4/30/2010

La apatía social: el experimento que dio origen al Efecto Bystander.

En el año 1964 una mujer fue asesinada. Los periódicos cubrieron la noticia y afirmaron que 38 personas habían escuchado y visto el ataque pero no hicieron absolutamente nada para detenerlo. Esta alarmante apatía llamó la atención de dos psicólogos: Darley y Latane, quienes se preguntaron si el hecho de que estas personas estuviesen formando parte de un grupo habría incidido en sus comportamientos.

Inmediatamente se pusieron manos a la obra e invitaron a algunos voluntarios a formar parte de una discusión. Se les dijo que la conversación que sostendrían sería extremadamente privada (probablemente acerca del tamaño de los genitales) por lo cual las personas se hallarían en habitaciones diferentes y se comunicarían usando un intercom. Durante la comunicación uno de los miembros fingiría un ataque epiléptico que podría ser escuchado por el interlocutor. Por supuesto, para que la persona en la habitación continua se percatara del problema que estaba teniendo su compañero de charla, se le pidió al "actor" que pronunciase las siguientes palabras en tono temeroso: "Wow, estoy teniendo casi un ataque epiléptico".

Cuando las personas creían que estaban manteniendo una conversación privada con el afectado, el 85% de ellas abandonaron la sala para prestarle ayuda a su interlocutor. Por supuesto, de alguna que otra manera, cuando se establece una conversación entre dos personas sobre un tema muy personal, es bastante lógico que nos preocupemos por el otro y le brindemos nuestra ayuda en caso de necesidad.

Entonces los investigadores variaron las condiciones del experimento: incluyeron en la conversación a tres personas más, formándose un pequeño grupo de cuatro personas que conversaban sobre temas íntimos. Entonces uno de ellos simuló un ataque epiléptico. ¿Resultado? Solo el 31% de las personas acudieron a brindar su ayuda; el resto simplemente asumió que alguien más se haría cargo de la desafortunada situación.

¿Cómo pueden explicarse estos comportamientos tan dispares?

Los investigadores hipotetizaron que, si una sola persona se enfrenta a una situación de emergencia, la presión y el peso de la responsabilidad le hacen actuar rápidamente para proveer su ayuda. Pero si esa misma persona se encuentra en un grupo, sentirá menos presión y menos responsabilidad por lo que está ocurriendo por lo cual es muy probable que se demore más en responder ante la emergencia.

A partir de este experimento se acuñó el término: Efecto Bystander; fenómeno que se refiere a las personas que no ofrecen su ayuda en una situación de emergencia cuando otras personas están presentes en el lugar de los hechos.

Así, se estableció una especie de correlación inversa: mientras más personas coexistan en una situación de emergencia, menos tendencia mostrarán estas a ayudar.

Por supuesto, las razones que provocan este efecto son muy variadas y no se sustentan únicamente en la dilución de la responsabilidad, como afirmaban Darley y Latane. Las personas pueden vivenciar el Efecto Bysbander porque la gran mayoría de ellas son víctimas de una respuesta semiautomática: monitorean las reacciones de los que le rodean para evaluar si es necesario intervenir. De más está decir que en esta “valoración”, se suele perder un tiempo precioso. Otra posible causa radica en que las personas tienden a descalificarse con el pensamiento del tipo: “alguien más calificado que yo para brindar ayuda intervendrá”. No obstante, aunque las causas pueden ser muchas, el efecto es idéntico: tendemos a paralizarnos y no brindar nuestra ayuda.


Fuente:
Darley, J. M. & Latané, B. (1968) Bystander intervention in emergencies: Diffusion of responsibility. Journal of Personality and Social Psychology; 8: 377-383.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

La apatía social: el experimento que dio origen al Efecto Bystander.
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

4 opiniones... Comparte tus ideas

Muy interesante y curioso. Es cierto que cuando ocurre algo inesperado, esperamos ver como reaccionan los demás antes de empezar a actuar nosotros.Supongo que si eres médico, socorrista o bombero esto no te debe suceder y si no lo eres, deseas que alguien de tu alrededor lo sea.
Saludos.
Montse

Muy interesante!...
Aunque creo, que además, de a poco, va convirtiendose en un rasgo social a erradicar...
Saludos!

Me uno a la curiosidad e interés general por este exprimento. Las conclusiones tienen sentido, es verdad que en grupo nos inhibimos más y podemos llegar a pensar que alguien actuará. Pero es necesario cambiar este chip. Esta semana un chico me ha contado que le asaltaron en la calle, a las puertas de un colegio en horario de salida, lleno de padres, y que ninguno movió un dedo por ayudarle. Y en los medios de comunicación ya hemos asistido a noticias amargas de personas agredidas que expresan que nadie les echó una mano...

Un cordial saludo para todos, y sigue contándonos investigaciones curiosas de psicología, Jennifer.

José Luis Gonzalo

Hola a todos:
Cuando estaba investigando sobre el fenómeno Bystander encontré numerosas investigaciones muy interesantes, o alarmantes así que no quise pasarlo por alto.
Lo cierto es que los ejemplos prácticos sobre este efecto desgraciadamente son muy comunes. Cuando estamos rodeados de personas no solo esperamos para ver cómo reaccionan los otros sino que además esperamos que sean ellos quienes actuen. Sentimos que nuestra responsabilidad se diluye cuando estamos en grupo y también por ese efecto nos desinhibimos más cuando formamos parte de un grupo que cuando estamos solos.
Como bien dices José Luis, creo que va siendo hora de cambiar esta mentalidad y comenzar a ser críticos para con nuestros comportamientos y asumir nuestras responsabilidades desde una postura comprometida.
Un saludo a todos y gracias por compartir sus opiniones,

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones