7/13/2015

Quien te enfada, te controla

Guantes de boxeo rojos

Hay situaciones que nos enfadan, simple y llanamente. Hay momentos en que no logramos dominar esa sensación de ira que va creciendo rápidamente en nuestro interior hasta estallar. También hay personas que ejercen ese mismo efecto. Puede tratarse de personas extremadamente perfeccionistas, demasiado críticas o gente que no se comprometen. De una forma u otra, lo cierto es que sus comportamientos y actitudes terminan haciendo mella en tu equilibrio psicológico, te desestabilizan y generan ira.

Sin embargo, en realidad esa persona no es la culpable de que estés enfadado. No te has enfadado por su culpa, has sido tú quien le has dado el permiso para hacerlo, has permitido que su comportamiento tenga una resonancia en tu interior, has permitido que te desestabilice. Después de todo, debemos recordar que solo puede hacernos daño aquello que realmente nos importa. 

Por eso, cada vez que dejamos que una persona desate nuestra ira, es como si dijéramos “lo que piensas sobre mí, es más importante que lo que yo mismo pienso”. De esta manera, cedes el control y le das poder al otro, pierdes la batalla antes de empezar.

Tus emociones son solo tuyas


Carl Rogers afirmó “Reconocer que ‘yo soy el que elige’ y que ‘yo soy el que determina el valor que una experiencia tiene para mí’, enriquece pero también atemoriza”. Y es que cuando nos enfadamos, tenemos la tendencia a apuntar el dedo hacia los demás. 

Poner el foco fuera de nosotros es más fácil porque así nos liberamos de cualquier responsabilidad y evitamos tener que trabajar para controlar ese enfado. Es más fácil culpar a otro por nuestra ira que buscar las causas en nuestro interior. Después de todo, nos han enseñado a pensar que el enfado es una respuesta ante determinadas condiciones del medio. 

Sin embargo, esta es tan solo una pequeña parte de la verdad. Lo cierto es que nuestras emociones y sentimientos son nuestra responsabilidad porque, si bien no podemos elegir cómo sentirnos ante determinadas circunstancias, podemos elegir cómo reaccionar ante ello, tenemos la capacidad de modular nuestras reacciones y mantener el control.

Por eso, cada vez que dejamos que alguien nos enfade, estamos cediendo el control, estamos dándole una importancia que probablemente no tiene y, sobre todo, dejamos que nos arrebate algo muy preciado: nuestra estabilidad emocional.

Aceptar que las emociones son nuestras y que podemos elegir cómo reaccionar puede atemorizar porque implica asumir una responsabilidad enorme, pero, a la vez, abre un mundo de nuevas posibilidades porque nos invita a conocernos mejor, a bucear dentro de nosotros para comprender por qué reaccionamos de determinada manera.

¿Cómo mantener la calma?


Si lo pensamos bien, reaccionar con enfado ante alguien es como poner en sus manos nuestra estabilidad emocional. Sin embargo, ¿le confiarías tu equilibrio psicológico a un desconocido que, por demás, es descortés y te resulta antipático? Desde el punto de vista racional, la respuesta es un rotundo "no". Sin embargo, desde el punto de vista emocional, es lo que hacemos cada vez que nos enfadamos. Por eso, es importante aprender a mantener la calma. Responder con tranquilidad empodera. Y mucho.

1. Descubre el origen del enfado. Normalmente la persona que tienes delante no es sino la llama que ha prendido la mecha. Puede ser que en realidad estés enfadado porque has tenido un mal día, porque algo no salió como esperabas o porque tenías demasiadas expectativas puestas en ese encuentro. De una forma u otra, la causa del enfado se encuentra dentro de ti, no tiene sentido buscarla fuera. Ese pequeño ejercicio de insight te permitirá cambiar el foco del exterior al interior, y ese simple cambio de perspectiva ya te permitirá retomar las riendas de la situación.

2. No lo tomes como algo personal. La mayoría de las veces nos enfadamos porque asumimos el comportamiento o la actitud de la otra persona como un ataque personal. Sin embargo, casi nunca es es así, se trata de una interpretación errónea. Básicamente, lo que sucede es que nuestro ego, que a menudo es desmesurado, nos hace pensar que determinadas situaciones son un ataque personal, porque nos hemos sobre identificado con la experiencia. Por eso, es importante aprender a valorar las situaciones asumiendo una distancia emocional, así podrás desarrollar una perspectiva más objetiva y racional. El mundo no complota en tu contra, es solo una percepción distorsionada de un ego enorme.

3. Cambia la forma de pensar. Para mantener la calma en las situaciones más complicadas, puedes pensar que la ira es una especie de regalo. Si una persona está intentando enfadarte, puedes permitírselo, o no. Si aceptas ese “regalo”, te enfadarás y la persona habrá ganado poder sobre ti. Al contrario, si no lo aceptas, si no le sigues el juego a los insultos y las provocaciones, no tendrá más alternativa que guardar para sí todos esos sentimientos tóxicos. Recuerda que hay personas que van por el mundo como si fueran camiones de basura emocional, pero está en tus manos aceptar que descarguen esos sentimientos tóxicos o pedirles que los coloquen en otro sitio, lejos de ti. 

En todo caso, ten siempre en mente una frase de Aristóteles: “Cualquiera puede enfadarse, es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”.

¡Que tengas una bonita semana!
4.9 estrellas, basadas en 201 revisiones

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Quien te enfada, te controla
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

3 opiniones... Comparte tus ideas

Muy interesante :) ¿Podrías recomendarme un libro ameno sobre esta cuestión?

Hola Álex,
Ahora mismo no recuerdo ningún libro dedicado especialmente a este tema.
Pero puedes leer diferentes artículos sobre la ira y el enfado.
Espero los disfrutes.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones