4/19/2014

La adversidad: ¿Una oportunidad para empezar una nueva vida?


¿Nuestras aflicciones y problemas pueden convertirse en una puerta hacia una vida más completa, feliz y significativa? ¡Sin duda!

Si miras atrás es probable que te des cuenta de que los eventos que en su momento te parecieron terribles, que eran barreras infranqueables, después de todo, no fueron tan malos o, al menos, no fueron el fin del mundo. Y lo que es aún más importante: ¿cómo serías ahora mismo si no hubieses pasado por esos eventos?

En aquellos momentos es probable que te bloqueases, que maldijeses el mundo y que pensases que ya no tenías fuerzas para continuar. Sin embargo, lograste superar aquellos problemas, el dolor se fue mitigando y cambiaste, te hiciste más fuerte, más resiliente.


Las emociones como filtro


Cuando estamos en el centro de la tormenta nuestras emociones están a flor de piel y no nos permiten ver más allá. Por eso magnificamos las consecuencias de las situaciones y nos sentimos terriblemente mal. No obstante, con el paso del tiempo, cuando miramos atrás, despojados de la intensidad emocional del momento, es probable que nos demos cuenta de los errores que cometimos y de que existían formas mejores de enfrentar la situación.

Este análisis retrospectivo no implica culparse sino tan solo adquirir una visión más objetiva que nos permitirá enfrentar los problemas futuros desde una perspectiva más racional y objetiva. El miedo, la sensación de pérdida e impotencia así como la falta de control juegan en nuestra contra y nos sumen en un estado negativo pero si decidimos salir adelante, estas sensaciones son transitorias y dejarán paso a estados mucho más placenteros.

Un problema, una decisión, una vuelta de tuerca


Somos la suma de nuestras decisiones. La adversidad, sobre todo las situaciones más extremas, nos cambian por completo y pueden convertirse en una oportunidad para llevar a cabo ese plan que siempre habíamos postergado o incluso para atrevernos a mostrar una parte de nosotros que siempre habíamos ocultado por miedo a la crítica.

La adversidad extrema nos lleva a tomar decisiones extremas pero en nuestras manos está elegir si esas decisiones nos conducirán por buen camino o, al contrario, nos despeñarán por un precipicio. Dicho de otra manera, la adversidad nos obliga a cambiar, a dejar de lado algunos de los viejos condicionamientos y temores y podemos decidir si hacerle espacio a la alegría y la paz.

Es cierto que a veces algunos temores persisten porque no podemos borrarlos de un plumazo, y siempre estarán ahí, pero ya no son tan significativos como antes porque le hemos dado una nueva prioridad a nuestras necesidades. Por tanto, la próxima vez que te enfrentes con una adversidad, piensa que también es una oportunidad para el cambio, para atreverte a dar el paso que siempre has querido.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

La adversidad: ¿Una oportunidad para empezar una nueva vida?
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones