5/07/2016

Madres e hijas: El vínculo que sana también destruye


Cada hija lleva dentro de sí a su madre. Es un vínculo que jamás podremos romper. Siempre contendremos algo de nuestras madres, lo queramos o no. Para bien o para mal, somos un pedazo de ellas.

Y llega un momento de la vida en el que debemos ser conscientes de cuánto de nosotras se lo debemos a nuestras madres. Debemos conocer cómo nuestras madres han influido en la persona que somos hoy, y cómo siguen haciéndolo. Se trata de un acto de cariño, pero también de valentía y crecimiento personal, ya que las cosas que encontremos no siempre nos gustarán.

Un vínculo único que se forma desde el primer momento


Christiane Northrup, ginecóloga y obstetra, no pudo expresar mejor ese profundo lazo que nos une desde pequeñas a nuestras madres: “Nuestras células se dividieron y desarrollaron al ritmo de los latidos de su corazón. Nuestra piel, nuestro pelo, corazón, pulmones y huesos fueron alimentados por su sangre, sangre que estaba llena de las sustancias neuroquímicas formadas como respuesta a sus pensamientos, creencias y emociones. Si sentía miedo o ansiedad, o si se sentía muy desgraciada por el embarazo, nuestro cuerpo se enteró de eso; si se sentía segura, feliz y satisfecha, también lo notamos”.

Más tarde, cuando nacemos, las madres se encargan de proporcionarnos nuestras primeras experiencias de cariño y sustento. Su poder es tal que no solo nos contagian sus estados de ánimo sino que también pueden hacer que nuestro cerebro crezca. 

Un estudio realizado en la Universidad de Washington desveló que los niños que han crecido con madres que les transmitían seguridad y confianza tenían algunas zonas del cerebro más desarrolladas, como el hipocampo. Al contrario, los niños con madres distantes emocionalmente mostraban un desarrollo atrofiado.

Sin duda, el vínculo de una madre y su hija es uno de los más íntimos que existen. A través de esa relación aprendemos a amar o a odiar, a confiar o a desconfiar, a entregarnos o a demandar… El problema es que en algunos casos negamos ese lazo, y así nos negamos a nosotras mismas. Si no reconocemos cuánto de nosotras ha sido edificado por nuestras madres, no podremos crecer, nos quedaremos estancadas en la negación.

El legado que nos transmiten nuestras madres


De vez en cuando me sorprendo hablando como mi madre, usando algunas de las frases que me repitió mil veces durante mi infancia o haciendo ese gesto que delata que pasé muchos años a su lado, aprendiendo a ser yo misma. Y es que aunque nos convirtamos en personas adultas, independientes y autónomas, no podemos deshacernos del influjo que han ejercido nuestras madres.

Cualquier mujer lleva consigo las consecuencias de esa relación. Si nuestras madres nos han transmitido mensajes positivos y nos han enseñado a amarnos y respetarnos, sus enseñanzas se convertirán en una valiosa guía emocional que nos acompañará allí donde vayamos.

Sin embargo, si hemos tenido madres tóxicas, quizá hemos aprendido actitudes recelosas, controladoras o chantajistas que después reproduciremos en nuestras relaciones con el resto de las personas. Si nuestras madres eran temerosas e inseguras, es probable que tengamos una baja autoestima y que no nos atrevamos a correr riesgos. En esos casos, debemos sanarnos. Y para hacerlo tenemos que ser capaces de comprender cuánto de esos comportamientos y creencias que nos limitan provienen de la relación que mantuvimos con nuestras madres.

¿Cómo crecer como persona a partir de la herencia materna?


1. Descubre cuánto de ti, pertenece a tu madre. La mejor manera para descubrir las creencias, estereotipos o valores que te ha inculcado tu madre consiste precisamente en bajar la guardia y dejar de pensar en ello, aunque parezca un contrasentido. En algún momento te sorprenderás diciendo frases que no son tuyas, sino que pertenecen a tu infancia o adolescencia. Profundiza en su mensaje de fondo porque es probable que muchas de esas ideas te las haya transmitido tu madre y ahora las estás repitiendo, dejando que determinen tus decisiones.

2. Valora si esas ideas te ayudan. Es probable que algunas de esas ideas te reafirmen como persona en los momentos más difíciles. Por ejemplo, ante un problema, puedes repetirte una frase que tu madre te dijo mil veces cuando pequeña, como por ejemplo: “no te preocupes, después de la tormenta siempre sale el sol”. En esos casos, esas frases te ayudarán a enfrentar las dificultades. Sin embargo, si esas ideas te conducen a menospreciarte, te limitan o te desmotivan, es hora de que asumas que no son tuyas: son opiniones sembradas en tu mente por otra persona.

3. Sana las heridas emocionales. Una idea desadaptativa que te limita casi siempre se alimenta de un conflicto que no has resuelto. Por eso, es importante que detectes esas partes de la relación con tu madre que no aceptas y que requieren un proceso de curación. Arrastrar esos problemas, fingiendo que no existen, no te permitirá crecer. Afronta los conflictos, perdona y pasa página. En ocasiones todo lo que necesitamos es hacer las paces con las rarezas y dificultades con las que nos tocó vivir. Es probable que haya sido difícil y que aún arrastres las consecuencias, pero esos problemas también te han convertido en la persona que eres hoy, así que intenta comprender cómo te han permitido crecer.

4. Elige quedarte con lo positivo. Es probable que en la relación con tu madre también hayas pasado por alto muchos aspectos positivos. De hecho, es usual que a medida que maduramos vayamos valorando en su justa medida los sacrificios que han hecho por nosotros y los cuidados que nos prodigaron. Todas las relaciones atraviesan por periodos difíciles, siempre hay discusiones y desencuentros. Después de todo, sois dos personas distintas. Sin embargo, no dejes que esos problemas rompan un lazo único. Céntrate en todas las cosas positivas de vuestro vínculo. Recuerda que todos tenemos luces y sombras, pero podemos decidir si queremos centrarnos en los errores o apreciar los aciertos.

Recuerda que el mejor homenaje que puedes hacerle a una madre es reconocer cómo te ha ayudado a crecer y a convertirte en la persona que eres hoy.

Fuente:
Luby, J. L. et. Al. (2012) Maternal support in early childhood predicts larger hippocampal volumes at school age. Journal of Proceedings of the National Academy of Sciences; 109(8): 2854–2859. 

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Madres e hijas: El vínculo que sana también destruye
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

3 opiniones... Comparte tus ideas

Muchas gracias por este articulo,me encanto,estoy de acuerdo en todo lo que en ello escribe.Feliz dia de las madres.Saludos

hay alguna circunstancia que justifique...o que de razon...para que una madre le diga a su hija...preferiria verte visto muerta que borracha

Hay ocasiones en que debemos aprender a centrarnos más en las acciones y las intenciones que en las palabras. Creo que esa madre lo que pretende es que su hija se aleje del alcohol, para protegerla, pero utiliza las palabras inadecuadas, quizá porque no conoce otra manera de hacerlo.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones