6/17/2016

Los 3 tipos de “no” que debes aprender en la vida


Hay una buena razón por la que el “no” es una de las primeras palabras que aprendemos a pronunciar cuando somos pequeños. De hecho, los niños pasan por una fase de negativismo en la que suelen decir no a todo, por principio y sin valorar demasiados detalles. De esta forma reafirman su identidad. De hecho, descubrir la existencia del no y sus implicaciones es un gran acontecimiento para el niño ya que se da cuenta de que tiene derecho a decidir sobre su vida, aunque al inicio se trate solo de pequeñas decisiones. 

Aprender a decir no también es importante para mantener nuestro equilibrio emocional. La vida nos plantea continuamente nuevos caminos que podemos emprender, nos tienta con opciones que a veces no son las más adecuadas para nosotros. En esos casos, decir no implica ser capaces de mantenerse en el camino que nos hemos trazado, centrados en nuestros objetivos.

Además, en ciertas ocasiones decir no es la única manera que tenemos para defender nuestros derechos y mantener a raya a personas que están dispuestas a vulnerar nuestra libertad, apropiándose de nuestro tiempo y actuando como auténticos vampiros emocionales

En el ámbito profesional, manejar el arte de las negativas también es fundamental, sobre todo para que no nos sobrecarguen con tareas que no nos pertenecen y para no asumir compromisos que no podemos llevar a buen término. Obviamente, debemos aprender a decir no respetando a los demás y manteniendo buenas relaciones.

Establecer límites también es una expresión de amor propio


1. El “no” rotundo

En algunas ocasiones encontrarás a personas que te proponen planes o hacen peticiones para las cuales conoces perfectamente tu respuesta: un no rotundo. Cuando tienes una decisión muy clara y sabes que lo que te están pidiendo o proponiendo no es para ti porque puede hacerte daño o vulnera tus valores, no temas a dar un no categórico.

Es cierto que decir no es complicado, pero debes recordar que si algo no te gusta y puede lastimarte de alguna manera o hacerte sentir mal, no tienes por qué hacerlo. De hecho, a veces decir no es una expresión de amor propio, de respeto hacia uno mismo.

Establecer límites no es negativo, es la expresión de una persona que sabe lo que quiere y que conoce perfectamente hasta dónde está dispuesta a llegar. Por otra parte, un no sincero, en vez de dar largas, también es una expresión de respeto hacia la otra persona ya que así le ahorraremos tiempo y le permitiremos reorientar rápidamente su búsqueda. Si no estamos dispuestos a hacer algo, es mejor decirlo inmediatamente.

2. El “no” a medias

No siempre es necesario decir que no, pero a veces no estamos dispuestos a llegar tan lejos como demanda la otra persona. De hecho, este tipo de situaciones son muy comunes en nuestra vida cotidiana y, a la larga, como terminamos cediendo, son las principales responsables de que nos involucremos en proyectos o relaciones que en realidad no nos apetecían.

En ese caso, puedes ofrecer un no a medias. Es decir, puedes decirle a esa persona que estás dispuesto a ayudarle en determinados aspectos pero no en otros, que puedes satisfacerla solo hasta cierto punto, pero que no estás dispuesto a ir más allá. 

Puedes aprovechar ese momento para indicar exactamente cuáles son tus límites y condiciones. A la otra persona le debe quedar clara tu postura respecto a su petición, para que después no reclame lo que no te comprometiste a hacer.

Otra posibilidad que brinda un no a medias es la negociación. Por ejemplo, es posible que no estés de acuerdo con la demanda inicial pero si la otra persona cambia algunos detalles, podrías ceder. De hecho, se trata de una estrategia muy asertiva ya que de esta manera todos ganan.

3. El “no”, quizá más tarde

Si algo no te interesa, es mejor decirlo inmediatamente. De esta manera somos sinceros y respetuosos con la otra persona. Sin embargo, hay ocasiones en que simplemente no estamos dispuestos a aceptar determinada propuesta, al menos en ese momento, pero podríamos hacerlo más tarde.

En ese caso, lo más conveniente es no dejarse presionar y dejar claro que en ese momento no estamos disponibles, pero quizá más adelante podríamos involucrarnos en el proyecto o satisfacer la demanda. Vale aclarar que no se trata de darle largas al asunto porque no tenemos el coraje de dar un no rotundo, sino de dejar claro que nos interesa el tema porque no tenemos tiempo.

Por ejemplo, una persona puede proponerte un proyecto profesional muy interesante pero tus problemas personales actuales o un proyecto que te consume mucho tiempo te impide aceptarlo. En ese caso, la propuesta realmente te interesa pero no te puedes comprometer inmediatamente. Lo más conveniente para ambas partes es pactar un plazo de tiempo prudencial, pasado el cual darás tu respuesta definitiva.

¿Por qué somos reacios a decir no?


- Porque tenemos miedo a ser vistos como una persona de mente cerrada y rígida ya que en nuestra sociedad se ha asociado el sí a una mayor flexibilidad y apertura, cuando en ocasiones solo esconde una profunda falta de carácter.

- Porque es un hábito que aprendimos de niños, cuando pensábamos que decir sí implicaba obtener la aprobación de los demás, sobre todo de los padres, que se enfurecían ante nuestras negativas.

- Porque tenemos miedo a quemar los puentes que dejamos detrás y cerrarnos una vía de escape que podría sernos útil en el futuro.

- Porque tenemos miedo a la reacción de los demás o a herirlos con nuestra negativa pues pensamos que no la encajarán bien.

- Porque nos preocupa que nos tachen de egoístas cuando en realidad solo estamos defendiendo nuestro derecho a establecer límites que nos protejan.

Sin embargo, decir que no es un derecho, sobre todo si las otras personas pretenden disponer de nuestro tiempo y recursos a su voluntad. De hecho, a veces decir no es una cuestión de supervivencia psicológica, no de egoísmo. Un no sincero también es una forma de demostrar respeto por la persona, y siempre es preferible a dar un sí y luego no cumplir la palabra dada teniendo que recurrir a excusas.

Las 3 reglas de oro para dar una negativa


1. Sé amable pero firme. Si decides dar una negativa, a la otra persona debe quedarle clara. Para ello no es necesario que seas desagradable, puedes decir que no con un tono amable y declinar cualquier invitación o propuesta con una sonrisa en los labios.

2. Explica brevemente tus razones. No inventes excusas ni divagues demasiado porque parecerá que te sientes culpable, limítate a explicar brevemente el por qué de tu negativa. Las personas se sienten mejor cuando reciben una razón.

3. Sé humilde. Dar una negativa no debe hacer que te sientas culpable, pero tampoco te debe empoderar. Di no con humildad, sin pretender que eres mejor o más capaz que la persona que está pidiendo tu ayuda.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Los 3 tipos de “no” que debes aprender en la vida
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

2 opiniones... Comparte tus ideas

muchas gracias por todos los consejos definitivamente aprendí mucho los pondré en practica mas seguido.

Excelente articulo, algo que me cuesta mucho y debo poner en practica. Gracias.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones