3/29/2016

¿Cómo el amor de una madre cambia el cerebro de sus hijos?


La mayoría de los padres son conscientes de que transmitirles a sus hijos determinados valores les puede ayudar a convertirse en adultos exitosos. Muchos también se preocupan por darles una buena educación, se aseguran de que sus hijos obtienen buenas calificaciones en el colegio y, si es necesario, incluso los apuntan en actividades extraescolares. 

Por supuesto, no hay duda de que la estimulación temprana de las habilidades cognitivas determinará en un futuro la flexibilidad o rigidez mental que pueda desarrollar ese niño, así como su capacidad para resolver problemas. Sin embargo, hay un factor que hemos dejado fuera de la ecuación: el amor.

Solo el amor engendra la maravilla


Un estudio realizado en la Universidad de Washington desveló por primera vez, aportando pruebas concluyentes, que el amor no solo es esencial para la felicidad de los niños y su equilibrio emocional sino también para el crecimiento de su cerebro. Mientras más amemos a los niños, les abrazemos, besemos y sonriamos, más crecerá su cerebro.

De hecho, todo parece indicar que el cerebro humano está cableado para recibir amor, y lo necesita casi tanto como los nuevos estímulos. Se ha apreciado que el cariño de la madre estimula el crecimiento de una zona del cerebro fundamental para el aprendizaje y la respuesta ante el estrés: el hipocampo.

El hipocampo es una parte del cerebro esencial para la memoria, de hecho, está implicado en la formación de nuevos recuerdos. También juega un rol importantísimo en el aprendizaje y la respuesta ante el estrés. Además, forma parte del sistema límbico, contribuyendo a regular las emociones. Estos neurocientíficos han descubierto que en los niños cuyas madres les brindan apoyo y amor, el volumen del hipocampo es casi un 10% mayor, en comparación con los pequeños cuyas madres son distantes emocionalmente. 

En el estudio participaron 92 niños, a los cuales se les dio seguimiento durante 7 años. Durante ese periodo, los investigadores observaron cómo los padres se relacionaban con sus hijos (aunque se debe precisar que el 97% de la muestra estuvo compuesta por madres). Al comenzar el estudio, los niños tenían 6 años, cuando terminó, ya habían cumplido 13 años.

Durante ese tiempo, los investigadores diseñaron diferentes tareas para apreciar mejor cómo se relacionaban las madres con los niños. Por ejemplo, en una de ellas les pidieron a los pequeños que esperaran 8 minutos antes de abrir un regalo que les habían colocado delante.

Durante la espera, los investigadores tomaron notas de las estrategias de apoyo que usaban las madres para animar a sus hijos a ser pacientes y controlar sus impulsos. Las madres más amorosas, se mostraban cercanas y empáticas, intentando consolar al niño y explicándole por qué debía esperar. Al contrario, otras madres se mostraban distantes emocionalmente, en algunos casos simplemente obligaban a los niños a esperar el tiempo requerido o se desentendían de estos.

A los 13 años todos estos niños fueron sometieron a una resonancia magnética para evaluar el tamaño de algunas estructuras de su cerebro. Así se pudo apreciar que el apoyo y el amor materno era un buen predictor del tamaño del hipocampo. Al contrario, los niños que tenían madres más distantes emocionalmente tenían un hipocampo más pequeño.

El estudio también mostró que los niños que recibían más apoyo y amor de sus madres obtenían mejores resultados en las pruebas de comprensión emocional, habilidades verbales y competencias sociales. Los investigadores explican que cuando un niño se siente amado y protegido, instaurará un apego seguro, el cual le permite desarrollar las herramientas que necesita para enfrentar los retos que le pondrá la vida.

¿Cómo lograr que el niño desarrolle un apego seguro? 5 estrategias comprobadas científicamente


1. Ser sensible durante el juego. Un estudio desarrollado en el Children's Hospital de Nueva York desveló que cuando las madres se muestran insensibles o controladoras durante el juego de sus hijos, estos suelen desarrollar un apego inseguro. Al contrario, cuando las madres son sensibles a los intereses y necesidades de los pequeños durante el juego, estos desarrollan un apego seguro. Por tanto, asegúrate de comprender y alentar los intereses de tu hijo durante el juego.

2. Comprender los estados emocionales del niño. Una investigación llevada a cabo en la Universidad de Staffordshire mostró que los niños que desarrollan un apego seguro son aquellos cuyas madres son capaces de comprender sus estados emocionales desde pequeños y satisfacer sus necesidades. De hecho, cuando los niños se sienten comprendidos y sus emociones son validadas, se sienten seguros y pueden desarrollar una autoconfianza y una autoestima sanas.

3. Establecer más contacto físico. Un experimento llevado a cabo por investigadores de la Columbia University desveló que el contacto físico es importante para desarrollar un apego seguro. En este estudio los investigadores compararon a bebés que pasaban gran parte del tiempo en la cuna o en la silla de paseo con otros que eran cargados con frecuencia por sus padres. A los 13 meses de edad, los bebés que mantuvieron más contacto físico con sus padres habían desarrollado un apego seguro.

4. Mantenerse disponible emocionalmente. Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Haifa encontró un vínculo muy fuerte entre el apego seguro y la disponibilidad emocional de los padres. En práctica, si los padres están disponibles para hablar sobre sus emociones y apoyan a sus hijos cuando estos lo necesitan, los niños tienen más probabilidades de desarrollar un apego seguro. Sin duda, el simple hecho de saber que tienen alguien a quien recurrir, les brinda a los niños la seguridad necesaria para explorar, equivocarse y volver a empezar, la base del aprendizaje.

5. Mostrarse sensible ante el estrés infantil. Muchos padres minimizan los problemas de los niños pues piensan que no son importantes. Sin embargo, un estudio realizado en la Universidad de Illinois descubrió que la sensibilidad ante el estrés infantil es clave para que los niños puedan desarrollar un apego seguro. En esta investigación se les dio seguimiento a bebés desde que tenían 6 meses hasta que cumplieron 15 meses y se apreció que cuando las madres respondían rápidamente ante las señales de estrés, como el llanto, estos pequeños se sentían más seguros y tranquilos. Por tanto, no dejes a tu hijo llorar, atiende su llamado cuando lo necesite.

Y, por supuesto, el consejo final: amarles mucho, amarles incondicionalmente.


Fuentes:
Luby, J. L. et. Al. (2012) Maternal support in early childhood predicts larger hippocampal volumes at school age. Journal of Proceedings of the National Academy of Sciences; 109(8): 2854–2859.
Leuner, B. & Gould, E. (2010) Structural Plasticity and Hippocampal Function. Annu Rev Psychol; 61: 111–140.
Fuertes, M. et. Al. (2006) More than maternal sensitivity shapes attachment: infant coping and temperament. Ann N Y Acad Sci; 1094: 292-296. 
McElwain, N. L. & Booth-Laforce, C. (2006) Maternal sensitivity to infant distress and nondistress as predictors of infant-mother attachment security. J Fam Psychol; 20(2): 247-255. 
Meins, E. et. Al. (2001) Rethinking maternal sensitivity: Mothers’ comments on infants’ mental processes predict security of attachment at 12 months. Journal of Child Psychology and Psychiatry and Allied Discipline; 42: 637-648.
Ziv, Y. et. Al. (2000) Emotional availability in the mother-infant dyad as related to the quality of infant-mother attachment relationship. Attach Hum Dev; 2(2): 149-169. 
Anisfeld, E. et. Al. (1990) Does infant carrying promote attachment? An experimental study of the effects of increased physical contact on the development of attachment. Child Dev; 61(5):1617-1627.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

¿Cómo el amor de una madre cambia el cerebro de sus hijos?
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

1 opiniones... Comparte tus ideas

Me ha encantado este post. Muy importante para todos los padres! Muchas gracias! Lo comparto en mis redes sociales.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones