11/03/2011

El Síndrome de Ulises: Emigrar no siempre es la solución

El fenómeno de la emigración no es nuevo. De hecho, cuando se descubrió América muchos de los europeos se embarcaron en los antiguos buques y pusieron rumbo al nuevo continente con la esperanza de encontrar una nueva vida y más oportunidades para lograr sus sueños. Hoy los flujos migratorios han cambiado el sentido pero de una forma u otra, el fenómeno que sigue estando en la base es el mismo casi siempre es el mismo: la inconformidad con el estado de cosas del país donde se vive y la esperanza de encontrar un mundo mejor en el país donde se emigre.

Sin embargo, los especialistas que estudian actualmente las características de las personas que emigran afirman que estas deben enfrentarse a una serie de requisitos del medio que en muchas ocasiones depletan sus recursos psicológicos, provocando un nivel de estrés mucho mayor del que existía en la antigüedad. De esta forma, Joseba Achótegui, psiquiatra y profesor de la Universidad de Barcelona ha acuñado un nuevo término para indicar a los emigrantes ilegales (o aquellos que emigran en condiciones extremas) que sufren grandes periodos de estrés: Síndrome de Ulises o en términos más científicos, Síndrome del Inmigrante con Estrés Crónico.

Como se puede presuponer, este término hace referencia al legendario Ulises. Homero lo relataba en la Odisea de la siguiente forma: “...y Ulises pasábase los días sentado en las rocas, a la orilla del mar, consumiéndose a fuerza de llanto, suspiros y penas, fijando sus ojos en el mar estéril, llorando incansablemente...” Y luego, en otro pasaje, en aras de protegerse del perseguidor Polifemo le responde a este: “preguntas cíclope cómo me llamo… voy a decírtelo. Mi nombre es nadie y nadie me llaman todos…”

Y es que quizás las cosas no han cambiado mucho desde aquellas fechas hasta el momento porque hoy muchos emigrantes, sobre todo los clandestinos o ilegales, que desean sobrevivir deben ser invisibles, abandonar su identidad e integración social. Obviamente, de esta forma no se puede hablar de equilibrio o salud mental.


Los cuatro puntos de tensión

1. La soledad, dada por la separación de familia y sus amistades. La nostalgia por lo que quedó detrás es difícil de superar, sobre todo cuando se llega a un país de costumbres diversas. Si a esto se le suma la imposibilidad de reencontrarse con los seres queridos debido a que las condiciones económicas no lo permiten, el cuadro se hace aún más dramático. De esta forma, muchas veces la persona siente que ha caído en una especie de vacío afectivo muy difícil de sobrellevar.

2. El fracaso, cuando finalmente el emigrante se da cuenta que en el país al cual ha llegado no hay tantas posibilidades como pensaba, comienzan a aflorar los sentimientos de desesperanza y fracaso. Muchas personas emigran con el objetivo de mejorar económicamente u obtener un trabajo mejor pero si después de un tiempo prudencial sus metas principales no se encuentran cercanas, se corre el riesgo de caer en una gran depresión pensando que el esfuerzo realizado no ha valido la pena.

3. La lucha cotidiana, cuando la persona se traslada a otro país debe comenzar su vida desde cero, esto implica encontrar un apartamento decente, establecer nuevos hábitos alimenticios y satisfacer otros muchas necesidades cotidianas. Sin embargo, para esto se necesita cierta solvencia económica que normalmente los emigrantes no poseen (en parte porque aceptan trabajos mal pagados y porque parte del dinero lo envían a sus familiares). Por ende, se encuentran luchando por la sobrevivencia día a día, una lucha que es altamente desgastante, tanto en el plano psicológico como físico.

4. El miedo, la mayoría de los emigrantes ilegales acceden al nuevo país pasando por redes de contrabando de personas que proponen viajes inciertos en los cuales se puede perder la vida. Obviamente, esto genera miedo pero el peor problema radica en la aprensión cotidiana, en el temor a ser deportados.


Los síntomas del Síndrome de Ulises

Quienes están aquejados de este mal presentan algunas características peculiares que no se aprecian en todos los emigrantes, estas son:

- Tristeza: expresada en el sentimiento de fracaso y de indefensión aprendida.

- Llanto incontrolable: expresado en situaciones límite y sin importar el género.

- Culpa: sensación de que ha hecho mal a las otras personas (fundamentalmente a los familiares cercanos que ha dejado en su país) y culpabilidad por todo lo que le sucede, autoacusándose de su situación actual. Aparecen los reproches y los pensamientos del tipo: “no debería haberlo hecho”.

- Tensión y nerviosismo: síntoma muy frecuente que expresa el enorme esfuerzo que se realiza por combatir las adversidades.

- Preocupaciones excesivas y recurrentes: estas personas usualmente deben tomar grandes decisiones en muy poco tiempo, a la misma vez, se preocupan por quienes han dejado atrás y por el propio futuro. Obviamente, esta situación es difícil de soportar cuando se extiende por largos periodos de tiempo.

- Insomnio: los pensamientos rumiativos son los principales responsables de los problemas para conciliar el sueño ya que durante la noche (cuando no hay estímulos externos que distraigan el pensamiento) afloran los recuerdos y la soledad se hace aún más difícil.

A estos síntomas eminentemente psicológicos suelen sumársele otras manifestaciones físicas como los dolores de cabeza y la fatiga extrema.

Obviamente, la solución a esta problemática no se encuentra únicamente en hacer acopio de fuerzas por parte del emigrante sino que se necesita de una voluntad política que pueda palear algunas de las dificultades que causan esta malestar. Y quizás un poco comprensión por parte de los nativos podría marcar la diferencia en el día de esta persona.


Fuente:
Achotegui, J. (2004) Emigrar en situación extrema: el Síndrome del inmigrante con estrés crónico y múltiple (Síndrome de Ulises). Norte de Salud Mental; 21: 39–52.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

El Síndrome de Ulises: Emigrar no siempre es la solución
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

7 opiniones... Comparte tus ideas

Muchas gracias por este artículo.
Emigré a España hace algunos años y aunque no sentí todos los síntomas que mencionas, si hubieron muchos momentos difíciles donde llegaba el llanto, las preocupaciones y el insomnio.
Gracias por este excelente blog.
Laura

Te contradecis, porque decis no sentiste todos los sintomas pero hubieron momentos dificiles. De eso justamente está hablando el blog... de momentos. Opvio que no va hacer los 365 dias del año.

Creo que el comentario de Laura se refería a que quizás no llegó a vivir con gran intensidad los síntomas propios del Síndrome de Ulises (ya que estos tienen un carácter recurrente y mantenido en el tiempo).
Para diagnosticar la mayoría de las enfermedades mentales existen dos criterios prácticamente omnipresentes:
1. Que los síntomas sean relativamente constantes en el tiempo y se manifiesten entre 3 y 6 meses (en dependencia de la patología).
2. Que los síntomas provoquen un daño tal que interfiera con las actividades cotidianas de la personas así como en la calidad de sus relaciones interpersonales.

Gracias por esta entrada, como siempre tienes mucho nivel y aclaras mucho las cosas para un nivel que no necesariamente es especializado. Te hemos republicado citandote en nuestro blog de Mediación Intercultural.

http://mediadoresinterculturales.blogspot.com/2011/11/el-sindrome-de-ulises-emigrar-no.html

Maeglin,
Gracias a ti por dejarme esa preciosa retroalimentación y por ayudarme a difundir mis contenidos.
Un saludo

Felicito a Jennifer por la paciencia y serenidad que pone en el tema y en las respuestas a los comentarios. <un punto que me gustaria leer, por verlo reflejado entorno mio (no yo) es cuando la emigracion es reiterada. es decir:
voy a tal pais, luego de dos a cuatro años ya no lo aguanto y voy a otro pais o region geografica. no se si es emigrar o huir

Jose,
Pues muchas gracias a ti por tus palabras de aliento.
Has tocado un tema esencial que he visto muchísimo y del cual probablemente hablaré en algún artículo futuro: existen muchas personas que emigran buscando la solución a sus problemas sin darse cuenta que no es posible escapar de uno mismo. Y lo peor es que lo hacen una y otra vez. Por supuesto, al poco tiempo el lugar al cual llegan deja de satisfacerles y comienzan a buscar otro sitio donde mudarse. Es lamentable pero real.
No creo que en estas personas se dé el Síndrome de Ulises pero sin lugar a dudas son una materia de estudio muy interesante.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones