleza y piensan que es un problema de insomnio, cuando en realidad no tienen ningún problema para conciliar el sueño —por el día duermen estupendamente— sino que el problema es que su horario interno no coincide con el de la mayoría de humanos que resulta que son de naturaleza diurna.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones