7/09/2009

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad


¿Alguna vez has tenido problemas para concentrarte, te resulta difícil quedarte quieto, sueles interrumpir a otros durante una conversación o actúas impulsivamente y sin pensar mucho las cosas? ¿Tienes dificultades para concentrarte en las tareas?

La mayoría de nosotros hemos experimentado estas cosas en alguna que otra ocasión pero para algunas personas estos y otros comportamientos son pan cotidiano, día tras día, interfieren en su vida y limitan sus posibilidades de tener amistades duraderas, alcanzar buenas notas o tener éxito en el plano profesional. Estas personas sufren lo que se conoce como Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, un problema que a menudo se yuxtapone a otras dificultades en el orden psicológico.

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, o trastorno hipercinético, ha existido desde mucho antes de lo que la mayoría de la gente piensa. De hecho, una condición similar fue descrita por Hipócrates, que vivió del 460 al 370 a. C.. No obstante, el Trastorno por Déficit de Atención fue acuñado por primera vez en 1980, cuando salió a la luz la tercera edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Más tarde, en 1994, se comenzó a hablar del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, que incluye el tipo predominantemente hiperactivo-impulsivo, el tipo predominantemente inatento y el tipo combinado.

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad suele hacer su aparición en la infancia pero ahora también se diagnostica en la edad adulta, siempre y cuando algunos de los síntomas ya estuviesen presentes en la infancia. Hoy sabemos que es tres veces más común entre los niños que en las niñas y que sus síntomas no siempre desaparecen con el paso del tiempo. De hecho, hasta un 60% de los niños conservan sus síntomas al llegar a la adultez.

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad no suele venir solo sino que se hace acompañar de otros problemas, como la ansiedad, las dificultades en el aprendizaje, las deficiencias en el habla o la audición, el trastorno obsesivo compulsivo y los tics. Algunos niños también presentan problemas de conducta como el trastorno de oposición desafiante o el trastorno de conducta propiamente dicho.

Vivir con una persona que padece el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad no es fácil ya que a menudo colma la paciencia de quienes le rodean o tienen tanta energía que terminan siendo agotadores. Por supuesto, ellos tampoco lo tienen fácil, este trastorno se ha vinculado a un mayor riesgo de accidentes, abuso de drogas, fracaso escolar y conducta antisocial.

Sin embargo, la otra cara de la moneda nos indica que estas personas también suelen ser más creativas y pueden enfrentar los problemas de la vida con mayor positividad. Además, no tienen miedo a asumir riesgos y les gusta la aventura.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad
4/ 5
Oleh
Invert

Jennifer Delgado Suárez

Psicóloga de profesión y por pasión, dedicada a hilvanar palabras. Descubre mis libros

ALIMENTA TUS NEURONAS

La Psicología como nunca te la habían contado...

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines publicitarios.
- Sé conciso, no hagas comentarios demasiado largos.
- Cíñete al tema del artículo.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el idioma español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente, ten un poco de paciencia.
Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados. No se trata de una cuestión personal sino de mantener la lógica del blog y hacer que todo fluya lo mejor posible.
¡Gracias por compartir tus experiencias!
Ver EmoticonesOcultar Emoticones