22 de julio de 2011

El significado de las mentiras

Comparte
En una ocasión Mark Twain afirmó: “Todo el mundo miente… cada día, cada hora, despierto, dormido, en sus sueños y en sus alegrías”. Probablemente esta frase nos resultará un tanto exagerada pero son varios los estudios científicos que la confirman.

Un ejemplo es el experimento desarrollado en el reciente 2002 por investigadores de la Universidad de Massachusetts. En este caso se le pidió a las personas que conversasen con un perfecto extraño y, sin que ellos lo supiesen, la conversación estaba siendo grabada. Posteriormente se le pidió a las personas que analizasen la cinta e indicasen las mentiras que habían dicho. Se descubrió que un 60% mentía aproximadamente cada 10 minutos de conversación. Como dato extra añado que hombres y mujeres mentían con igual frecuencia. ¿Por qué lo hacían? Esencialmente por dos razones: 1. Para hacer sentir bien a la otra persona y, 2. Para brindar una mejor imagen de ellos mismos.

Otro estudio desarrollado en la Universidad de Carolina del Este en el 1993 mostró que el 92% de los participantes reconocía haberle mentido a su anterior pareja sexual. ¿Cuál era la mentira más frecuente? Los hombres solían mentir sobre el número de sus parejas sexuales y las mujeres tendía a minimizar su experiencia sexual.

Lo interesante es que estos estudios se han basado sólo en las mentiras en el sentido más estricto del término pero en la vida real también mentimos por omisión o exageramos a propósito los hechos para parecer más atrayentes. Por no hablar de todas las expresiones extraverbales que fingimos…

En este punto la pregunta más obvia es: ¿Por qué mentimos?

La respuesta es muy simple: “porque funciona”.

Una de las teorías más interesantes para explicar la tendencia a mentir es la hipótesis de la inteligencia maquiavélica. Esta teoría sostiene que el desarrollo progresivo de la inteligencia en el mundo animal se debe a la necesidad de desarrollar formas más sofisticadas de engaño y manipulación. Esta hipótesis se aplica igualmente a los seres humanos, afirmando que la complejidad social los ha compulsado cada vez más a refinar los mecanismos de engaño, desarrollando habilidades superiores para negociar y convencer. Esto significaría, a grosso modo, que somos mentirosos natos.

Aunque no soy partícipe de la teoría de la inteligencia maquiavélica, debe reconocerse el papel que desempeña el medio social en la formación de nuestra “faceta mentirosa”. Por ejemplo, aunque los educadores le dicen continuamente al niño que no mienta ya que éste es un comportamiento negativo, si le enseñan tácticas sutiles de engaño que le permitirán insertarse adecuadamente en la sociedad. Un ejemplo muy sencillo es cuando regañan al niño porque ha dicho que un regalo de cumpleaños no le gustó, justo delante de la persona que se lo ha regalado. En realidad el niño está siendo sincero al expresar sus emociones pero muy pronto el pequeño aprenderá cuando expresar sus ideas y cuando no. Así, este niño aprenderá que una mentira puede hacer a las otras personas más felices y puede permitirle a él mismo ser mejor aceptado. ¡Entonces comienza el juego!

Son varios los estudios científicos que demuestran que las personas que mienten tienden a obtener mejores trabajos y atraen con más facilidad a las personas del sexo opuesto. De hecho, hace algunos años Feldman demostró que los adolescentes más populares en su escuela también son aquellos que pueden manipular y engañar con mayor facilidad a sus coetáneos.

En resumen, una buena parte de las mentiras cotidianas son un intento de encajar mejor en el círculo social en el cual nos desenvolvemos.

Pero no sólo le mentimos a las otras personas, también nos mentimos a nosotros mismos. ¿Por qué? La respuesta puede venir de la mano de un curiosísimo estudio desarrollado en las universidades de Temple y Wisconsin en el 1981 donde se apreció que las personas que se mentían a sí misma con más asiduidad eran más felices que quienes tenían una perspectiva más realista del mundo.

En este caso los investigadores le pidieron a los participantes en el experimento que probasen suerte con una serie de juegos de azar. No obstante, los resultados verdaderos se manipularon, aumentándose o disminuyéndose las ganancias. Las personas supuestamente sanas tendían a vanagloriarse cuando las ganancias habían sido artificialmente elevadas mientras que tendían a subestimarlas cuando eran demasiado pobres. En palabras de Diderot sería: “Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga”.

Asombrosamente, las personas con tendencia a la depresión evaluaron su verdadera contribución de forma más cuidadosa, percatándose de los aumentos o disminuciones de los resultados. Esta investigación, que después ha sido replicada de diversas formas, ha conducido a la teoría de que el autoengaño (en dosis pequeñas y en situaciones no relevantes) nos ayuda a mantener un buen estado de ánimo. En fin, nos mentimos a nosotros mismos para salvar nuestro ego.

No obstante, aún comprendiendo el significado de las mentiras y el rol que éstas juegan en nuestra vida íntima y nuestras relaciones sociales, soy de las que apuesto por la verdad. El hecho de que hallamos hecho las cosas siempre de un modo no significa que no existan otras formas de hacerlas, que quizás pueden ser más directas y simples.


Fuentes:
Livingstone, D. (2005) Natural born liars. Scientific American Mind; 16(2): 16-23.
Feldman, R. S.; Forrest, J. A. & Happ, B. R. (2002) Self-Presentation and Verbal Deception: Do Self-Presenters Lie More? Basic and Applied Social Psychology; 24(2): 163–170.
Knox, D. et. Al. (1993) Sexual lies among university students. College Student Journal; 27: 269–272.
Abramson, L. Y. & Alloy, L. B. (1981) Depression, nondepression, and cognitive illusions: Reply to Schwartz. Journal of Experimental Psychology: General; 110(3): 436-447.

6 opiniones... Comparte tus ideas:

Daniel dijo...

Interesante artículo, hace unos días que sigo este blog y la verdad es que me parece muy bueno, ya que la psicología es un tema que me atrae. Enhorabuena por el blog.

Jennifer dijo...

Daniel,
Gracias por dejarnos tu impronta y tus impresiones tan positivas sobre el blog.
Me alegra contarte entre mis lectores.
¡Bienvenido!

hardisback dijo...

¿Cuál es el impacto de la sociedad del conocimiento y la
sociedad de la información en la psicología?

Jennifer dijo...

Hardisback,
Tu pregunta tiene un trasfondo filosófico tan profundo que podríamos pasar horas discutiendo al respecto.
Me limito a decir que la Psicología está construida por personas y, por ende, no puede escapar a la subjetividad ni a la influencia social.

IMG PUBLICIDAD dijo...

Soy una persona muy sincera, y por decir la verdad de una manera muy seria, no le e caído muy bien a muchas personas, no me gusta ponerle muchos detalles agradables a una conversación, siento que estos detalles algunas beses complican la situación. especial mente en el trabajo, e moderado esta actitud conforme el tiempo, pero me siento incomodo al ponerle algunas mentiritas a las conversaciones. por que pienso que una mentirita se convierte en una mentirota. y en consecuencia de estas mentiritas, el mundo esta como esta.

Gracias por la publicación: me ayuda a entenderme a mi mismo y a otras personas, En especial conocer a otras personas para poder saber con que tipo de persona me voy a enfrentar, para cualquier situación.

Saludos y éxitos.

Jennifer dijo...

IMG,
Tus reflexiones son un déjà vu. En muchas ocasiones he conversado sobre este tema con los amigos, sobre todo porque también soy de las personas que prefieren la verdad y no "endulzar" demasiado las cosas (quizás por ello me gusta tanto la terapia racional emotiva).
Pues bien, el problema es que en muchas ocasiones las personas se "esperan" pequeñas mentirillas sociales con el objetivo de que las relaciones funcionen bien. Si no eres capaz de decir estas metirillas te acusan de extraño, diferente e incluso de apático o prepotente. Así, más tarde o más temprano las personas deciden decir estas pequeñas mentiras en aras de no buscarse más problemas.
Sin embargo, yo normalmente prefiero mantener mi postura (sobre todo con las personas que realmente me interesan), es algo que jamás me ha fallado porque cuando los otros llegan a conocerte verdaderamente, aprecian esta sinceridad.
Un saludo