10/28/2013

Cuando el sentimiento de culpa nos atrapa: La transferencia moral


Ya sabemos que la culpa es uno de los sentimientos más dañinos que existe porque nos impide mirar al futuro y, a la misma vez, no nos deja vivir el presente puesto que nos mantiene atados al pasado. Sin embargo, lo interesante es que generar el sentimiento de culpa es muy sencillo, mucho más de lo que podrías suponer. El simple hecho de darle la mano a un ladrón o a un mentiroso o incluso sentarse en la silla que ellos habían usado antes, puede generar la culpa. O al menos eso es lo que demuestra un estudio muy interesante realizado en el ámbito de lo que en la Psicología se conoce como “transferencia moral”.

Los investigadores reclutaron a 54 estudiantes universitarios, a la mitad de ellos se les dijo, como por casualidad, que la silla donde estaban sentados había sido ocupada antes por un estudiante que había sido descubierto intentando robar. 

Después, todos los participantes llenaron un test de personalidad dirigido a evaluar cómo se sentían en ese momento. En la prueba se incluían ítems para valorar emociones como la ira, la culpabilidad y la tristeza, como por ejemplo: “me siento mal por algo” o “siento que tengo que disculparme”.

¿Qué sucedió?


Como podrás suponer, a las personas a las cuales se les comentó que estaban usando la silla que había sido utilizada por un ladrón, mostraron más sentimientos de culpa. 

Sin embargo, el experimento no terminó ahí. Los investigadores reclutaron a 48 estudiantes más y a la mitad de ellos se le presentó a una persona que les estrechó la mano. Después se les comentó que esa persona había hecho trampa en los exámenes. 

Una vez que los estudiantes terminaron el test de personalidad, los investigadores apreciaron un elevado sentimiento de culpa, como si hubiesen sido ellos mismos quienes hubiesen hecho trampa en sus exámenes.

Estos experimentos nos enseñan cuán fácil es generar el sentimiento de culpa en una persona pues a veces un simple comentario puede ser suficiente para desatar todo el mecanismo. El problema radica en que cuando nos sentimos culpables por algo, somos más susceptibles y podemos estar a merced de las personas manipuladoras. Por tanto, la próxima vez que te sientas culpable por algo, analiza atentamente tu entorno y a las personas que te rodean, es probable que alguien esté intentando poner su responsabilidad sobre ti, aunque sea de manera inconsciente. 


Fuente:
Eskine, K. J., Novreske, A., & Richards, M. (2013) Moral contagion effects in everydar interpersonal encounters. Journal of Experimental Social Psychology; 49(5): 947–950.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Cuando el sentimiento de culpa nos atrapa: La transferencia moral
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones