3/24/2014

Habilidades blandas: Indispensables para ser un profesional exitoso


¿Cuál es el secreto para alcanzar el éxito profesional? ¿Cuentan más las habilidades profesionales o se necesita una gran dosis de buena suerte? He aquí una pista: no importa el tipo de trabajo que realices, lo que realmente marca la diferencia no son las competencias profesionales sino lo que se conoce como “habilidades blandas”. De hecho, en el ámbito de la selección de personal se afirma que las habilidades duras nos consiguen la entrevista de trabajo pero las habilidades blandas son las que determinan si nos contratan o no.

¿Qué son las habilidades blandas?


En el ámbito laboral, las habilidades duras son todas las competencias vinculadas a la profesión que nos permiten realizar con éxito determinada tarea. En el caso de un informático, un ejemplo de habilidades duras son sus conocimientos sobre los lenguajes de programación y su capacidad para ponerlos en práctica. En el caso de un escritor, sería su dominio sobre el lenguaje y su capacidad para transmitir las ideas y sentimientos. 

Sin embargo, existen muy buenos programadores y escritores que no han llegado a la cúspide de su carrera profesional mientras otros, que quizás son menos talentosos desde el punto de vista estrictamente profesional, han alcanzado el éxito y el reconocimiento social. ¿Por qué?

La respuesta se encuentra en las habilidades blandas, un término bajo el cual se engloba una serie de características que incluyen desde nuestras habilidades sociales hasta nuestros hábitos de trabajo, pasando por el manejo emocional, el autoconocimiento y la capacidad de liderazgo. Se trata de habilidades transversales que comparten la mayoría de los profesionales que han tenido éxito, ya sea dentro de una empresa o de forma autónoma, como emprendedores.


5 habilidades que te harán sobresalir


Las habilidades blandas son esas competencias, hábitos y comportamientos que nos distinguen como profesional y que marcan la diferencia en el momento de emprender un proyecto, solucionar un conflicto o relacionarnos con los demás. Hoy las grandes empresas no se limitan a buscar un profesional competente, quieren que esa persona comparta los valores de la organización y que les aporte sinergia. ¿Cuáles son las habilidades blandas más importantes?

1. Habilidades Sociales

Una persona puede ser muy competente desde el punto de vista técnico pero si no tiene determinadas habilidades sociales, será difícil que llegue muy lejos en su carrera. Los profesionales exitosos son aquellos que comprenden lo que motiva al grupo y son capaces de conectar emocionalmente con los demás. Es la persona que aporta valor al grupo, que lo dinamiza y que actúa como mediador ante los conflictos o incluso como líder.

Ser habilidoso desde el punto de vista social implica ser capaz de ponerse en el lugar de la otra persona pero, aún así, mantener en mente el objetivo del proyecto y trabajar para que este se cumpla. Esto significa que debemos ser capaces de motivar a las personas para obtener el máximo de productividad logrando un ambiente agradable de trabajo. Por tanto, debemos saber cuándo es el momento de ofrecer reconocimientos pero también cuándo y cómo hacer una crítica.

2. Apertura a la crítica

A menudo, cuando una persona es muy competente en su trabajo, encaja mal las críticas o incluso hace oídos sordos. Sin embargo, estar abiertos a diferentes miradas y opiniones es fundamental para tener éxito en la vida profesional. Recuerda que a veces los mejores consejos provienen de donde menos lo esperas porque esa persona, que quizás no es experta en tu campo de acción o que no está trabajando en el proyecto, puede ofrecer una visión más objetiva y fresca.

Ponerse a la defensiva ante las críticas es la mejor manera para condenarse al fracaso profesional. En su lugar, debemos aprender a escuchar lo que los otros tienen que decir y después, serenamente, valorar la pertinencia de las críticas y, si es necesario, cambiar el rumbo. Los profesionales de éxito saben que mientras más ojos valoren su proyecto, mayores probabilidades tendrán de triunfar porque la retroalimentación desempeña un papel crucial para crecer, mejorar y detectar nuevas oportunidades. 

3. Hábitos productivos

Incluso en el trabajo más creativo existen una serie de hábitos que sustentan la productividad. Por ejemplo, un pintor o un escritor necesitan establecer una rutina de trabajo que les permita crear. No es casualidad que la mayoría de los profesionales más fructíferos en el campo de la literatura y las artes han sido precisamente los que se han impuesto una rutina de trabajo cotidiana en la cual eliminaban todas las distracciones.

No obstante, al contrario de lo que piensa la gente, los hábitos productivos no solo incluyen una rutina de trabajo preestablecida sino también pausas para el descanso y actividades que estimulen la creatividad o que inciten a la relajación. Los profesionales de éxito son aquellos que saben cuándo deben hacer un alto en el camino, son los que han encontrado el punto medio entre el trabajo y el descanso.

4. Integridad

Muchas personas creen que es pecado mortal confesar que no dominan alguna esfera de su profesión o que reconocer un error implica cavarse su propia tumba dentro de la empresa. Sin embargo, esta es una visión arcaica determinada por la creencia de que debemos funcionar como si fuésemos máquinas perfectas. No obstante, hoy muchas organizaciones priorizan los valores sobre las competencias y la capacidad de aprender sobre el conocimiento. ¿Por qué?

La razón es muy simple: el mundo está cambiando a velocidad de vértigo por lo que muchas empresas prefieren contar con personas que sean capaces de adaptarse y desarrollar nuevas habilidades antes que contratar a profesionales anquilosados. Recuerda que la integridad no ha pasado de moda, hoy más que nunca se valora a los profesionales que sean honestos, que sepan reconocer un error y que no tengan miedo a decir “no sé”. Cuando los demás saben que somos profesionales honestos, responsables y objetivos, confiarán en nosotros y en nuestro proyecto.

5. Mantener la calma

Hoy muchas empresas trabajan bajo gran presión, ya sea debido a los plazos de entrega o porque su mercado está sujeto a continuos vaivenes. Por eso, los que encargan de seleccionar al personal se preocupan cada vez más por saber cómo responderán esas personas ante situaciones de estrés. Ser un profesional competente también significa mantener la calma ante situaciones límites y dar lo mejor de sí bajo presión.

Cuando somos víctimas fáciles de la frustración, el enfado o el nerviosismo no logramos dar lo mejor de nosotros y somos más propensos a cometer errores. Los profesionales de éxito saben dar un paso atrás, desligarse de sus emociones y valorar la situación desde una perspectiva más objetiva. Para estas personas el estrés no es una barrera sino un estímulo que incrementa su productividad.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Habilidades blandas: Indispensables para ser un profesional exitoso
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

1 opiniones... Comparte tus ideas

Muy bueno, las incluiría dentro de ciertos parámetros de Inteligencia Emocional, como son las Inteligencias intra e interpersonal, saludos!

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones