1/16/2012

Las mentiras se descubren en el rostro


Una pantalla en una habitación a oscuras. Una estudiante observa un filme repleto de horror, mutilaciones y dolor. Se puede ver que está visiblemente conmocionada. Al final de las dramáticas escenas aparece en la pantalla una orientación: "Debe describir el filme como si hubiera estado viendo flores o niños jugando en un hermoso parque". Posteriormente una persona comienza a entrevistarla.

Este ingenioso experimento fue ideado por Ekman, experto en comunicación no verbal del Instituto de Langley Porter de San Francisco. ¿Su propósito? Determinar cuáles son los signos que nos pueden indicar que una persona está mintiendo.

A las estudiantes también le mostraron películas alegres y le realizaron la correspondiente entrevista. De esta manera se podían comparar los gestos faciales de las historias verídicas con aquellas falsas. Sabiamente, se escogieron estudiantes de enfermería para este experimento pues por su profesión, estas personas intentaban ocultar su conmoción ante el sufrimiento ajeno y la mutilación física observados en el filme, de esta forma, se esforzaban en mentir mejor.

Pero… ¿por qué fijarse solamente en el rostro? Porque los músculos de la cara son extremadamente sensibles y dejan entrever rápidamente sus emociones. Más de mil expresiones faciales diferentes son anatómicamente posibles. Para mostrar todas las expresiones que puede adquirir un rostro serían necesarias dos horas.

¿Cuáles fueron los resultados? ¿Cuáles son esos detalles insignificantes que los delatan?

Aparecieron tres categorías:

1. Aquellas que eran extremadamente hábiles para mentir por lo cual un análisis superficial de sus rostros no arrojaba ningún dato revelador.

2. Aquellas que eran aparentemente incapaces de mentir y rápidamente decían la verdad.

3. Aquellas que no mentían del todo bien.

¿Cuáles fueron los gestos reveladores? Realizaban menos gestos que los que habitualmente acompañan a una conversación: no señalaban, no daban ideas del tamaño o dirección. En fin, los conocidos gestos que nos sirven para ilustrar nuestros relatos. Estos movimientos fueron sustituidos por gestos de nerviosismo como frotarse las manos, rascarse, humedecer los labios...

Pero en sentido general, se observó que la clave, tanto para aquellas personas que son excelentes mentirosos como para aquellos que no lo son tanto, se encuentran en el inicio y fin de la sesión de mentiras. Es decir, la mayoría de nosotros sabemos fingir expresiones que denotan alegría, enojo o tristeza pero no sabemos cómo hacerlas surgir inmediatamente, cuánto tiempo mantenerlas o en qué instante deben desaparecer. El ejemplo más explícito es cuando recibimos un regalo que no nos ha gustado pero debemos fingir alegría. En este punto probablemente mostramos una sonrisa de oreja a oreja que dura media hora y, por ende, los otros descubren que es falsa.

Para comprender mejor por qué las mentiras se descubren en el rostro y a través de las emociones resultan muy aclarativas las observaciones de Damasio: los músculos de la cara pueden activarse de manera consciente o de forma automática (semiinconsciente). Sin embargo, las zonas del cerebro que participan en su activación son diversas; por lo cual, los movimientos que se obtienen son diferentes. Contando además que existen pequeños músculos que solo se activarán de forma automática, por lo cual, existen mínimos movimientos que solo podrán ser realizados si verdaderamente son sentidos por la persona.


Fuentes:
Damasio, A. R. (2001) El error de Descartes. Barcelona: Crítica.
Ekman, P. & Friesen, W. V. (1975) Unmasking. The face: a guide to recognizing emotions from facial clues. New Jersey: Prentice Hall.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Las mentiras se descubren en el rostro
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

4 opiniones... Comparte tus ideas

Holas.

Muchas veces se pueden determinar ciertas actitudes de las personas si están mintiendo o no. Pero hay un factor que siempre pasa por alto, es "la sugestión".
Las personas al momento de ser entrevistadas ya esta sugestionada, leve o mayormente. Si está muy sugestionada puede tener actitudes un poco raras sobre todo en los casos en que se nota que están siendo entrevistados con la intención de ver si está mintiendo o no, ocultando información o no. Eso es un gran problema de los estudios del lenguaje corporal, muchas veces no toman en cuenta el contexto, los gestos del entrevistador (no hay que ser experto en lenguaje corporal para interpretar medianamente lo que dice un rostro). Pienso que es mejor hacer esos estudios simplemente observando a la gente en su habitad natural (sin ser entrevistados necesariamente).
También hay un problema con usar las palabras "miente", "no miente". El cerebro no siempre usa las ideas "miente", "no mientas" a veces la persona no saben si están mintiendo, hablan creyendo que dicen la verdad, de hecho los mejores mentirosos prácticamente se creen lo que dicen... Y también a veces pasa lo contrario con lo que dicen la verdad, actúan como si estuvieran mintiendo. Incluso en casos de extrema sugestión (o personas que se sugestionan fácilmente) puede que la persona invente algo que no hizo (sin ser consciente), incluso en casos tan delicados como inventarse que cometió un acto criminal...
Tal vez la mejor forma de que los estudios del lenguaje corporal funcionen bien, es asegurarse que la persona no esta siendo observada o estudiada (estudiarla en su habitad natural) y tampoco generalizar mucho con los gestos, etc.

que estés bien.

Writkas,
Tus reflexiones son excelentes. De hecho, en una entrevista debemos ser capaces de identificar cuándo se trata de señales de nerviosismo dadas por la propia tensión de la entrevista y cuándo son señales que pueden desvelar una mentira.
Para esto se necesita mucha práctica y, sobre todo, realizar varias entrevistas para validar nuestras impresiones.
No obstante, te puntualizo un detalle: por mentira se entiende la voluntad consciente de la persona de ocultar la verdad. Es decir, cuando una persona cree que lo que está contando es cierto, obviamente, allí no hay señales extraverbales que indiquen la mentira.

mmm bueno no sabía eso, pero también hay muchos psicólogos que no saben lo de la influencia de sus gestos, etc.

hace tiempo que no leía una respuesta tan buena :)

Writkas,
En la carrera de Psicología hay muchas cosas que no te enseñan, un poco como en el resto de las profesiones. Debes aprender mucho por tu cuenta.
Creo que cada psicólogo prioriza sus necesidades profesionales reales y esto significa que existirán muchos aspectos de la Psicología que no dominaremos al 100%. Es la consecuencia de la especialización.
Gracias a ti por la retroalimentación ;-)

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones