8/28/2009

Cuando hablar es un problema: Los síndromes más curiosos. (Primera Parte)

Existen algunas enfermedades relacionadas con la comunicación y los procesos del habla que no pueden pasar desapercibidas por su extrañeza.

Una de ellas es el Síndrome de Gilles de la Tourette, de origen genético y con una prevalencia de 4 o 5 pacientes por cada 10 mil personas según datos de la Asociación de Familias Aragonesas con Pacientes de Síndrome de Tourette y Trastornos Asociados de España. Pero… ¡cuidado! El desconocimiento asociado a este trastorno puede hacer que existan muchas otras personas sin diagnosticar por lo que su incidencia podría aumentar a una cada doscientas personas, por supuesto, presentando síntomas más leves. Los hombres se ven afectados con una frecuencia entre tres o cuatro veces mayor que las mujeres.

Su inicio normalmente se evidencia entre los siete y diez años de edad y aunque los síntomas persisten por toda la vida solo un 10% de los afectados presenta un cuadro progresivo.

¿Cuáles son los síntomas?

Se presentan tics compulsivos que pueden ser desde simples movimientos faciales como guiñar un ojo o realizar una mueca; tics más complejos como agacharse o dar saltos hasta los tics vocales. En este último caso usualmente se aprecia una tríada: múltiples tics, ecolalia (impulso incontrolado de repetir las palabras como un eco) y coprolalia (impulso que los lleva a decir obscenidades). Este tic es particularmente embarazoso pues la persona es incapaz de controlar los improperios, sobre todo en lugares públicos y cuando se siente nerviosa; así, repite las obscenidades una y otra vez hasta que siente que su tensión interna se relaja.

Con bastante frecuencia las personas afectadas por este trastorno también padecen depresión, fobias, trastornos del aprendizaje, trastornos obsesivo-compulsivos y autoagresividad ya que en algunas ocasiones los tics los llevan a golpear la cabeza repetidamente contra algún objeto o a provocarse lesiones en la piel debido a las fricciones inducidas por los tics.

La causa fundamental es aún desconocida aunque las más recientes investigaciones indican que puede deberse a una hiperactividad del cerebro debido a un exceso de dopamina así como a dificultades con otros neurotransmisores como la serotonina y la norepinefrina.

Puede encontrar ayuda y más información en:
http://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/sindrome_de_tourette.htm

Los trastornos más raros de la Ciencia Psicológica puedes leerlos en el libro: Psicología Curiosa

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Cuando hablar es un problema: Los síndromes más curiosos. (Primera Parte)
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones