12/04/2013

La ley del camión de basura: ¿Cómo evitar que te arruinen el día?


¿A menudo te levantas lleno de energía pensando que te comerás el mundo y apenas pones un pie fuera de casa encuentras a gente que te arruina el día? Puede ser el conductor del autobús, un motociclista negligente que casi te atropella, tu jefe, el camarero del bar… Siempre parece haber alguien dispuesto a hacer añicos nuestro plan de vivir un día tranquilo y feliz.

De esta forma, cuando llegas a casa por la noche descubres que estás estresado, irritable y enfadado, aunque en realidad no sabes muy bien por qué. Si esto ocurre de vez en cuando, no hay problemas, pero si este esquema comienza a repetirse demasiado en nuestras vidas terminaremos acumulando una inmensa carga emocional negativa que afectará nuestro equilibrio psicológico, nuestras relaciones interpersonales e incluso nuestra salud. ¿Qué hacer?

La historia del taxista ultrajado


David J. Pollay, un periodista estadounidense experto en Psicología Positiva, cuenta que un día andaba con mucha prisa y el tren que normalmente tomaba tenía un retraso de media hora, así que no se lo pensó dos veces y tomó un taxi.

Cuando el taxi intentó abandonar el carril preferencial, otro coche salió de la nada y el taxista tuvo que frenar con fuerza. Después de algunos segundos, que a David le parecieron eternos, el taxi finalmente se detuvo y, por pocos centímetros, no ocurrió un accidente.

Sin embargo, el asunto no terminó ahí. El conductor del coche, aunque no tenía razón, se bajó del vehículo dispuesto a discutir con el taxista. David no daba crédito a lo que sucedía: en vez de disculparse, el conductor le echaba la culpa al taxista y adoptaba una actitud agresiva. Aquello amenazaba con convertirse en una pelea en toda regla y no podría llegar a tiempo a su reunión.

No obstante, el taxista cambió el rumbo de los acontecimientos. En vez de enfadarse, le sonrió al conductor iracundo, lo saludó y retomó la marcha, haciendo oídos sordos a sus palabras amenazantes. David estaba asombrado, se preguntó cómo aquel hombre había sido capaz de actuar con tanta ecuanimidad. Entonces el taxista le dio una lección que le serviría de inspiración para escribir su libro y postular la Ley del Camión de la Basura.

El taxista le explicó que hay muchas personas que son como un camión de la basura porque van por el mundo llenos de “residuos emocionales” (entiéndase rabia, frustración, insatisfacción, pesimismo). Y mientras más basura acumulan, más necesidad sienten de encontrar un sitio donde descargarla pues no pueden soportar el peso de esas emociones. Por tanto, si se lo permitimos, descargarán esa basura encima de nosotros y nos arruinarán por completo el día.

¿Qué hacer cuando alguien intenta amargarte el día?


Esta historia nos sugiere que cuando una persona intenta atacarnos o amargarnos el día sin ninguna razón aparente, es porque acarrea consigo un pesado fardo emocional del cual intenta deshacerse. La buena noticia es que podemos decidir si hacernos cargo de esas emociones negativas o pasar de ellas y seguir nuestro camino.

De hecho, es probable que ahora mismo estés recordando a algunas personas que se comportan como auténticos “camiones de basura”. En realidad, ese es el primer paso para evitar que te arruinen el día: saber exactamente quiénes son. Una vez que has detectado a estas personas, podrás mantenerte atento a sus comportamientos y actitudes e impedir que descarguen sobre ti todos sus problemas e insatisfacciones. Ya sabemos que guerra avisada no mata soldados ;)

Cuando estas personas intenten descargar su basura emocional sobre ti, respóndeles sin perder la calma, con ecuanimidad y sin alzar la voz. Aplica el concepto de  "resistencia a la reacción", una idea muy antigua que nos enseña que si sucumbimos ante nuestro primer impulso, es probable que terminen activándose una serie de mecanismos a nivel psicológico y fisiológico que después son más difíciles de controlar.

De hecho, si te exaltas, tu cerebro emocional puede tomar el mando y aumentan las probabilidades de que termines perdiendo el control, haciendo que la situación degrade rápidamente. Para dominar tus emociones, te será útil tener en mente que es más fácil apagar una chispa que controlar un incendio. Por tanto, ponle freno al enfado antes de que se transforme en ira.

Por supuesto, no es una tarea fácil, sobre todo las primeras veces, pero poco a poco irás aprendiendo a dominarte y al final te saldrá de manera tan natural que te preguntarás cómo es posible que antes te enfadaras por cosas tan intrascendentes. Se trata de un cambio de perspectiva que vale la pena porque traerá una tranquilidad enorme a tu vida.

Fuente:
Pollay, D. J. (2010) The Law of the garbage truck. Nueva York: Sterling Publishing Co.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

La ley del camión de basura: ¿Cómo evitar que te arruinen el día?
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

5 opiniones... Comparte tus ideas

Excelente artículo. Hay que hacer un esfuerzo y practicarlo, hoy en día con los tiempos tan difíciles que vivimos nos convertimos fácilmente en "camiones de basura". Confieso que hace muchos años me aleccionó seriamente la reacción de una señora en un automercado a la cual traté bruscamente; su respuesta fue tan serena, educada y respetuosa que me sentí terrible.

En efecto, no solo debemos protegernos de los camiones de basura sino también mantenernos atentos para no convertirnos en uno de ellos.
Como bien dices, con los tiempos que corren, nada más fácil que terminar explotando ante el menor problema :(

Esto es fácil siempre y cuando no tienes al camión de basura 24 hs al lado tuyo

Pues sí, Fernando. Cuando tienes a personas así a tu lado todo el tiempo es muy difícil no contagiarse con sus emociones.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones