5/24/2013

Dejar las tareas a media: Una fuente de agobio y estrés


Debo reconocer que en el pasado me encantaba dejar algunas tareas a medias. Lo hacía porque saltando de una tarea a otra encontraba la inspiración necesaria y me volvía a motivar (a veces es agotador concentrarse en un mismo artículo durante horas por lo que cambiar de tema suele ser muy refrescante). Sin embargo, cuando las responsabilidades y el contenido de trabajo fueron aumentando, dejar algunas tareas a medias era peligroso porque corría el riesgo de no terminarlas.

De hecho, William James en una ocasión afirmó que “nada cansa más que el recordatorio constante de la tarea sin terminar”. Y es que cuando se tiene un plan de trabajo muy cargado, dejar las tareas a media solo puede generar caos y, al final, te conduce a la mediocridad.

Las consecuencias de dejar las tareas a medias


- Genera la molesta sensación de estar detenidos. Cuando terminas una tarea y la tachas de tu agenda te sientes bien, sientes que has avanzado y esta sensación es muy positiva para continuar con el resto de la jornada de trabajo porque te hace sentir productivo.

- Propicia la aparición del estrés. Cuando tienes tareas pendientes, no puedes evitar sentirte agobiado porque sabes que, más tarde o más temprano, te tocará terminarlas.

- Divide los recursos atencionales. En otras palabras, como continuamente estarás pensando en lo que debes hacer, tu atención no estará centrada al 100% en lo que estás haciendo.

- Disminuye la productividad. Obviamente, cuando te sientes agobiado, molesto y no puedes concentrarte, tu productividad termina resintiéndose por lo que probablemente trabajarás más lento y tus resultados tendrán menos calidad.

- Es un obstáculo para empezar nuevos proyectos. Si tienes muchas tareas a medias, probablemente te limitarás y no asumirás nuevos proyectos puesto que crees que tu contenido de trabajo es mayor del que realidad tienes.

Una, después la otra y luego la siguiente


Afortunadamente, dejar las tareas a medias es solo un mal hábito que se puede romper en cualquier momento. Solo es necesario que te lo propongas.

1. Plantéate un objetivo alcanzable. Es más fácil terminar una tarea si sabes qué tiempo y cuántos recursos te consumirá. Por tanto, plantéate cada día un objetivo alcanzable. Por ejemplo, si tienes varios clientes, no intentes centrarte en todos, prioriza y focalízate en uno o en dos para terminar realmente sus proyectos.

2. Haz solo una tarea a la vez. Si estás delante del ordenador, no habrás decenas de ventanas, focalízate en lo que estás haciendo. Y lo mismo vale si trabajas en una oficina.

3. Distráete. A menudo estar varias horas concentrado en una sola tarea puede ser agotador, por eso algunos suelen dejarlas a medias y emprender otra. No caigas en esta trampa, si te sientes cansado, lo mejor es que tomes una pausa, bebe un café, da un paseo o charla un rato con los colegas. Después, regresa y retoma la tarea con la mente más fresca.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Dejar las tareas a media: Una fuente de agobio y estrés
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

4 opiniones... Comparte tus ideas

A veces, es necesario dejar a medias una tarea. La más de las veces, por urgencias imprevistas. Otras veces, llegas a un punto en que dependes de otros para continuar, por lo que avanzas en otras tareas mientras exista la dependencia. Otras veces, para no estresarte. De hecho, métodos como Autofocus o Pomodoro, recomiendan algún refresco de la mente, para que ésta no se sumerja en un bucle perverso. Son casos interesantes a tener en cuenta, sin dejar esa tarea eternamente a medias.

Hola Rafael,
Gracias por la puntualización. Es obvio que en ocasiones nos vemos obligados a dejar las tareas a medias porque existen factores que no dependen de nuestra voluntad.
No obstante, mi intención con este artículo era llamar la atención sobre las tareas que sí podemos terminar pero que dejamos inconclusas, sobre una forma de trabajar desordenada que salta de una tarea a otra sin terminar ninguna.

Hola Jennifer, me ha parecido muy claro y atinado tu artículo. Es un tema que a veces pasa desapercibido, pero tener tareas pendientes puede ser una de las fuentes de estrés más importantes, con el agraviante que a la angustia se le suma la improductividad en el trabajo que estemos realizando.
En el tercer punto complementaría sugiriendo esquematizar de manera explícita los horarios de trabajo y ocio (o distracción). En mi caso por ejemplo utilizar un esquema 45 minutos de trabajo por 15 de distracción me ha resultado muy productivo.
Te felicito por tu trabajo de difusión en Psicología, hay pocos espacios así, te invito a pasar por mi web también ;) Saludos!

Lucas,
En efecto, se me pasó por alto pero la mejor estrategia es programar la distracción y, sobre todo, ser fieles al programa que nos hemos planteado. Cada cual tiene un punto de saturación diferente, antes de llegar a este, lo ideal es tomar una pausa.
Gracias por compartir tus ideas.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones