10/29/2010

Efecto Halo: los mecanismos psicológicos que lo sustentan

El Efecto Halo es uno de los sesgos cognitivos que se aprecia con mayor frecuencia en la vida cotidiana y se refiere a una generalización errónea a partir de una sola característica o cualidad del objeto o la persona.

El término en sí fue acuñado por Thorndike en el año 1920 y surgió a partir de sus investigaciones en el ejercito cuando se percató de la tendencia de los oficiales a atribuir una serie de características positivas a sus superiores una vez que habían descubierto una sola cualidad positiva o al contrario, valorarlos negativamente a partir de una única cualidad negativa.

Más tarde Nisbett y Willson realizaron un experimento donde a dos grupos de estudiantes de la Universidad de Michigan (118 en total) se les mostró un video de un profesor dando sus clases. Lo interesante fue que, a pesar de ser el mismo profesor, en un video éste se mostraba autoritario e imperativo en la relación con los estudiantes mientras que en el otro video se comportaba de manera cordial y afable. Cada grupo sólo vio una de las dos facetas del profesor, la más negativa o la positiva.

Posteriormente a cada estudiante se le pidió que describiera el aspecto físico del profesor. Lo curioso fue que aquellos estudiantes que apreciaron la faceta más positiva del profesor lo calificaron como una persona simpática y atractiva mientras que aquellos que apreciaron la faceta más negativa lo describieron con adjetivos poco favorecedores, a pesar de que solamente se hacía referencia al físico. No obstante, lo verdaderamente impactante de este experimento fue que al preguntarle a los estudiantes si consideraban que la actitud del profesor estaba incidiendo en cómo evaluaban su atractivo físico, todos respondieron con un “no” rotundo, estando convencidos de que sus juicios eran objetivos.

El mismo efecto se observó en otro experimento realizado algunos años más tarde por Karen Dion. En esta ocasión a las personas se les presentaron diferentes fotografías y se les pidió que emitieran sus juicios sobre la persona que aparecía en la foto. Como resultado se apreció que las personas atractivas físicamente eran descritas con características de personalidad socialmente positivas como: responsables, cálidas y afables. Si bien los entrevistados no conocían a la persona de la imagen.

Vale aclarar que el Efecto Halo no se evidencia exclusivamente en nuestra relación con las personas sino que también se extiende a los productos por lo que en el área del marketing es ampliamente conocido y utilizado para mejorar la imagen de los más disímiles productos o para posicionar una marca en el mercado. Un ejemplo del Efecto Halo es el clásico experimento en relación con el gusto de la Coca Cola que pueden leer en el artículo: “¿Coca Cola o Pepsi Cola?”.

Pero… ¿qué mecanismos psicológicos se esconden detrás del Efecto Halo?

Este sesgo es una distorsión cognitiva que afecta el modo en el cual percibimos la realidad pero los mecanismos psicológicos que dan origen a esta forma de valorar el mundo aún son objeto de discusión.

Thorndike creía que el Efecto Halo era mucho más que una simple presunción o interpretación de los significados de las cualidades aisladas considerando que el origen del mismo radicaba en nuestra incapacidad para resistir la influencia afectiva de una evaluación global sobre una evaluación de cualidades específicas. En otras palabras, no somos lo suficientemente hábiles como para separar un atributo aislado que tiene un fuerte impacto emocional, de nuestra visión global de la persona o el hecho en cuestión.

Nisbett y Willson consideraban que el origen del Efecto Halo no se encontraba tanto en el impacto emocional de la cualidad aislada como en la falta de conciencia de las personas para separar una cualidad individual de una valoración global.

Por otra parte, Solomon Ash pensaba que el Efecto Halo era consecuencia de una disonancia cognitiva. Si la primera impresión que nos formamos de una persona es positiva, entonces mostraremos una tendencia a evaluarla positivamente de manera global, en aras de no romper la congruencia entre emociones, comportamientos y creencias. Así, el Efecto Halo estaría vinculado con el Efecto de la Primacía, según el cual los primeros atributos que se conocen de la persona serán decisivos para nuestra valoración integral de la misma.

Particularmente considero que las personas que nos rodean y la realidad en sí misma es muy compleja, nada es en blanco y negro y en ocasiones esta variedad de matices nos resulta abrumadora o no poseemos todas las herramientas psicológicas necesarias para lidiar con las mismas. Entonces tendemos a simplificar y nos dejamos llevar por la primera cualidad que conocemos del objeto. En muchas ocasiones este mecanismo transcurre de manera no consciente, por lo que ni tan siquiera nos percatamos del Efecto Halo, pero el mismo es un intento de darle un sentido estructurado, lógico y sencillo a un acontecimiento que no conocemos con profundidad. Por supuesto, en este sentido, el Efecto Halo será más o menos fuerte, más o menos consciente, en relación con el impacto emocional de las características individuales que conocemos.

Así, el Efecto Halo sería una tendencia a la simplificación a partir de una cualidad aislada en aras de mantener cierta congruencia en nuestra visión del mundo y de las relaciones interpersonales, cuando no tenemos datos suficientes como para desarrollar un juicio profundo y complejo sobre algunas personas o fenómenos de nuestra realidad.  


Fuentes:
Nisbett, R. E. & Wilson, T. D. (1977) The Halo Effect: Evidence for Unconscious Alteration of Judgments. Journal of Personality and Social Psychology; 35(4): 250-256.
Kelly, G.A. (1955) The psychology of personal constructs. New York: Norton.
Asch, S. (1946) Forming Impressions of Personality. Journal of Abnormal and Social Psychology; 41: 258-90.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Efecto Halo: los mecanismos psicológicos que lo sustentan
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones