6/24/2015

Victimismo Crónico: Personas que funcionan en "modo queja"

Mujer con sombrilla bajo lluvia

Todos, en algún que otro momento, hemos asumido el papel de víctimas. Sin embargo, hay personas que se convierten en víctimas permanentes, sufren lo que podríamos considerar como un “victimismo crónico”. Estas personas se disfrazan de falsas víctimas, ya sea de forma consciente o inconsciente, para simular una agresión inexistente y, de paso, culpar a los demás, liberándose de toda responsabilidad.

En realidad, el victimismo crónico no es una patología, pero podría desembocar en un trastorno paranoide, cuando la persona insiste en culpar continuamente a los demás de los males que padece. Además, esta forma de afrontar el mundo, de por sí, conduce a una visión pesimista de la realidad, que produce malestar, tanto en la persona que se queja como en quien recibe la culpa.

En muchos casos, la persona que abraza el victimismo crónico termina alimentando sentimientos muy negativos, como el resentimiento y la ira, que desembocan en un victimismo agresivo. Es el típico caso de quien no se limita a lamentarse sino que ataca y acusa a los demás, mostrándose intolerante y vulnerando continuamente sus derechos como personas.

Radiografía de una víctima crónica


- Deforman la realidad. Este tipo de personas creen firmemente que la culpa de lo que les sucede es de los demás, nunca es suya. En realidad, el problema es que tienen una visión deformada de la realidad, poseen un locus de control externo, y creen que tanto las cosas positivas como las negativas que ocurren en su vida no dependen directamente de su voluntad, sino de las circunstancias externas. Además, sobredimensionan los aspectos negativos, desarrollando un pesimismo exacerbado que les llevan a centrarse solo en las cosas negativas que les suceden, obviando las positivas.

- Hallan consuelo en el lamento. Estas personas creen que son víctimas de los demás y de las circunstancias, por lo que no se sienten culpable ni responsables de nada de lo que les sucede. Como resultado, lo único que les queda es lamentarse. De hecho, suelen encontrar placer en el acto de quejarse porque así asumen mejor su papel de "pobres víctimas" y logran llamar la atención de los demás. Estas personas no piden ayuda para solucionar sus problemas, solo se lamentan de sus desdichas en la búsqueda desenfrenada de compasión y protagonismo.

- Buscan culpables continuamente. Las personas que asumen el papel de víctimas eternas, desarrollan una actitud recelosa, suelen creer que los demás siempre actúan de mala fe, solo para ponerles la zancadilla. Por eso, suelen tener un afán casi morboso por descubrir agravios nimios, sentirse discriminados o maltratados, solo para reafirmar su papel de víctimas. Así, terminan desarrollando una hipersensibilidad y se convierten en especialistas en formar una tormenta en un vaso de agua.

- Son incapaces de realizar una autocrítica sincera. Estas personas están convencidas de que no tienen la culpa de nada, por lo que no hay nada que criticar en sus comportamientos. Como la responsabilidad es de los demás, no aceptan las críticas constructivas y, mucho menos, realizan un examen de conciencia a fondo que les lleve a cambiar su actitud. Para estas personas, los errores y defectos de los demás son intolerables, mientras que los propios son una simple sutileza. Después de todo, las víctimas son ellos.

¿Cuáles son sus estrategias?


Para que una persona pueda asumir el papel de víctima, tiene que haber un culpable. Por tanto, debe desarrollar una serie de estrategias que le permitan lograr que la otra persona asuma la culpabilidad en el asunto. Si no somos conscientes de estas estrategias, es probable que caigamos en sus redes y que incluso estemos dispuestos a cargar con toda la culpa sobre nuestras espaldas.

1. Retórica victimista

Básicamente, la retórica de esta persona se dirige a descalificar los argumentos de su adversario. Sin embargo, en realidad no refuta sus afirmaciones con otros argumentos que sean más válidos, sino que se encarga de que la otra persona asuma, sin darse cuenta, el papel de atacante. 

¿Cómo lo hace? Simplemente asume el rol de víctima en la discusión, de forma que la otra persona quede como alguien autoritario, poco empático o hasta agresivo. Es lo que se conoce en el ámbito de la argumentación como “retórica centrista” ya que la persona se encarga de mostrar a su adversario como un extremista, en lugar de preocuparse por refutar sus afirmaciones. De esta manera, cualquier argumento que esgrima su adversario, será solo una demostración de su mala fe. 

Por ejemplo, si una persona se atreve a contrastar una afirmación con un hecho irrefutable o con estadísticas provenientes de fuentes fiables, la víctima no le responderá con hechos sino que dirá algo así como: “Siempre me estás atacando, ahora dices que miento” o “Estás intentando imponer tu punto de vista, haz el favor de disculparte”.

2. Retirada victimista

En algunos casos, el discurso de la víctima está dirigido a eludir su responsabilidad y evitar tener que disculparse o reconocer su error. Por eso, intentará escabullirse de la situación. Para lograrlo, su estrategia consiste en desprestigiar el argumento del vencedor, pero sin llegar a reconocer que estaba equivocado.

¿Cómo lo hace? Una vez más, asume el rol de víctima, juega con los datos a su antojo y los manipula a su conveniencia con el objetivo de sembrar la confusión. Básicamente, esta persona proyectará sus errores en el otro.

Por ejemplo, si una persona le responde con un dato comprobado, que niega su afirmación anterior, la víctima no reconocerá su error. En todo caso, intentará hacer una retirada digna y dirá algo así como: “Ese hecho no niega lo que he dicho. Por favor, no cree más confusión y caos” o “Me está culpando de confundir a los demás, no tiene educación, es evidente que es inútil discutir con usted porque no atiende a razones”, cuando en realidad quien crea el desconcierto es él mismo. 

3. Manipulación emocional

Una de las estrategias preferidas de las víctimas crónicas es la manipulación emocional. Cuando esta persona conoce bastante bien a su interlocutor, no dudará en echar mano al chantaje emocional para poner el tablero a su favor y adoptar el rol de víctima. De hecho, estas personas son muy hábiles reconociendo emociones, por lo que utilizan cualquier resquicio de duda o culpa en su beneficio.

¿Cómo lo hacen? Descubren el punto débil de su adversario y explotan la empatía que este puede sentir. De esta forma, terminan envolviéndole en su tela de araña, para que esa persona adopte toda la responsabilidad y el papel de verdugo, mientras ellos se quedan cómodos en su rol de víctimas y pueden seguir lamentándose.

Por ejemplo, una madre que no quiere reconocer sus errores, puede poner la culpa en el hijo diciendo cosas del tipo: “Con todo lo que he hecho por ti, y así me pagas”. Sin embargo, este tipo de manipulación también es muy común en las relaciones de pareja, entre amigos e incluso en el ámbito laboral.

¿Cómo enfrentar a este tipo de personas?


El primer paso consiste en darse cuenta de que estamos ante una persona que asume el rol de víctima. Luego, se trata de resistir el embate y no dejar que nos enrede en su juego. Lo más sensato es decirle que no tenemos tiempo para escuchar sus lamentaciones, que si quiere ayuda o una solución, con gusto le ayudaremos, pero que no estamos dispuestos a perder tiempo y energía escuchando continuamente sus quejas.

Recuerda que lo más importante es que estas personas no te arruinen el día descargando en ti su dosis de negatividad y, sobre todo, que no te hagan sentir culpable. No olvides que solo te puede herir emocionalmente, aquel al que le des suficiente poder.

4.9 estrellas, basadas en 563 revisiones

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Victimismo Crónico: Personas que funcionan en "modo queja"
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

14 opiniones... Comparte tus ideas

Wow éste blog de psicología me ha caído como anillo al dedo yo llevan un tiempo incurriendo en éste tipo de acciones sin poder comprender las causas de mis actos pero hace un tiempo que ya no soy ése tipo de persona y también descubrí que de quien lo aprendí fue de mi madre que es justo como se describe aquí lo cual y lo peor de todo es que por un largo periodo de tiempo yo también fui víctima de sus chantages hasta que lo pude identificar claro con mucha psicoterapia y apoyo de personas que me aman lo suficiente como para tener el amor y la paciencia de encaminarme pero gracias a eso y a mi Dios ya no sufro por las manipulaciones de mi madre ni de ninguna otra persona con victimismo crónico

Pues me alegra mucho que hayas salido de ese bucle de negatividad. En efecto, en muchas ocasiones adoptamos como propios los comportamientos de nuestros padres o de personas significativas en nuestra infancia, hasta que los hacemos conscientes y nos proponemos eliminarlos.

Muy cierto y de eso es de lo que me estoy encargando en mi vida y gracias por tu respuesta y palabras de elogio y motivación ya que cuando uno sufre cosas como éstas todo el apoyo posible es bienvenido.. Aquí tienes una amiga :)

Muy bueno el artículo y creo que tal vez soy una de esas personas, lo que no me pareció muy bueno es lo de COMO ENFRENTAR A ESAS PERSONAS, ya que a veces estamos en ese lugar no porque lo disfrutemos sino porque no sabemos como salir de el , alguien me puede responder?? les mando un abrazo grande

Daniel,
En muchos casos, no seguirle el juego a la persona que tiene un "problema" también es una manera de ayudarle.
Si nos dedicamos a escuchar los lamentos y nos compadecemos, de cierta forma estamos ratificando su actitud y su manera de llamar la atención.
En todo caso, lo mejor es acudir a un psicólogo, un profesional competente que le ayude a estas personas a cambiar la perspectiva y relacionarse con los demás de una manera más adaptativa.

Excelente artículo lo encuentro muy bueno. Mi madre es una victima profesional, cada palabra en el artículo es una desripción exacta de su persona. Los personas víctimas que funcionan en "modo queja" son más tóxicas que el veneno mismo jajaja. Es horrible como te hacen sentir culpables... cuando mi madre no está culpando se está victimizando y cuando no está criticando está denigrando... es un nunca acabar su vida entera funciona en el eje de la culpa y la victimización... es horrible es toda una manipuladora emocional profesional. Esto ya lo sabía pero gracias a este artículo me siento validado porque me confirma que la victimización es algo existe. Este artículo para mi es grandioso, todo bien, gracias a Jennifer por haberlo escrito!

Muchas gracias por el artículo. ¿Cómo poder hacer ver a esa persona que necesita ayuda? He intentado proponerlo sutilmente, diciendo que yo voy con ella; pero comentar esto causa aun más enfado y desconcierto porque, en sus palabras, es pensar que está loca...la impotencia que siento y la tristeza por no verla feliz es indescriptible. La situación es agotadora.Muchas gracias de antemano.

Hola Fani,
Te recomiendo este artículo, en el cual me refiero a Cómo convencer a alguien para ir al psicólogo. Espero te ayude.

Te felicito realmente por reconocerlo. No es muy común , ni tampoco algo fácil. Te envío mi admiración por ello.
Saludos!!!

Un excelente articulo
Lo que hecho en falta en este en particular es un final donde en lugar de dirigir la atención a descubrir actitudes victimistas en los demas y tratar de escapar de sus redes, nos enfocase en descubrir en nosotros mismos comportamientos victimistas y nos de una guia para liberarnos de esas actitudes. Hay un dejo de victimismo en el final del articulo.... jejeje

Hola,
Suelo ver cada artículo como ideas lanzadas al aire, que después se van hilvanando con temas posteriores, para dar una visión de conjunto. Por eso, quizá lo que echas en falta en este artículo, se encuentra en este otro: Tú también eres una persona tóxica :)

Mi mama se queda limpiando en casa hasta las 2 de la mañana sabiendo que debe leevantarse 5 am para trabajar yo vivo con ella tengo una hija de cuatro años y estoy en la sala hasta las 12 de lannocheaximo porq llego un poco tarde de trabajar.. la ayudo un poco a mi mama.. la casa es pequeñita y ella insiste en que hay mucho por hacer .. es demasiafo extremista.. me mamda indirectas como de q no la ayudo lo suficieente .. pero ella es extremista y esto resulta enfermizo.. que puedo hacer?

Hola Jackeline,
Por lo que comentas, parece que tu mamá utiliza las quejas como estrategia de manipulación.
En el blog podrás encontrar varios artículos sobre cómo lidiar con las personas manipuladoras. Incluso he escrito un ebook al respecto con consejos prácticos.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones