1/23/2014

¿Sientes que eres invisible? Cuando la soledad planta bandera


Estás en una cena con los amigos o la familia, todos hablan y ríen pero de repente te embarga la sensación de que eres invisible. Sientes que nadie te escucha, que tus opiniones no se tienen en cuenta y puede que hasta te preguntes qué estás haciendo ahí.

En realidad, se trata de una sensación que muchas personas hemos tenido, al menos una vez en la vida. Puede durar tan solo unos pocos minutos o puede extenderse a lo largo del tiempo durante semanas o incluso meses. 

Esta sensación puede tener diferentes causas pero el origen común, lo que se esconde en su base, es la falta de lazos que nos conecten con las otras personas. Nos sentimos invisibles y solos porque creemos que no existen lazos que nos unan a las personas con las cuales compartimos nuestro día a día. Puede tratarse de lazos en el plano afectivo (sentimos que no somos suficientemente significativos para los demás) o vínculos en el plano cognitivo (creemos que no tenemos temas de conversación comunes o que no compartimos los mismos valores).

De una forma u otra, el meollo del asunto es que nos sentimos invisibles cuando creemos que existe una gran brecha entre nosotros, entre lo que pensamos, creemos y sentimos, y lo que piensan, sienten y creen el resto de las personas. 

A veces esta brecha se crea porque hemos cambiado, porque nuestro sistema de valores y/o necesidades se ha transformado y ya no encontramos satisfacción dentro del grupo al que pertenecíamos. De hecho, entrar y salir de determinados grupos forma parte del proceso de la vida. Si las personas no cambian junto a nosotros, es probable que vayamos perdiendo los puntos de contacto que antes nos unían. Sin embargo, a veces son los otros quienes cambian y nosotros somos los que nos mantenemos apegados a las viejas costumbres y valores.


¿Qué hacer?


1. Analiza la situación de la manera más objetiva posible. En ocasiones la sensación de ser invisibles es pasajera y no es necesario armar una tormenta en un vaso de agua. A veces se debe a determinada coyuntura en la cual las otras personas están demasiado ocupadas pero no se ha producido ningún cambio radical y, con un poco de paciencia, las aguas volverán a tomar su cauce. Otras veces se debe a que necesitas un apoyo adicional porque estás pasando por una situación complicada y los demás no se han dado cuenta. En fin, lo esencial es que intentes averiguar de dónde proviene esa sensación.

2. Comunica lo que sientes. Si necesitas más apoyo y si sientes que tus opiniones no están siendo tomadas en consideración, simplemente dilo. A veces las personas están demasiado ensimismadas en sí mismas como para darse cuenta de estos detalles pero si les pides ayuda probablemente estarán encantadas de ofrecértela. Lo peor que puedes hacer es rumiar continuamente esa sensación porque así solo acabarás centrándote en los aspectos negativos y aumentarás aún más la brecha. Expresa de manera asertiva lo que necesitas en esos momentos y explícales cómo pueden ayudarte.

3. Busca puntos en común. Si te sientes invisible porque has cambiado o porque lo han hecho las otras personas, es imposible que ya no tengáis más puntos en común. Al fin y al cabo, algo os ha mantenido unidos durante mucho tiempo. Cuando uno se siente solo e incomprendido, es normal que se centre en los aspectos negativos que nos separan de los demás. Sin embargo, te propongo que te concentres en las cosas que tenéis en común y que las potencies.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

¿Sientes que eres invisible? Cuando la soledad planta bandera
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

2 opiniones... Comparte tus ideas

Pero que pasa cuando intentas algo y nadie te hace caso que le comunicas lo que pasa y sólo se burlan y te dicen que estas loc@ eso si es ser invisible

Cierto, ser ignorado es otra manera de ser invisible.
Cuando tienes problemas y las personas de tu entorno no te prestan atención, lo mejor es acudir a un psicólogo o un médico.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones