5/31/2014

Darse una segunda oportunidad: ¿Por qué es importante?


Cuando hablamos de una segunda oportunidad, normalmente pensamos en otras personas, en perdonar lo que alguien nos hizo y darles una ocasión para enmendar su error. Sin embargo, lo cierto es que a menudo nos resulta más fácil darle una segunda oportunidad a alguien que dárnosla a nosotros mismos. Y es que nosotros somos nuestro peor juez.

Lo más usual es que nos tratemos como unos ineptos por no haber podido alcanzar esa meta que nos propusimos o cuando cometemos un error. Esto se puede deber a que nadie mejor que nosotros para conocer nuestras potencialidades y saber si dimos el máximo o no. Sin embargo, en la mayor parte de los casos lo que se esconde detrás de esta manera tan dura de juzgarnos es simplemente la costumbre, la incapacidad para ser indulgentes con nosotros mismos o la creencia de que no somos lo suficientemente buenos.

Sin duda, no podemos escapar de nuestro juez interior y no se trata de algo negativo si lo sabemos aprovechar bien y nos sirve para mejorar como personas pero muchas veces somos demasiado estrictos y traspasamos la línea entre la crítica constructiva y los juicios destructivos. Por eso, es recomendable que aprendamos a tratarnos con más indulgencia y que nos demos una segunda oportunidad.


¿Por qué nos negamos una segunda oportunidad?


1. Porque somos demasiado exigentes con nosotros mismos. Cuando nos planteamos metas muy altas, contentarnos con algo menor nos resulta difícil. Por eso, cuando nos equivocamos nos sentimos tan mal y estamos tentados a tirar la toalla, pensando que ya no podremos alcanzar lo que nos hemos propuesto. Después de todo, o se logra a la primera, o no se logra. Este pensamiento polarizado es la principal causa de que nos neguemos a volver a intentarlo.

2. Porque nos anclamos al pasado. Hay personas que viven muy cómodas en su zona de confort, donde se sienten seguras. En muchas ocasiones esto implica vivir encadenados al pasado, a recuerdos que ya no pueden volver y que, aunque sean muy gratificantes, no son el presente y nos impiden avanzar. Darse una segunda oportunidad en muchas ocasiones significa pasar página y seguir adelante por lo que esta perspectiva puede asustarnos mucho.

3. Porque creemos que no lo merecemos. Si desde pequeño te inculcaron la idea de que no vales para nada y no mereces las cosas buenas que te suceden, es más probable que tires la toalla a la primera pues crees que intentarlo será en vano. Recuerda que denigrarte solo sirve para dañar tu autoestima y hacerte más miserable.

¿Cómo darnos una segunda oportunidad?


- Mantén la calma. Quizás necesitas tiempo para sanar del golpe, para que las heridas se cierren y para recuperar el equilibrio psicológico. No hay nada de malo en ello pero no postergues indefinidamente la recuperación. Ve a tu ritmo pero avanzando poco a poco de manera que cuando la próxima ocasión llame a tu puerta, estés preparado para aprovecharla y darte una segunda oportunidad.

- Ábrete a las oportunidades. Todos cometemos errores y estos no nos definen como personas, lo que realmente cuenta es lo que hicimos a partir de ese momento. ¿Nos dejamos derrotar o volvimos a intentarlo? El simple hecho de estar abierto a nuevas posibilidades te permitirá detectarlas cuando aparezcan pero si estás envuelto en un halo de negativismo, estas pasarán por tu lado sin que te des cuenta.

- Aprende del error. ¿Te has equivocado? No pasa nada, reflexiona sobre las decisiones que te llevaron a ese punto e intenta tomar un camino diferente la próxima vez. Los errores son oportunidades para aprender y para hacerlo mejor la próxima vez. Después de todo, la experiencia siempre es un plus.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Darse una segunda oportunidad: ¿Por qué es importante?
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones