6/24/2011

¿Por qué llega el aburrimiento?

Probablemente la definición más internacional de aburrimiento es: “no tener nada que hacer” y de seguro todos en algún momento hemos sido víctimas del mismo. Pero… ¿el aburrimiento es simplemente una situación monótona ante la cual reaccionamos o existe un mecanismo mucho más profundo en nuestro cerebro que nos compulsa al aburrimiento?

Realmente el aburrimiento es un tópico bastante reciente en la investigación psicológica. Los primeros estudios estuvieron encaminados a analizar los efectos de las tareas tediosas en el desempeño de los trabajadores en las fábricas. Así, ya en el 1926 se publicaba el primer artículo en la British Medical Journal donde se afirmaba que el aburrimiento está relacionado con la fatiga mental y es una consecuencia de la repetición y la falta de interés en las actividades de carácter repetitivo. No obstante, a pesar de que esta primera aproximación al aburrimiento aún era muy ingenua, este psicólogo notó que existían diferencias personales, ya que habían trabajadores que no “eran susceptibles al aburrimiento”.

Más tarde, en la década del ’30; el aburrimiento comenzó a estudiarse a nivel de laboratorio, llegándose a la conclusión de que el mismo era un estado parecido al de la somnolencia; sugiriéndose que el mismo era una mezcla de una activación baja y una falta de motivación. Posteriormente, en la década del ’50 aparece una comprensión psicoanalista del aburrimiento donde se afirmaba que el mismo era el resultado de una represión que hace que la persona se quede sin deseos, objetivos y con una falta de voluntad aparente.

Sin embargo, no es hasta la década de los ’80, de la mano de Norman D. Sundberg, que comienza a desarrollarse en la Psicología una visión verdaderamente comprensiva y global del fenómeno del aburrimiento. Entonces se descubrió que habían personas que mostraban una tendencia al aburrimiento y éstas también presentaban una mayor probabilidad de desarrollar ansiedad, depresión, ira, conductas agresivas y adictivas y a desempeñarse peor en las situaciones de interacción social.

Hoy por hoy se sabe que las personas extrovertidas tienen una mayor propensión al aburrimiento ya que éstas están a la búsqueda continua de nuevos estímulos que provengan del medio. Al contrario, las personas creativas, que poseen intereses diversos, tienden a aburrirse menos porque siempre se motivan a sí mismas a hallar un nuevo estímulo.

Un estudio interesante sobre el aburrimiento desarrollado por Mary B. Harris en el año 2000 demostró que las personas que se concentran más en sus estados emocionales también suelen aburrirse más. Según esta investigadora, esto sucede porque cuando estamos demasiado pendientes de cómo nos sentimos, nuestra atención se desvirtúa de las tareas y éstas se nos hacen más monótonas y faltas de interés.

No obstante, más allá de las diferencias individuales y de la propensión mayor o menor que algunos podamos tener al aburrimiento, existen otros especialistas que afirman que la culpa realmente es del cerebro. Es decir, nuestro cerebro está programado para activarse ante los estímulos que nos resultan novedosos pero con el paso del tiempo, si nos mantenemos en la misma tarea, el cerebro se habitúa a la misma y disminuye la intensidad de la activación hasta que llega un momento en que nos resulta difícil concentrarnos y ¡nos aburrimos!

Realmente, el aburrimiento no es un fenómeno que pueda explicarse a partir de un solo factor aunque sin lugar a dudas las personas con pocos intereses, faltas de creatividad, introvertidas y que les resulte difícil concentrarse, serán víctimas más fáciles del aburrimiento, el resto es un proceso meramente neural.

Si buscan una estrategia para combatir el aburrimiento, acá les dejo unas frases de dos grandes personajes de la ciencia:

Pueden entrenarse ustedes mismos para ver la riqueza que les rodea. Si logran encontrar una manera para reconocer y apreciar la belleza del mundo – incluyendo las diferentes tonalidades de colores y las formas – entonces probablemente nunca más estarán aburridos.” Vodanovich

Cuando les golpee el aburrimiento, golpéenlo a él. Déjense aplastar por él, sumérjanse, hasta el fondo. Por lo general, cuando las cosas son desagradables la regla es: cuanto antes te sumerjas más rápido saldrás a la superficie.” Brodsky


Fuentes:
Gosline, A. (2007) Bored? Scientific American; Diciembre-Enero.
Harris, M. B. (2000) Correlates and Characteristics of Boredom Proneness and Boredom. Journal of Applied Social Psychology; 30(3): 576-598.
Farmer, R. & Sundberg, N. D. (1986) Boredom Proneness-The Development and Correlates of a New Scale. Journal of Personality Assessment; 50(1): 4-17.
Davies, A. H. (1926) The physical and mental effects of monotony in modern industry. British Medical Journal; 2: 472-479.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

¿Por qué llega el aburrimiento?
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones