5/14/2014

7 cambios imprescindibles para dejar de estar a la defensiva


Ser consciente de que estamos a la defensiva es el primer paso pero sin duda no basta para erradicar esta actitud. Por tanto, es importante que estés dispuesto a cuestionarte si realmente logras algo con esa actitud o si, al contrario, es un obstáculo para tus relaciones interpersonales y tu crecimiento. Si continúas buscando excusas para tu actitud defensiva, es que aún no estás dispuesto a cambiar, tienes demasiados recelos y miedos como para adoptar una actitud más abierta y dispuesta al diálogo. Sin embargo, si ya has comprendido que estar a la defensiva no conduce a ningún sitio, entonces estás preparado para el cambio.


¿Cómo dejar de estar a la defensiva?


1. Asume que las personas no son adversarios. Es importante que comprendas que las relaciones interpersonales no son una batalla. Cuando asumes una conversación pensando que habrá un ganador y un perdedor, te pondrás a la defensiva porque, obviamente, no quieres ser quien pierda. Pensar que solo están intercambiando puntos de vista que te pueden enriquecer te permitirá adoptar una actitud más relajada y abierta a las ideas del otro.

2. Cuando no comprendas el mensaje, pregunta. No te bases en suposiciones porque estas se sustentan en tu visión del mundo, que no siempre coincide con la de la otra persona. Cuando no entiendas alguna frase o un comportamiento te resulte extraño, en vez de sacar conclusiones, pregúntale a la persona qué ha querido transmitir. 

3. Mantén las emociones bajo control. A menudo las personas que están siempre a la defensiva son muy emocionales por lo que reaccionan exageradamente ante los estímulos del medio. En este sentido, las técnicas del mindfulness pueden ayudarte a manejar de manera más asertiva tus emociones.

4. Desarrolla tu autoestima. En la base de una actitud defensiva se suele esconder una profunda sensación de inseguridad, la creencia de que seremos pisoteados a priori. Cuando tenemos una autoestima sana y nos sentimos seguros de nuestras capacidades solemos adoptar una actitud más abierta y receptiva.

5. Toma las críticas como lineamientos para mejorar. Las personas que están a la defensiva a menudo les temen a las críticas porque las comprenden como si fuera un ataque a su integridad. Es cierto que hay personas que no saben expresar asertivamente una opinión negativa pero puedes pasar por alto el cómo lo dice para centrarte en el mensaje. ¿Tiene el mensaje algún valor que te permitirá subsanar un error y crecer como persona?

6. Desarrolla la confianza. Estar a la defensiva implica, de alguna forma, tener una visión pesimista del mundo pensando que todos están en nuestra contra. Sin embargo, de vez en cuando se necesita un acto de fe, atrevernos a confiar en las personas y en su buena voluntad. No se trata de asumir una actitud simplista y bonachona sino simplemente de darles la oportunidad de que expresen realmente quiénes son y qué quieren, sin que les cortemos las alas antes de que hayan volado.

7. Relájate. El estrés, la tensión y los conflictos pueden hacer que te pongas a la defensiva. Es normal porque cuando estamos en esta situación nuestro cerebro no es capaz de evaluar con mucha precisión los detalles de las situaciones y responde de manera más impulsiva, generando una respuesta de ataque o huída. Aprende técnicas de relajación, te ayudaran a enfrentar la jornada con más calma. 

Es obvio que estos cambios no ocurrirán de un día para el otro porque algunos requieren una profunda reestructuración cognitiva. No obstante, si te mantienes atento a tus respuestas y aprendes a controlar ese primer impulso de atacar y rebatir los argumentos del otro, poco a poco irás adoptando una actitud más abierta al diálogo solo puede traerte beneficios.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

7 cambios imprescindibles para dejar de estar a la defensiva
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

6 opiniones... Comparte tus ideas

Me doy cuenta de que soy una persona que está siempre a la defensiva, es algo que quiero cambiar y que me va a ayudar mucho en la vida.

En efecto, estar a la defensiva nos hace adoptar una actitud más cerrada, que los otros notan, aunque sea de manera inconsciente, y que termina afectando nuestras relaciones interpersonales.

Me gustaría que me recomendaseis un libro de autoayuda o algo así para el tema de estar siempre a la defensiva y mejorar la autoestima

Hola Virginia,
Te dejo una lista con los que creo, son mejores libros de autoayuda.
También puedes leer La muerte del caballo alado que quizás es algo más similar a lo que buscas.
Buena lectura!

Hola. Estoy leyendo este comentario sobre las personas que están a la defensiva,pues yo no se bien como afrontar esto,yo en algunos momentos me siento a la defensiva,tras de recibir un barapalo, de quienes tu les estas o les has ayudado, con una forma positiva, y de buenas a primeras te das cuenta que esa persona no se merece nada,a si pues me pongo a la defensiva con esa persona.

Hola,
Después de recibir un golpe, es normal que nos pongamos a la defensiva. Es un mecanismo de defensa para protegernos.
El problema es cuando siempre estamos a la defensiva y no dejamos que nadie se nos acerque.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones