7/09/2009

Los síntomas de la bulimia nerviosa

Las personas con bulimia nerviosa se encierran en un círculo vicioso que se autoalimenta: comen mucho y después trabajan muy duro para deshacerse de lo que han comido.

Las personas con bulimia comen compulsivamente; lo cual significa que en una pequeña cantidad de tiempo llegan a consumir grandes cantidades de alimentos, mucho más de los que podría comer una persona promedio en un tiempo equivalente. De hecho, a menudo pierden el control sobre su alimentación y son incapaces de parar hasta que la comida no ha desaparecido de su vista por completo.

Una vez que han comido, se instaura la culpa por el consumo y tienen que deshacerse de todo lo que han ingerido por lo que van a vomitar o utilizan laxantes, diuréticos, enemas u otros medicamentos. A veces optan por ayunar durante días después de un episodio de atracón. No obstante, el objetivo final es impedir que su cuerpo absorba las calorías para no engordar.

A diferencia de las personas con anorexia nerviosa, identificar a quienes padecen de bulimia no es tan sencillo ya que no muestran una delgadez extrema. De hecho, a menudo su peso corporal se encuentra en la media, aunque en algunas ocasiones es posible notar fluctuaciones de peso. Además, estas personas generalmente se avergüenzan de sus problemas alimenticios y tratan de ocultar sus síntomas.

Detrás de estos comportamientos se esconde una preocupación excesiva por el cuerpo y problemas de autoestima. De hecho, suelen basar su valía como personas en relación con su aspecto físico.

Los síntomas de la bulimia nerviosa

- Episodios recurrentes de atracones de comida, que se producen al menos dos veces al mes durante un mínimo de tres meses consecutivos

- Comer durante un período discreto de tiempo (por ejemplo, en un periodo de 2 horas), una cantidad de alimento que es definitivamente mayor de la que la mayoría de la gente podría comer en ese lapso de tiempo y en circunstancias similares

- Una sensación de falta de control sobre la ingesta mientras tiene lugar el episodio (por ejemplo, la sensación de que uno no puede dejar de comer o controlar qué y cuánto está comiendo)

- Comportamientos dirigidos a evitar aumentar de peso, lo cual puede incluir vómitos autoinducidos, uso excesivo de laxantes, diuréticos, enemas o el uso de otros medicamentos. También pueden negarse a comer (ayuno) o realizar ejercicio físico excesivo.

- Autoimagen distorsionada y autovaloración vinculada a cómo luce desde el punto de vista físico.

Vale aclarar que existen dos tipos de bulimia nerviosa. Podemos hallar la bulimia purgativa, en la cual se practica regularmente el vómito autoinducido o el uso de laxantes, diuréticos o enemas; y la bulimia de tipo no purgativo, en la cual aparecen otras conductas compensatorias inapropiadas como el ayuno o el ejercicio físico excesivo.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Los síntomas de la bulimia nerviosa
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones