12/16/2011

Vivir con las personas “dramáticas”


Recibes una llamada a las 9 de la mañana, es tu amiga (o esposa) que te cuenta que amaneció con el cabello fatal (aunque sabes que realmente no es así), que encontró una fila impresionante de coches para ir a la oficina (pero al final logró llegar a tiempo) y dentro de poco tendrá una reunión con el odioso del jefe (aunque a veces te preguntas cómo hace el jefe para soportarla a ella). Y esto se repite cada día… al infinito… Por supuesto, cuando le encuentras cara a cara el rosario de dificultades cotidianas que tiene que enfrentar es aún mayor y más dramático.

Pues bien, esta persona es lo que se conoce como la “reina del drama” (o el “rey del drama”, que esta problemática no es exclusivamente femenina). Se trata de personas que reaccionan con emociones exageradas ante los eventos cotidianos de la vida y maximizan los problemas hasta niveles verdaderamente increíbles.

Ahora los científicos están dando sus primeros pasos para comprender qué sucede en estas personas y por qué manifiestan estos rasgos tan destructivos. En los casos extremos, se llega a diagnosticar un trastorno de personalidad borderline.

Pero… ¿qué trauma conduce al drama? En algunos casos un trauma infantil es el factor desencadenante. De hecho, según investigaciones recientes, los niños que han sido víctimas de abusos o que han vivido desastres naturales tienden a presentar afectaciones químicas a nivel cerebral en las áreas relacionadas con el humor. Esto los convierte en personas hipersensibles ante la estimulación y presentan dificultades para valorar adecuadamente las pistas sociales.

La negligencia de los padres en la educación de los niños también puede ser un factor determinante. Quienes no se han sentido amados en su infancia, en la edad adulta tienden a representar historias para atraer la atención y el cariño de los que le rodean.

Sin embargo, no toda la responsabilidad recae en el medio social, los genes también desempeñan su papel. En el año 2004 se realizó un estudio en la Escuela de Medicina de Harvard donde se apreció que el 27% de las personas que manifestaban comportamientos dramáticos en exceso tenían familiares con esta misma propensión.

No obstante, más allá de las causas que originan o desencadenan este tipo de comportamiento; lo cierto es que vivir con una “reina del drama” es un verdadero “DRAMA”, con letras mayúsculas. Y es que quienes viven o trabajan con este tipo de personas se sienten bombardeados diariamente con una serie de problemas menores y acusaciones que al final terminan causando malhumor, ira y cansancio.

Afortunadamente, existen algunos tips que pueden ayudarles a enfrentar esta problemática:

- Establecer fronteras: pon límites de tiempo y espacio a la interacción (algo que se puede poner en práctica si se trata de un compañero de trabajo). Deja bien claro que no tienes todo el día para escuchar sus quejas.

- Sé consistente: no rompas las reglas que has impuesto porque de lo contrario, volverás al punto de partida. Recuerda que a veces estas personas pueden llegar a ser muy manipuladoras.

- Mantén la calma: aunque es difícil, de nada sirve enfadarse y gritar. Además, si reaccionamos dramáticamente esto solo servirá para amplificar la emoción, por ende, escucha con calma hasta donde puedas, utiliza adjetivos de contenido emocional positivo y, cuando no estés dispuesto a escuchar más, hazlo saber inmediatamente.

- Redirecciona: una persona dramática se centrará en lo negativo, saca a relucir los aspectos positivos de la situación.

- Recomienda un psicólogo: al fin y al cabo, estas personas normalmente no se sienten felices y plenas con este papel dramático.


Fuentes:
Small; O. A. (2008) Dangerous Liaisons. Scientific American Mind; Nov-Dic: 18-19.
Goldman, A. (2006) High Toxicity Leadership: Borderline Personality Disorder and the Dysfunctional Organization. Journal of Managerial Psychology; 21(8): 733–746.
Gunderson, J. G. et. Al. (2004) Major depressive disorder and borderline personality disorder revisited: longitudinal interactions. Journal of Clinical Psychiatry; 65: 1049-1056.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Vivir con las personas “dramáticas”
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

3 opiniones... Comparte tus ideas

Hola Jennifer

Gracias por los tips. Por mi trabajo, escucho, veo a muchas personas drámaticas. He visto los tips que recomiendas y por suerte, he visto que los suelo hacer. Aunque el que más me suele costar es el de poner los límites. Y sí, tienes toda la razón del mundo, cuando cae la barrera, ahí están de nuevo.

A veces me resulta cansado estar poniendo los límites todo el rato, pero reconozco que es necesario. Estaré más atenta.

Gracias por compartirlo.

Saludos.

Maria Eugenia,
Sin lugar a dudas suele ser extenuante convivir con este tipo de personas porque, como bien dices, apenas bajas la guardia aprovechan el momento para "atacar".
La estrategia es mantenerse firmes y hacer de esto un hábito.
Gracias por compartir tus experiencias.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones