5/25/2012

Mente positiva o negativismo estratégico: ¿Cuál es la clave del éxito?

En los últimos años todo parece indicar que estamos bajo el imperio del optimismo. El pensamiento positivo es “cool”, vende muchísimos libros de autoayuda y consagra para la posteridad a los gurús que llenan su timeline en Twitter con frases hechas que probablemente tienen mucha buena intención pero que están exentas de aplicabilidad y valor real.

Pero la verdad es que si tan solo prestásemos un poco de atención, el éxito no guarda tanta relación con el pensamiento positivo como con una serie de comportamientos y competencias concretas: tener objetivos bien definidos, poseer la motivación adecuada, conocer nuestros límites y potencialidades, ser perseverantes… De hecho, el celebérrimo estudio realizado por Lewis Terman en el ya lejano 1921 demostró que el éxito de los niños superdotados no está en su inteligencia sino en la perseverancia. De la misma forma, un estudio mucho más reciente publicado en Psychological Science nos alerta sobre los riesgos del pensamiento positivo afirmando que puede ser una buena técnica pero no para todos ni para todo porque podría convertirse en un peligroso efecto boomerang.

De hecho, existe una realidad que usualmente esconden los gurús de la Psicología Positiva. Y es que las cosas podemos hacerlas aún si no estamos del humor justo. Tanto es así que se ha demostrado que las mujeres que viven en los países desarrollados gestionan mucho mejor la economía que los hombres ya que estos tienden a abandonarlo todo o caer en la depresión.

¿Es que las mujeres aplican más la Psicología Positiva? No lo creo. Probablemente todo se deba a que culturalmente, han desarrollado un mayor sentido de la responsabilidad para con la familia y esto las impulsa a continuar adelante sin desfallecer. Entonces la conclusión que podríamos extrae es que podemos sentirnos mal y tener ganas de escapar pero igualmente seremos capaces de llevar adelante un proyecto. Claro, probablemente no nos sentiremos particularmente felices y relajados pero podríamos obtener buenos resultados.

Además, a veces pensar en negativo también es productivo. Por ejemplo, si piensas que podrías perder tu empleo posiblemente esto te motivará a buscar otras alternativas que podrían ser incluso más interesantes de la actual. Es como la relación entre el eustrés y el distrés. Un poco de eustrés es positivo porque nos brinda la energía necesaria para emprender nuevos proyectos o solucionar problemas particularmente difíciles.

Y es que realmente nuestro éxito ante la vida no depende tanto de nuestros pensamientos positivos sino de nuestra actitud, de nuestra capacidad para asumir las responsabilidades y de nuestras capacidades para emprender nuevos retos. Recordemos que un pensamiento sin una acción subsiguiente es tan improductivo como una danza india para llamar la lluvia.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Mente positiva o negativismo estratégico: ¿Cuál es la clave del éxito?
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

7 opiniones... Comparte tus ideas

Estoy de acuerdo en que el éxito no depende del pensamiento positivo, sino de la actitud. Pero ¿No crees que un pensamiento positivo, hace tener mejor actitud, para emprender las cosas?, si estás negativo eres incapaz de emprender nada, puesto que acabas estando deprimido.

Estoy de acuerdo con Begoña, un pensamiento positivo te impulsa a tener una actitud determinada o generar una acción.
Y con respecto al punto de comenzar a buscar alternativas por pensar en perder el empleo, lo veo como forma de motivación, autosuperación y sobrevivencia - que es algo también positivo - no lo comparto como el resultado de una acción del pensamiento negativo.
Sin embargo, es un buen punto de vista, expresar que sólo con pensar positivo no se logra el éxito. La motivación, la perseverancia y la acción son factores que también conllevan al éxito. Graciasss!!

La idea central de este artículo es hacer notar que existen otros factores más allá del Pensamiento Positivo y en precisar que este, por si solo, es casi tan ineficaz como una danza india para llamar la lluvia.
En otras palabras, para lograr nuestros objetivos el Pensamiento Positivo no basta e incluso, en algunos casos, ni siquiera es suficiente. Por supuesto, esto no significa que debamos desecharlo, en la vida debemos ser capaces de encontrar un equilibrio para todo.
También considero que existen diferencias importantes entre la autosuperación y la simple idea a perder algo (que era a lo que me refería como pensamiento negativo).
La autosuperación no esconde un pensamiento negativo sino que se guía por el deseo de crecer como personas. Mientras que el pensamiento negativo suele motivarnos porque en la base deseamos evitar alguna consecuencia nefasta. Son dos motivaciones diversas.

Huelga decir que no se puede mezclar a los gurús con los profesionales de la psicología positiva. el mismo seligman nos advierte de los beneficios del optimismo en las situaciones adecuadas. de lo contrario hablamos de ingenuidad. Obviamente el ir todos
sonriendo por el mundo saltando y cantando no tiene porqué hacernos mejores. Pero q la positividad la autoestima i la confianza en uno mismo ayudan al exito es una realidad.

A parte de revisar el estudio mencionado de Terman del 1921 pueden revisar la investigación actual de Lyubomirsky, Diener, o Achor confirman las posibilidades de conocer el funcionamiento del epectro positivo del ser humano para expandir sus potencialidades. Uno de ellos además habla de relación entre positividad y éxito en todos los aspectos vitales.

un saludo!

Sergi,
Gracias por la aclaración. Evidentemente, no es lo mismo la Psicología Positiva de Seligman que quienes se autoproclaman "gurús de autoayuda". Desgraciadamente, la Psicología Positiva es un caldo de cultivo fácil para este tipo de problemas.
En el pasado ya había tocado estos temas, por ejemplo, en un artículo denominado Psicología Positiva: su razón de ser. Y en otro donde retomo una investigación de Lyubomirsky: La Felicidad guía al éxito.

Leídos los otros posts ya veo el motivo de este y, en parte corrijo mi mensaje anterior.

Todavía soy estudiante de psicología, cosa que tu ya no, y justo me he empezado a empapar de la psicología positiva pero me parece un planteamiento interesante y muy necesario que, además, puede ser enlazado con el gran debate que se está generando sobre la importancia del bienestar como elemento determinante y no la economía o los intereses.

Parece que en diversas ramas del conocimiento ( filosofía, economía, sociología, psicología, etc) existe esta corriente emergente hacia lo bueno y mejor del ser humano, sus institucione sy sus creaciones.

Veremos como avanza. Un saludo!

Sergi,
Particularmente, me adscribo al enfoque histórico-cultural. Puedo comprender que muchas personas se sienten atraídas por el lenguaje sencillo de la Psicología Positiva pero creo que al final, es más de lo mismo.
Es decir, pensamiento y emociones están indisolublemente unidos al físico y todo el conjunto nos determina como personas. Esta es la regla base y todo el resto me sabe a "moda". Si algo tenemos los psicólogos es que llamamos al mismo fenómeno con decenas de nombres diversos. Creo que la hiperbolización de uno u otro aspecto significa reducir la riqueza de nuestra psiquis.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones