12/25/2009

Una silla y un casco vibratorios para atender los problemas psicológicos

La historia de la Psicología encierra capítulos verdaderamente bizarros. Algunos de los tratamientos más raros y los instrumentos más curiosos ya los hemos recorrido, no obstante, siempre aparecen nuevas historias que no dejan de sorprenderme.

Esta vez el iluminado creador es Charcot, uno de los neurólogos más prominentes del siglo XIX. Iniciemos entonces la historia: En el ya lejano 1892 y cuando Charcot se encontraba en los finales de su carrera profesional halló un curioso tratamiento en una revista francesa:"Vibration therapeutics: Application of rapid and continuous vibrations to the treatment of certain nervous system disorders". El artículo hacía alusión a la terapia vibratoria para curar algunos desórdenes neurológicos. Como Charcot murió un año después su discípulo Gilles de la Tourette continuó con el proyecto vibracional: una silla vibratoria para atender las neuralgias, los dolores de espalda y los dolores de cabeza.

Las sesiones en la silla vibratoria podían llegar a durar hasta 30 minutos según el trastorno que se tratase. La frecuencia, dirección e intensidad de las vibraciones podían ser reguladas por el terapeuta. Las mejorías comenzaban a notarse después de la quinta o la sexta sesión. Este tratamiento era particularmente eficaz con los enfermos de Parkinson: después de una sesión de vibraciones las personas podían dormir tranquilamente sin manifestar los movimientos involuntarios típicos del Parkinson.

Sin embargo, la idea no era totalmente nueva, ya Isaac Newton y David Hartley habían hecho referencia a la misma.

No obstante, aún más extraña resultó la invención del discípulo. A la muerte de Charcot, Gilles de la Tourette no solo continúo aplicando las sesiones con la silla vibratoria sino que además diseñó y aplicó un casco para hacer vibrar solamente la cabeza del enfermo, en el intento de tratar la migraña y la neurastenia. Probablemente esté de más decir que este invento no tuvo la misma aceptación e incluso, después de un periodo de tiempo, el colegio de medicina le retiró la licencia al inventor.



Aunque parezca un tanto descabellado, actualmente la terapia vibratoria es ampliamente aplicada, sobre todo entre los enfermos de Parkinson quienes disminuyen sus movimientos incontrolados en alrededor de un 15% después de una sesión.


Fuente:
Goetz, C. G. (2009) Jean-Martin Charcot and his vibratory chair for Parkinson disease. Historical Neurology; 73: 475-478.

Una recopilación de los instrumentos más bizarros de la Ciencia Psicológica puede hallarse en el libro: Psicología Curiosa

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Una silla y un casco vibratorios para atender los problemas psicológicos
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

1 opiniones... Comparte tus ideas

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones