4/21/2016

Medio cerebro hace guardia cuando duermes en una cama ajena


La mayoría de las personas, cuando está de viaje, se lamenta porque no logra dormir bien. No importa si hemos elegido una confortable habitación de hotel o la tranquila casa de un familiar, dormir en una cama ajena nos resulta complicado, al menos hasta que nos acostumbremos. De hecho, aunque logremos dormir, al otro día nos despertamos con una pesada sensación de modorra y cansancio, la cual se debe a que no pudimos descansar lo suficiente. 

Ahora investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia han descubierto cuál es la causa de este problema. Todo parece indicar que cuando dormimos en una cama extraña, fuera de casa, uno de nuestros hemisferios permanece alerta, sin desconectarse por completo, para vigilar y protegernos de los posibles peligros que pueden acecharnos en un entorno desconocido.

El Efecto de la Primera Noche


Los investigadores reclutaron a 35 personas jóvenes y monitorizaron su actividad cerebral mientras dormían en el laboratorio utilizando técnicas avanzadas de neuroimagen. Estos neurocientíficos hicieron que las personas escucharan un pitido en el oído derecho, que normalmente las despertaba. Sin embargo, las personas no notaban ese mismo pitido emitido cuando este se transmitía en el oído izquierdo. Esto nos indica que un hemisferio se mantiene alerta, mientras que el otro se desconecta.

Estos resultados apuntan que durante la fase de sueño profundo, el hemisferio izquierdo no estaba completamente desconectado. De hecho, no es la primera vez que se documenta este tipo de asimetrías cerebrales. Se conoce que algunos animales, como los delfines, son capaces de descansar desconectando alternativamente cada lado de su cerebro. De esta forma, mientras un hemisferio se desconecta, el otro toma las riendas y se encarga de vigilar.

Este experimento desveló otro dato curioso: este fenómeno solo se aprecia durante la primera noche. Una vez que las personas se acostumbran a la nueva cama y al entorno, logran dormir plácidamente y ambos hemisferios se desconectan. Es lo que se conoce como el Efecto de la Primera Noche.

¿Por qué el hemisferio izquierdo no se desconecta?


Los investigadores piensan que se trata de una estrategia evolutiva, pues hace siglos dormirse por completo podía suponer un grave peligro. Por tanto, se trataría de una herencia de nuestros antepasados, una especie de sexto sentido nocturno que se activa cuando estamos en una cama ajena, en un entorno que no nos resulta familiar.

Además, en el experimento se pudo constatar que ese “vigilante nocturno” realmente es eficaz ya que ante la presencia de señales auditivas inusuales, el hemisferio izquierdo daba la señal de alarma para que la persona despertara y se pusiera a salvo del supuesto peligro.

En este punto es probable que te preguntes: ¿por qué es el hemisferio izquierdo el encargado de vigilar nuestro sueño?

Los neurocientíficos creen que la explicación se encuentra en la red neuronal por defecto, la cual recluta una serie de regiones del cerebro para que este siga trabajando cuando no somos plenamente conscientes, como cuando dormimos, estamos anestesiados o dejamos que la mente divague libremente.

Esta red se encargaría de asegurarse de que estamos listos para reaccionar ante situaciones peligrosas. En práctica, se activa para protegernos cuando nos desconectamos de la realidad o bajamos la guardia conscientemente.

Y se conoce que las conexiones del hemisferio izquierdo con la red neuronal por defecto son más fuertes que las que establece el hemisferio derecho, razón por la cual es comprensible que esta parte del cerebro permanezca alerta, ya que sería más eficaz para despertarnos en caso de peligro. 

¿Cómo evitar el efecto de la primera noche?


Los investigadores apuntan que este efecto no se puede evitar completamente, pero existen algunos trucos para intentar engañar al cerebro y lograr que baje la guardia. Por ejemplo, puedes llevar tu almohada y dormir con ella o utilizar una fragancia que te recuerde el olor del hogar. Estos detalles te transmitirán la sensación de familiaridad, por lo que tu cerebro se sentirá más cómodo y seguro.

Si viajas con frecuencia, una solución es elegir siempre que sea posible habitaciones similares. De esta forma disminuyes la sensación de novedad que tanto alarma al cerebro y que te impide descansar.


Fuentes:
Tamaki, M. et. Al. (2016) Night Watch in One Brain Hemisphere during Sleep Associated with the First-Night Effect in Humans. Current Biology.
Liu, H. et. Al. (2009) Evidence from intrinsic activity that asymmetry of the human brain is controlled by multiple factors. Proc. Natl. Acad. Sci.; 106: 20499–20503.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Medio cerebro hace guardia cuando duermes en una cama ajena
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

2 opiniones... Comparte tus ideas

Me encanto el tema. Muy bien redactado .
Donde puedo saber mas de este tema ?

Si quieres seguir profundizando en el tema, al pie del artículo encontrarás las referencias bibliográficas que te dirigen a los artículos de investigación propiamente dichos, en inglés.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones