7/09/2012

El Juego del Ultimátum: Sentido de la justicia vs. Beneficio económico


En algunas ocasiones los juegos dejan entrever muchísima información sobre la naturaleza humana. Tal es el caso del “Juego del Ultimátum”, desarrollado por economistas y psicólogos hace ya bastantes años pero que aún hoy continúa ejerciendo una poderosa fascinación.

En realidad este juego es muy sencillo e involucra solo a dos personas. En práctica, tienen que decidir cómo dividir una determinada cantidad de dinero. Al azar, se elige a una de estas dos personas y se le pide que realice una oferta a la otra sobre cómo dividir el dinero entre los dos. Si la otra persona acepta, simplemente se divide el dinero y el juego termina pero si rechaza esta oferta, entonces ninguno de los dos recibe nada.

Lo interesante es que la mayoría de las personas que realizaba la oferta ofrecía una cantidad de dinero que oscilaba entre el 40 y el 50% del total. En estos casos, la otra persona solía aceptar. Sin embargo, si la oferta realizada era de menos del 30%, la solían rechazar.

Este juego pone en tela de juicio nuestra supuesta “racionalidad” en lo que se refiere a las cuestiones económicas ya que, cuando rechazamos una oferta, por muy baja que esta sea, esto implica que no nos llevaremos nada. Entonces… ¿qué nos motivaría a tomar esta decisión?

La respuesta es bastante simple: el hecho de que nos hagan una oferta del 30% nos resulta insultante. En resumen, pensamos que la otra persona debería compartir la mitad del dinero y si no lo hace, preferimos castigarla por su comportamiento avaro en vez de aceptar una suma de dinero que no nos resulta relevante.

Obviamente, en este juego se pone de manifiesto nuestro sentido del honor y la justicia y cómo, en algunas circunstancias, preferimos poner estos valores por encima de los beneficios económicos.

Esta explicación está sustentada por un estudio reciente en el cual se sometieron a los participantes a escaneos cerebrales mientras negociaban. Así, se pudo apreciar que cuando las personas rechazaban la oferta, se mostraba una actividad intensa en la ínsula anterior, una zona que se ha asociado con la experiencia de emociones básicas como el odio, el miedo, la tristeza, el disgusto y la felicidad. De hecho, Antonio Damasio ha propuesto que en esta región se cotejan los estados viscerales relacionados con la emoción con la experiencia que estamos viviendo.

¿Qué significa esto? Que una propuesta injusta despierta una fuerte reacción emocional en nosotros y que esta es la principal responsable de que rechacemos la oferta.


Cuando la cantidad de dinero en juego es significativa…


Por supuesto, si el comportamiento del hombre fuera tan lineal los psicólogos no tendría mucho trabajo. Por eso un grupo de investigadores de la Universidad de Melbourne pensaron en replicar el experimento pero haciendo que la suma de dinero fuese significativa para las personas. Para lograrlo, se trasladaron hasta Indonesia.

En esta ocasión, la mayoría de las personas también realizaron ofertas justas donde se dividía la suma de dinero casi a mitad. No obstante, quienes recibieron ofertas injustas también mostraron la tendencia a aceptarlas. Obviamente, mientras más significativa es la suma de dinero, más difícil nos será rechazarla. En estos casos, nuestra corteza prefrontal desempeña un papel dominante sobre la ínsula. En otras palabras, prima la parte práctica que hay cada uno de nosotros.


Fuentes:
Cameron, L. (1993) Raising the stakes in the Ultimatum Game: Experimental evidence from Indonesia. Economic Inquiry; 37(1): 47–59.
Sanfey, A.; Rilling, A. & Nystrom, C. (2003) The Neural Basis of Economic Decision-Making in the Ultimatum Game. Science; 300 (5626): 1755–1758.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

El Juego del Ultimátum: Sentido de la justicia vs. Beneficio económico
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

2 opiniones... Comparte tus ideas

Esto también puede estar relacionado con "el secuestro emocional"; esos instantes en los que estamos a merced de las emociones, pues la parte racional, más lenta, todavía no ha comenzado a actuar.
Ante una oferta ofensiva nuestra reacción emocional se dispara.
Muy interesante el artículo.
Lo compartimos con vuestro permiso

Carmen,
Es interesante lo que acotas. De hecho, si seguimos el esquema propuesto por Damasio, lo primero que se dispara ante determinadas situaciones es nuestra respuesta emocional más básica. Solo después esta pasa por el procesamiento del cortex.
Siempre que coloques el enlace correspondiente al blog, no tengo problemas en que compartas esta información.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones